-Breve introducción al artículo de temática de la Historia-

Cuando decidimos crear este sitio complementario para intentar compartir hechos pronunciados de la temática de la Historia, científica, y no menos que documentada ( ya que el que algo sea científico no necesarimente está documentado, según que aspectos variados [ ¡ los libros de Darwin aparecen en bibliotecas y su sección de Ciencia ! ], pues cuando se habla de ciencia, hablamos de pruebas o datos probatorios ) apostamos por lo que supuso ser la defensa y continuidad de Occidente en suelo hispánico, de donde nacieron otras potencias históricas y, que pudo influir decisivamente, como es sabido, en la también defensa extendida del mundo occidental, durante siglos, y hasta nuestros días, como herencia de identidad.

No es posible comprender la Historia de España sin éstos precedentes insignes, que tan mal explicados han llegado a nosotros en las últimas generaciones del s. XX y el XXI, presumiblemente también en la venideras, debido a políticas incrustadas  entodo Occidente, y en naciones de cultura occidental.

Antes de abordar la zona que comprendía lo que se ha denominado como Asturias, tenemos que precisar algunos puntos concretos, que, por otra parte, han sido enajenados por muchos historiadores y, su historiografía, otros no han tenido la prevalencia y la  difusión que debieron. En ello, tenemos, antes que nada, que ubicar a esa Asturias que fue considerada en el s. VIII la gran Resistencia de Occidente, y siguiendo las citas y cronología de los autoinvitados del Islam en La Janda en el 711, y sus posteriores cronistas musulmanes, Asturias comprendía, hoy serían, las actuales zonas en el s. XX de España de :

– Galicia,

– Asturias,

– Cantabria,

y

– Las Vascongadas,

además de otras zonas cercanas a Los Pirineos.

Toda esa línea defensiva era ya descrita entonces para los musulmanes como la famosa : Asturias.

Sólo el mero hecho de designarlo así, a las citas propias, de los musulmanes que se introdujeron en Hispanie en aquellos tiempos y sus textos en alusiones, aparece hoy la idea de que exponer éstos hechos son antipáticos y contrarios a la institucionalizada forma de ver las cosas, llegando a decirse todavía que los españoles son descendientes de moros ( musulmanes ) [ ¡ Que gran oda orbital de siglos al Imperio Español ! ], de forma apresurada, negligente y, no menos que adaptada en los últimos tiempos a las teorías de La Famosa Propaganda ( de guerra ) que tan insistentes han sido exclusivamente en el mundo occidental tras la finalización de La Segunda Guerra Mundial y sus holocaustos.

Por de pronto, hay que referir algunos documentos -científicos- que aparecieron en el s. IX, entre algunos miembros de la Iglesia en Hispanie, llegándose a deducir que esos propios eclesiásticos desconocían quién eran esos moros o musulmanes del S. Esto ha sido interpretado de mil maneras, excepto la idea de que se refiere a que había olas de invasiones por el S. de la península de forma casi constante en esos siglos, y no se puede decir que se desconociera la presencia de los moros en España, por los cristianos celtas romanizados y visigodos ( y suevos ) que resistían en esa línea ya descrita en párrafos anteriores. Los beréberes de aquellas épocas eran de raza blanca, pero pronto se mezclaron al retornar al S. de Hispanie con los árabes sirios que habían metido en dichas zonas sureñas ya en los primeros años de la autoinvitación en España a negros y mulatos africanos arrastrados por el Islam. La presencia de esas gentes norteafricanas en la meseta central abandonda a los pastores e conejeros habían introducido la oveja del N. de África y zonas aledañas, que era más rica y más frondosa que la asturleonesa. Con la introducción del caballo árabe se mezcló con otras razas de Europa, tenemos la prueba con el ¨caballo andaluz ¨ ( pero no sabemos, a ciencia cierta, porque se le dice -andaluz- a un caballo ) de cabeza más gruesa y baja ( cuello incluso ).

Hay otros investigadores, doctores o incluso de renombre en el campo de la ciencia de la Historia que refieren que Hispanie nunca fue invadida, no menos que decir que tampoco fue penetrada por musulmanes y alguno que otro ha incluido que esos mismos eran de igual forma de raza blanca. Y, sabemos, que todo ésto es una síntesis abreviada para comprender otros aspectos interrelacionados [ ¡ Oiga la gente lo toma a la tremenda ! ], no obstante sí hubo invasión, barbarie, subyugación y amenaza para los que prefirieron mantener su identidad histórica tanto latina, celta como romana, por no decir incluso cristiana. ( Numerosas obras de investigación científica lo confirman, los niños principalmente eran una amenaza para los invasores ; que podían convertirse en vengadores de sus familias cristianas esclavizadas por los moros invasores ).

En nuestros días, y ya antes del s. XX, aparecen algunos apuntes a esas identidades racionales raciales ( algunos lo denominan como ¨ racialistas ¨ ), y, que, concurre el término : ario*. Éste, no está científicamente probado, en esencia, y es novedoso, en todo caso se debería de elegir el ya conocido como : celta*.

Los pueblos que asimilaron a los norteños y a toda España después de la caída del Imperio Romano no procedían de centroeuropa como se ha querido decir, su origen procede de la península escandinava ( godos y suevos ), en concreto de lo que hoy hoy son las regiones de Noruega y Suecia, llegando a instalarse con sus caravanas por las zonas del N. de Italia, incluso por Dalmacia, llegando hasta el SO. de Francia ; no eran pueblos exclusivamente guerreros ; e iban con sus familias, numerosas, parece ser, hasta optar por instalarse definitivamente en Hispanie creando o trasladando el reino visigodo. Los suevos se retiraron a la zona del NO. de Galicia, aunque el resto de norteños no llegaron a asimilar a éstas gentes nórdicas que pusieron su base de operaciones en Toledo y en Sevilla ( había dos ciudades visigodas del Imperio visigodo, antes la de Tarragona, véase el duque de la Bética en Sevilla ). La romanizacion del N. de España fue débil siglos antes como es sabido, los romanos no llegaron con sus legiones a introducirse en esas zonas, a lo más hasta la zona de León y comarcas aledañas, sin embargo sí hubo legiones en la zona de Londres en aquellos tiempos. Había una excelente caballería astur, fiel a Roma, pero los romanos como decímos no llegaron a asentarse en esas zonas frías del Norte de España, prefiriendo el S. con la famosa Itálica ( Sevilla, Santiponce ) ó incluso Emérita Augusta ( Mérida ), La Tarraconensis ( Tarragona ), etc., lo mismo ocurrió en zonas germanas o galas. Nos llama la atención ver todavía películas y reportajes de éstos pueblos ( los romanos ) con todo tipo de escenografía y puesta en escena aludiendo a hechos históricos ; sobretodo ¡ al ver las banderas !. Los romanos no llevaban banderas, llevaban estandartes. La bandera más antigua parece que es aludida a la de Dinamarca, pero había otras más antiguas ya en tiempos de Egipto o de los propios feniccios. Una de las insignias más antigua de Europa es la de Asturias con su cruz.

Estudios recientes, científicos, de otros campos, han confirmado lo que ya exponían numerosos investigadores desde antes del s. XX con respecto a que la gran defensa y forma de vida de los españoles en lo que supuso que su identidad histórica no desapareciera, y tampoco fuera contaminada tanto en su forma de vida, como en su raza, tampoco en sus creencias. Hay que apuntar que los propios norteños desconfiaban de los posteriores huidos del S. de Hispanie en los primeros momentos de la Resistencia cristiana, o donde los propios reyes rescataban a prisioneros hechos por el Islam en toda la península, aparecieron los cristianos viejos y cristianos nuevos ( converxos ) mucho más tarde ; que no tenían los derechos y las prebendas totales de sus monarcas ; pero sí podían permanecer en suelo hispánico, siempre alejados de los cristianos y sólo permitidos a aquellos que tenían una consideración especial podían poseer algunos poderes ; asesores, pequeños empresarios, etc. Muy pocos testimonios localizados en el lenguaje han perdurado de éstas influencias invasivas de culturas no occidentales, y las que lo han sido han sido adaptadas o castellanizadas. Hemos dicho que la ciencia ha confirmado lo que se sospechaba ; los españoles no tienen rasgos ni herencia del período de la invasión de Europa, sin embargo, otros pueblos de Europa sí, debido a que no adoptaron las políticas de supervivencia como la española, y se escudaron en Bizancio o bien no reconocian siquiera a Roma, otras veces por su propia geografía y las extensivas planificaciones agresivas en hordas salvajes y ejércitos mercenarios incalculables fueron, finalmente, objeto de exterminio, en otros casos de asimilación por el Islam.

Las zonas, curiosamente, que quedaron desmanteladas de la presencia morisca en la península ibérica fueron todo la zona norteña, que era excesivamente recelosa de los seguidores de Alá, y sobretodo la zona del SO. como fue el Reino de Sevilla desde su repoblación hasta la total y definitiva expulsión. El recelo aumentaba con todo tipo de leyendas, la mayoría heredadas y ciertas, otras veces por miedo o forma defensiva de ver a culturas y gentes no occidentales como un peligro el mero hecho de su presencia. Todavía en el s. XVI, a finales había algunos núcleos moriscos esparcidos por toda España, excepto en las zonas ya referidas, había una importante concentración expandida a zonas nuevas por deseos de algunos monarcas, y así debilitar su posible conspiración en armas. Zonas como Castillas La Mancha, o incluso la zona baja de Aragón, parte de Valencia o la Campiña de Andalucía dan muestras de éstas particularidades que tan bien describía el signasupervestes de Cervantes a la hora de recaudar los impuestos por esas pedanías alejadas y caminos todavía peligrosos para los viajeros. Con Felipe III, en el s. XVII, primeros de éste, por el año 1610, los moros fueron prohibidos con su Islam en España, y todo vecino castellano tenía el deber de apresarlo o bien darle muerte si permanecía en tierras cristianas. Para paliar también esas despoblaciones los diversos monarcas trasplantaron a gentes de zonas muy remotas para suplir esas carentes tierras casi desiertas. Muchos británicos huidos, como era ya herencia, e irlandeses llegaron a Castilla La Mancha ó el S. de Andalucía, en una ciudad  como Sevilla que era llamada La París de España, porque desde sus inicios fue repoblada por galos y bretones, alemanes, además de norteños como astures, cántabros, almogávares, gallegos y gascones. La presencia gala en Sevilla era más que notable desde el s. XV ó antes hasta bien entrado el s. XVIII, casi todos los mesones de la ciudad eran gestionados por familias francesas, además de gremios laborales de igual manera. Con el traslado de la capital del Rey, -que no de España- a Madrid apareció otra deslocalización menor, donde Madrid se llenaría de : sevillanos y castellanos del N., principalmente. Aunque hay que decir que antes y todavía después España no tenía una capital del reino designada ; pues la capital del rey era la que él mismo designaba, pero no del reino ; que son cosas totalmente distintas. Ese fuero existe, y por eso en una negligencia decir a Madrid la capital de España, por de pronto, el fuero sigue vigente. Madrid en tiempos de los Mundi Imperators no llegaba a 900 vecinos y se la conocía como aldea, a sus moradores como aldeanos, sin embargo ciudades como Barcelona y Sevilla sobrepasaban, cada una, los 80.000 habitantes censados. La gente afrancesada odiaba a los moros, no los podía ver, ese sentimiento era superior a los norteños de España que ya de por sí los veían como gentes peligrosas evidentemente. Tras finalizar la campaña larguísima ( no confundir con el asedio del Reino Moro de Granada ) de años y reconquistar todas las localidades que aún quedaban con reyezuelos o poblaciones armadas de moros en el S. de Andalucía, donde es muy notable la presencia de los caballeros sevillanos en zonas y localidades malagueñas que eran inseparables de su rey Mundi Imperator, al  que también acompañaban extranjeros ultrapirenaicos o incluso Lord Scale y algunos senescales ultramontanos de Francia y Aragón, Granada se llenó de repobladores astures. Los documentos históricos nos dicen que más de 55.000 astures en los dos primeros años repoblaron toda Granada y el rey marginó a los moriscos que desearon acatar las leyes castellanas aunque de forma no sincera que luego dió lugar a revueltas y asesinatos contra los cristianos en esas zonas y en la parte de Murcia y Valencia ( Trás la Reconquista de Granada aparecen casos de razzias y decapitaciones de infantes -bebés- y robos de cruces y sacrilegios varios en nombre del Islam, que pronto esos mismos eran aniquilados y vengados por los  familiares cristianos asesinados, el caso de Valencia es muy llamativo también al igual que el de Granada en esos siglos ). Esos vecinos norteños astures -por deseo expreso de Los Mundi Imperators- era un mensaje al mundo musulmán, con su histórica Covadonga, para hacer ver que aquella zona era la finalización de lo que aconteció en la Cueva de Santa María en el 717, el clima invernal de Granada se parecía mucho al de Asturias debido a la orografia y micro-climas conocidos. Los repobladores astures de Granada no tuvieron grandes problemas en otros aspectos porque les concedieron muchos privilegios y prebendas reales en -fueros- , habituales por otra parte para los repobladores, y allí acudieron en masa gentes con abundante familia ; lo mismo que ocurrió con los planes de Olavide en siglos posteriores para aprovechar el  campo en la ya famosa Campiña sevillana que se llenó pronto de germanos ( alemanes, daneses, suizos, etc. ) unas 5.000 familias que llegaron a completar los 15.000 en varios años, con abundante infantes, zonas ya libres de seguidores de la Media Luna. En 1492 los sevillanos dejaban de ser -pueblo en armas, ó militia- honor y causa concedida por diversos monarcas para la Reconquista del S. de Hispanie, principales defensores y su base de operaciones cristianas y España tomaba la forma unitaria sin distinciones de sus pobladores ; excepto los que no eran cristianos o cristianos converxos. Es un mito o una mala enseñanza referir a La Inquisición como española, porque ésta organización de la Iglesia es preexistente ; acaso con el Santo Oficio que se creó en centroeuropa y luego llegó a España décadas después.Tan cierto y comprobado como que un sevillano se paseaba por el Támesis junto a sus homólogos galos para reponer el orden y el sentido cristiano en los pueblos británicos, apoyados por leales ingleses y galeses ( lo que hoy sería País de Gales, que sí fue reino independiente ), era el s. XIV, principios de éste, y todavía no estaba totalmente reconquistada España.

Es lícito aseverar que el Islam y el Judaísmo fueron prohibidos en tiempos de los Mundi Imperators ( 1492, todavía Navarra no estaba unida a Castilla aunque poco quedaba para ello, las noticias insignes del Nuevo Mundo atrajo la idea de conformar un mega reino peninsular, luego Imperio Mundial ), tan cierto como que para permanecer en suelo castellano ó cristiano de Castilla ( España ) era necesario y obligatorio ser, eso mismo, cristiano. Cuando se alude a la expulsión definitiva -que abordaremos en otros artículos o subdivisión en éste ameno espacio de la aproximación a la Historia- del Islam hay que precisar el hecho de que el musulmán era un converxo, al igual que los judíos que permanecieron en España, pero no de forma sincera ; de ahí que los musulmanes utilizaran la taqiyya* ( que es una doctrina dentro de la secta musulmana para poder mentir o engañar a sus enemigos y, luego disimular ) y continuar con sus costumbres, siempre apartados en núcleos separados y marginados en zonas apartadas de ciudades. Sin embargo, los judíos y los musulmanes no fueron expulsados, sino invitados a marcharse si no seguian las leyes vigentes de Los Reyes Católicos y monarcas posteriores. La converxión de esos nuevos cristianos ( converxos ) no llegó a plasmarse en la mayoría de los pobladores judíos y musulmanes, donde más de la mitad se marcharon ante el temor y las continuadas venganzas personales de los vecinos de toda España. Pero los que quedaron resistieron silenciosamente y provocaron muchos disturbios y crímemes, tanto fue así, que Felipe III viendo las noticias de cómo se planificaba una ¡ invasión ! de España -parcial- ( en zonas como Levante, y el SE. de Andalucía, mayormente ) optó por la expulsión total de los converxos musulmanes, para ello se invirtió sumas importantes de dineros, y se movilizó a una gran soldada ; que hizo temporalmente paralizar las guerras en zonas Europeas donde estaba España inmersa entonces. El proceso duro varios años, y el transporte a lugares como Turquía y el N. de África fueron los destinos preferidos trás diversos acuerdos con reyes moros de esas zonas, fue un gran gasto invertido. Luego se supo que los moros resistentes eran más peligrosos de lo que se creía, ya que el asedio a la ciudad de Viena en años posteriores por el Imperio Turco fue liderado por un musulmán hispánico, con barbas rojas, aprox. un siglo antes Carlos V se paseaba por esas zonas y repasaba hasta Grecia toda presencia exaltada de la Media Luna, luego con La Batalla de Lepanto con Felipe II, y ahora sí, ya muy posterior y, después llegaría lo del –croissant y el capuccino– en Viena. En 1492, trás la Reconquista de Granada, los Mundi Imperators negociaron la rendición de los moros ; entre otras cosas se prometió por parte de los reyes moros y sus asesores firmar ante Dios y ante Alá que : ¨ No atacarían nunca más a España, nunca España sería agredida en nombre del Islam ¨, y el pendón de Santiago como testigo en las las alturas de Granada. Promesas que pronto se concretaron más simbólicas que reales, como llegó a ser poco más de un siglo después con la prohibición del Islam y expulsión total y definitiva de sus gentes en suelo cristiano. Esto no comprendía sólo las zonas hispánicas, también a las zonas de Italia, y otras zonas del Imperio Español. Una empresa que no podía llevarse a cabo sin el preciado oro americano y su plata que todavía llegaba a buen puerto.

Siguiendo éstos hitos de la Historia, parecería que se mantiene la idea ya sabida con la cultura indoeuropea en zonas como La India -de donde hay muchos testimonios y simbología ¨nazi¨ de la cruz gamada- ( la cruz gamada es de origen celta, aunque ahora lo nombran como indoeuropeo* y significa según se ha deducido como: ¨ conciencia de Dios ¨, ¨ el Sol ¨ ,¨el dador de la vida ¨ ó simplemente la luz, aunque hay muchas interpretaciones que no han podido ser demostradas científicamente ) donde dichas poblaciones germanas ó celtas fueron aniquiladas en nombre del Islam, otros subyugados y otros tantos asimilados. Tal parecido como la cultura indoeuropea* llegó a extenderse con los íberos hasta Siberia, ó incluso a zonas como fueron Dalmacia ( hay ríos con nombres íberos, y no  es casualidad lingüística o fonética ) ; llegando hasta traspasar la actúal Turquía. Es un error o al menos quizás una malinterpretación denominar a los europeos u occidentales como ¨ caucásicos ¨ ; porque esas civilizaciones y razas desaparecieron totalmente durante siglos como es sabido ; si bien quedaron algunos vestigios y herencias habladas de forma también simbólica.

El mero hecho de decir, también, hoy, que los pueblos celtas* no eran de cabello rubio generalmente origina todo tipo de reacciones, calmadas luego cuando se dice que esos mismos celtas*  eran de una piel más blanca que los propios nórdicos y sus pocas horas de luminosidad natural de la península escandinava. Eso permite deducir que los norteños de Hispanie conocían del jabón romano, tan famoso en el S.de España antes y después de la caída de éste, y luego heredado por los musulmanes, haciéndonos creer que los árabes inventaron dicho utensilio sanitario e higiénico o incluso la guitarra, el ajedrez, o sabe Dios qué más. Por de pronto el ajedrez es un juego ario*, de la India y zonas aledañas, que como fue habitual con sus invasiones en territorios de cultura diferente a la religión del desierto la adoptaron, etc. Hay todavía muchas negligencias, detectadas, incluso por gente que posee licenciaturas reconocidas -casi siempre no occidentales- y, que habitan la cultura occidental, y no tienen reparos en lanzar todo tipo de suposiciones como verdades absolutas, ó incluso como ciencia. Las teorías darvinistas confirman muchas veces éstos supuestos donde el famoso Marx las admiraba ; tal vez para elevar su identidad no occidental. La industria del cine trás la finalización de la S.G.M. lo confirma, en cansinos filmes jolivudienses, aunque en gustos y aficiones hay de todo en la viña del Señor.

Otros estudios recientes apuntan la idea de que el consumo de los lácteos está íntimamente ligada a la descendencia de infantes con pelo o cabellos rubios, pero no hay una argumentación precisa para ello. Sin embargo se da la circunstancia de que familias de herencia o identidad celta* ( u occidental ) si mantienen ésta particularidad de observación de donde un matrimonio de procreadores de raza blanca de la  actúal España aparecen numerosos infantes de cabellos rubios, de pelo castaño y ojos verdes y azules ; siendo éstos progenitores de cabellos negros y ojos marrones. Otros científicos anteriores al s. XX, ya argumentaron que la raza aria ( o celta*, raza blanca europea ) tiene la particularidad de que aparece la pureza con los arquetipos de los ojos marrones o pardos, y no los ojos azules o verdes propiamente dicho, siendo ideas antagónicas a lo que se ha fomentado hasta nuestros días con la política racialista o su forma de entender algunos aspectos de la identidad de los pueblos. Esto naturalmente se puede también comprobar con otros estudios científicos relacionados con el R1b ( halogrupo o raíz de la clave o referencia para designar a las razas o gentes que poseen la herencia celta* ) [ no confundir con el RB1 ó Rb1, que es otra cosa ] y sus complementarios grupos del ADN. Naturalmente éstos estudios tan particulares han podido perdurar en el tiempo hasta nuestros días, aun ( pero, ó mas ; sin acento ) con voces críticas ( desde la S. G. M. ) en oposición constante, por la gran utilidad para otros menesteres dentro de La Seguridad y la lucha contra el Crimen.

La identidad racial y la historia de los pueblos es una riqueza que tiene que entenderse así, y que debe de protegerse, de la misma forma, igual o mayor, que los monumentos históricos antiquísimos que tanto se promocionan y difunden por organizaciones mundiales hasta nuestros días, ya que ésta herencia está más viva que las construcciones referidas. Con la entrada de La Masonería ( y una de sus herramientas como es el sionismo, luego el Comunismo, y el liberalismo, etc. ) en los gobiernos de Occidente, sobretodo en el s. XIX, se nota un cambio en las políticas tradicionales de los occidentales hasta nuestros días. Los monarcas y reyes cristianos enviaron un mensaje a la posteridad con sus acciones, donde el Islam no debe y puede convivir con Occidente porque son rivales o antagónicos a la civilización occidental ( casi todo el mundo hoy es occidental ) como es sabido, aunque más centrado en aspectos comerciales y festivos que propiamente tradicionales.

Si nos apartamos de la ciencia, propiamente dicho ( y dicha ) [ – sólo unos momentos ¿ qué se creía ? ], y nos adentramos a otros aspectos de la Historia religiosa o espiritual se puede aceptar la idea, de forma nada desechable, de referir a Cristo como un ser : racista. De facto, al crear las razas ese ser superior entendió que estaba creando la Diversidad bien entendida ( y natural ), por contra las políticas de La Masonería y sus herramientas consiguen promocionar el discurso de que es necesario que haya diversidad mezclando a los continentes y a las razas sin control y promocionando la substitución de los autóctonos pueblos europeos u occidentales por gentes de etnia, raza o cultura no occidental ; de forma masiva e ininterrumpida, desde la finalización de La Segunda Guerra Mundial, principalmente. Es necesario, detenerse, aquí, y analizar lo mencionado, sobretodo donde dice eso de que Dios es racista. Pues como se sabe las teorias del Evolucionismo no son ciencia ; nunca han sido demostradas, ni comprobadas, aunque muchos científicos hayan sido seducidos por ellas, que en realidad son textos políticos más que ciencia de la Historia ( aunque como se sabe el estudio de la política también es ciencia ). La propia Iglesia no desea reconocer hoy a las razas humanas porque puede contravenir las hipotéticas razones de Adán y Eva, o ser objeto de racismo, también si se mantienen.

Los pueblos celtas* no sólo se concentraban, todavía hoy se percibe así en algunas zonas intactas, en el NO. de las islas británicas, sino que su origen está, según nos dicen numeros científicos en la actúal península ibérica y parte del SO. de Francia igualmente, de ahí se extendieron a otras zonas ya referidas. Los halogrupos también confirman éstas particularidades, si bien, los británicos sufrieron una ola de invasiones en algunos siglos por parte de anglos y normandos ( vikingos ), de ahí que varien algunas características propias de éstos pueblos celtas romanizados ( El Imperio Romano llegaba hasta el S. de Escocia como es sabido, y Londres era una ciudad romana ). Los musulmanes no se adentraron por la zona de Los Pirineos, posiblemente debido a la conocida resistencia de los celtas cristianizados y por su poco y falto valor de interés en la riqueza de las tierras, grave error histórico para los moros, donde aparecen importantes focos de resistencias contra los invasores de cualquier raza o religión que no fuera principalmente la cristiana de Hispanie.

Es un error continuado, así lo creemos, y así nos lo recuerdan muchos investigadores también, al designar a los españoles como un reino o nación mediterránea o de cultura mediterránea, como se sabe España es un reino y nación norteña. Hay que también hacer un alto en el camino para comprender éstas disquisiciones adicionales, porque se ha malinterpretado algunos hechos históricos o incluso ni siquiera se han previsto, ya que una cosa es las posteriores costumbres adoptadas al repoblar el S. de España y otras zonas de Europa con las tradiciones y herencia histórica de los nativos españoles ; los celtas*. Tan cierto, como que dichos pueblos celtas* en Occidente ya abrazaban el Cristianismo antes del s. V, algunos mucho antes, en el s. III ya había contactos con los cristianos astures y el Cristianismo desde Roma, que estaba todavía poco extendido y en algunos periplos perseguidos. Antes de que penetrara el Cristianismo en la zona del norte de España ya había escuadras y ejércitos astures bajo las órdenes del Imperio Romano, de hecho la caballería astur era según los romanos imprescindible para sus proyectos y dominios. Esas son las famosas legiones romanas en el N., y sus legados patricios.

Hubo ya en siglos posteriores, y asentado el Imperio visigodo en Hispania, la famosa defensa continuada de Asturias frente al Islam y frente al visigodo traidor ( que casi nunca nadie apunta a ver ) ó incluso contra el Imperio Bizantino ; que también ayudó a la autoinvitación del Islam en Hispanie, no menos que la comunidad judía y gentes de raza judía que tras haber sido expulsados por los visigodos -por orden real- ayudaron a éstos perfiles descritos y se sintieron ¨ vengadores ¨ [ uno de los motivos de esas expulsiones era la prohibición para continuar con el negocio de los esclavos blancos en suelo hispánico, y eso parece que no gustó en esas acostumbradas culturas no occidentales que interactuaban con los godos y celtas de Hispanie ] en el 711. Aunque como ya refiere el famoso investigador Jose María de Mena, ¨ ya antes los judíos y los moros invadieron el S. de Hispania, en unos tiempos anteriores a la invención del Islam en el s. VII, y en éste también, donde las capturas de los cristianos que vivian en el S. de Hispanie eran muy cotizados, y no menos que el negocio de éstos como esclavos, campañas temporales que se aprovechaban para estudiar el futuro campo de operaciones de La Janda.

formula_magica_defensa_de_grecia_ano_717_por_mar

La famosa ¨fórmula mágica ¨ ( un compuesto químico secreto* mezclado con alcohol ), que supuso la Defensa de Grecia año 717, por mar, donde fue  comprada por el rey y sus señores a un alquimista que finalmente cedió el secreto que con tanto recelo guardaba. Los moros son vencidos por los bizantinos [ los bizantinos serían, si cabe la comparación, como los mozárabes de España, donde interactuaron con ellos, no obstante hay estudios científicos, que otros expertos ignoran o no dan mucha importancia, que numerosos griegos huyeron a las montañas en zonas como Albania y Macedonia, como refugio, y allí resistieron a los invasores durantes siglos ; decenas de miles de cristianos se salvaron de esa contaminación etnica o racial, éstos datos son desconocidos por los propios griegos y europeos de forma general ] que provocaron miles de muertes y navíos hundidos que veían como eran engullidos por las aguas en llamas. Antes en Supra Arbae los moros son vencidos por tierra con la ayuda de un caudillo del S. de Hispanie unidos a los celtas* de Los Pirineos. Victorias que se unirían a la de Asturias en el 717 en Covadonga ó Cueva de Sta. María. Los hispanos tuvieron algo de más suerte con su defensa continuida y, por la propia composición de la península ibérica, además de orografía.Todas esas resistencias fueron antes que la gran victoria cristiana de los galos de Poitiers ; donde también había hispanos huidos que participaron en la Defensa.

Los feniccios designaban, de forma conjunta, a : los astures, cántabros y vascos principalmente como –cántabros– de origen íbero : ¨ los íberos que trabajan en las canteras o minas ¨ -cant-i-b(e)ros [ que nada tiene que ver con los hebreos como se ha dicho por ahí, y donde el río Ebro procede de éstos pueblos celtas* ; Ebro : -de los íberos- ], por el comercio de los feniccios ( entonces de raza nórdica éstos navegantes localizados en la actúal Palestina y Egipto, entre otras zonas más miles de años antes de la era cristiana ) en esas zonas e intercambios de mercancías que llegaban a zonas del S. de las islas británicas y al N. de Irlanda principalmente al NO., ( noroeste ). Es un mito que los vascos procedan de pueblos norteafricanos, o que su raza y cultura es africana, aunque para evitar los movimientos nacionalistas regionales que aparecieron en el s. XIX ya se apunta la idea de frenar a estas corrientes con éstos inventivas pseudocientíficas o tergiversación con el pueblo vasco e íbero ( que es lo mismo, prácticamente ; por no decir igual también ). Otro mito es que la lengua eskaeureica o del vascuence estuviera prohiba en el periplo del Libertador Franco, al igual ocurrió con el idioma catalán que nunca fueron perseguidos y tampoco prohibida.Hemos adaptado la tipografía de algunas referencias para nuestra comodidad y formato adaptado de forma castellanizada, para algunos personajes históricos o de la Historia. ( Sin intención de ¨ cargarnos ¨ destruir la rica castellana lengua, romance ( latina ) que también son el francés, el italiano, el portugués, el rumano, y otras en menor medida como el inglés, de facto y per sé no había mucha diferencia entonces y durante siglos entre las lenguas romances ó latinizadas, el catalán es originario del aragonés con influencia franca, también romana ó latina, pero es que el propio vancuence o eúskera -que se hablaba por toda la zona de Los Pirineos en tiempos de los romanos y después, es también latín, mayormente, adaptado a los pueblos celtas ; sus lenguas ).

Este artículo fue censurado, previamente, y no fue posible compartirlo en famosos portales de la Red de Redes ( Internet ), por motivos desconocidos, hace ya varios años, y ajenos, al usuario, éste.

-Fin del comentario introductorio-

-Los orígenes de Asturias-

Astur. adj. [ Individuo de un pueblo que ocupaba gran parte de la actual pronvincia de León y casi toda la de Asturias, desde la sierra de Rañadoiro al O. donde limitaban con los galaicos, hasta el valle del Sella por el E, que pertenecía ya a los cántabros. Ú. t. c. s. ] 2. ASTURIANO, 1ª, acep. Ú. t. c. s.

Hist. Plinio ( s. I ) dice que entre los astures había veintidós pueblos, divididos en augustani ( al S. de la cordillera ) y transmontani ( entre la cordillera y el mar ), con Astúrica y Augusta ( Astorga ), gran ¨ urbs ¨, como capital. Entre estos pueblos cita a los.. :

gigurri,

paesici,

– lancienses,

y

zoelae,

y dice que la población total de hombres libres era de…: ¡¡¡ 240.000 !!!, es decir, unos 10 hab. / km cuadrado. [ Cifras para aquellas épocas, muy elevadas, lo cual demuestra en éstos pueblos celtas, dominio sobre la tierra, cultivos, ganado, etc.. ]

Celts, celtas pueblos : Iberians

Íberos poblaban todo el N. de Hispania. Entre ellos los astures.

Sabemos de su vida y costumbres por el relato de Estrabón en el Libro III de su Geografía y, sobre todo, por el estudio arqueológico de sus ¨ castros ¨ o viviendas ; Coaña, Pendia, La Escritura, Las Mazas, Illano, etc.., con sus casas de piedra, circulares u ovaladas y seguramente cubiertas de paja ; los bancos alrededor del muro, el sistema de cocer alimentos en recipientes de madera introduciendo piedras al rojo ; sus famosos caballos, que dieron lugar a cuerpos de caballería astur, que colaboraron con Roma después de ser dominada e incorporada a la provincia Lusitana el año -27.

Más tarde ( año -8 ), junto con los callaeci, constituyeron la diócesis Asturia-Callaecia de la Hispania Citerior.

En épocas de Tiberio, que envió tres legiones a esta región, empezó a notarse la obra de romanización ( termas de Gijón, inscripciones ).

Parece ser que existió entre los astures un régimen familiar de tipo matriarcal, con vigencia del ¨ avunculado ¨, autoridad del tío materno, que se refleja en la epigrafía, de época romana. Las incripciones religiosas astures revelan la adaptación de divinidades latinas a las indígenas, y viceversa.

Bibliografía

Cabal, C. : La Asturias que venció a Roma, – Oviedo- , 1953.

Balil, A. : ¨ Alae ¨ et ¨ cohortes ¨ astures en el ejército romano. Homenaje al conde de la Vega del Sella, 1959, 299.

Diego Santos, F. : Epigrafía romana de Asturias,- Oviedo, – 1959.

Shulten, A. : Los cántabros y astures y su guerra con Roma, – Madrid – 1962.

flag_of_asturias

Actúal bandera del Principado de Asturias, inmediatamente arriba, en imagen. Representando La Cruz de Los Ángeles, que ya aparece en el s. IX, por deseo expreso de uno de sus reyes astures donando además otras obras de arte a La Iglesia. Se considera una insignia de las más antiguas, quizás, por la referencia a dicha cruz real.

-Operaciones de Asturias-

ASTURIAS, Reino de.

La caída del estado hispanovisigodo, la rápida conquista miltiar del suelo hispano por los ejércitos islámicos y la sucesiva capitulación de ciudades y comarcas, en pleno desorden general, junto con el fracaso de las primeras resistencias aisladas, no apagaron por completo los intentos de rebeldía ni el sentimiento de hostilidad de los hispanos ante los invasores ( los moros ). Sin duda fueron numerosos los grupos de hispanovisigodos que rehuyeron la obediencia a las nuevas autoridades refugiándose en las comarcas montañosas del N. de la Península.

Estas rebeldías aisladas y aparentemente sin consecuencias no preocuparon, de momento, a los gobernadores musulmanes.

En éstas circunstancias se formó en Asturias un pequeño núcleo rebelde capitaneado por Pelayo poco después de la conquista musulmana, pero los detalles de la fundación sobreviven únicamente en tradiciones que fueron escritas 170 años más tarde.

Las fuentes, muy escasas, se reducen a tres crónicas latinas escritas en la corte de Alfonso III :

– Epitome Universal,

– Crónica Profética,

y

– Chronica rerum Visigotarum Ovetensium,

referencias en crónicas cristianas posteriores… :

– Sampiro,

– Silense,

– Najerense,

y las crónicas árabes… :

– Ajbar,

– Machmua,

Rasis,

– etc…,

140 documentos auténticos, de los cuales sólo cuatro datan de antes del 800, y algún resto arqueológico. Según éstas fuentes, Pelayo ( Delay para los visigodos, Belay para los musulmanes, y Pelayo para las gentes hispano-romanas ) nació en..

¡ Asturias !

( y no en el sur de Hispania, como aseveran otros autores de la Historia, ó cordobés..)

Era hijo del duque visigodo Fáfila, que vivía exiliado en Tuy. Durante el reinado de Vitiza, el que fuere después rey de Asturias ; Pelayo fue..¡ expulsadooo ! de Toledo, pero bajo el rey Rodrigo se convirtió en miembro de la guardia personal del monarca ( capitán ). Después de la derrota de La Janda o del Guadalete ( 711 ), los musulmanes ocuparon toda la Península ( desde el punto de vista omnipotente y desmesurado, ya que en realidad sólo ocupaban la zona sur de Hispania, las ciudades reinos y localidades cercanas, y aquellos lugares que eran indicados por los godos traidores, logicamente recomendando rutas y caminos que los ejércitos musulmanes desconocían ), y el gobierno de Asturias fue encomendado al musulmán Munusa ( que en realidad el moro Müsa no gobernaba sino que era premiado por los godos traidores a Rodrigo, el valid con el título de ¨ Señor de Gijón ¨ ), donde en dichos documentos aluden a residir en Gijón, cuando nunca estuvo en dicha ciudad, tal vez de forma nobiliaria.

*Versión musulmana :

Pelayo fue enviado a Córdoba como rehén, pero se escapó y volvió a Asturias ( 718 ).

*Versión lógica documentada :

En realidad, Pelayo, al frente de sus hombres, acuden a Sevilla para negociar una paz duradera con los musulmanes, nada menos que pactando con el rey de Al – Andalus en Sevilla ( Pelayo, un muerto de hambre, bandolero, rebelde, ¿ pactando con un todopoderoso califa de Hispania ? ¡ que insolencia y despropósito en una situación histórica favorable para el Cisma ! )

al_andalus_full_ok

impero-carolingio_e_hispania_siglo_viii

Mapas de ref. del diversos Imperios como el Carolingio, y el Bizantino, y sus marcas defensivas contra la invasión del Islam. Los musulmanes o moros anhelaban apoderarse de toda Europa imitando al Imperio de los vándalos, siglos antes.

 

reino-astur

 

 

 

Pero, entonces,..¿ cuándo aconteció la batalla famosa de Covadonga ? En el año de nuestro señor Jesucristo del : 717 d.c. ( Según Jose María de Mena, en el 718 ).

[ Respetamos otras fechas de forma simbólica, pero recomendamos no confiar en informaciones que no sean ésta fecha o años aproximados, que en realidad son casi todas las informaciones que aparecen en Internet y obras de investigación varias ; además de institucionalizadas en el propio país de España, de forma abrumadoramente llamativa por nosotros. Si tenemos como referencias a que el valid Müsa ¨ Señor de Gijón ¨ retorna en el 718 a Damasco, y sale de la península en el 717, podemos deducir cláramente que La Batalla de Covadonga aconteció en el 717 ó antes de éste, el ¨ Señor de Gijón ¨ ante su superior que le recibió y ya sabiendo el desastre sufrido en nombre del Islam en el N. de Hispanie, le enseñó la cabeza de su único hijo, el que gobernaba el Reino moro de Sevilla, y allí sucumbió al entregarle la cabeza de su hijo envuelta en alcanfor en bandeja. Eran tiempos de -yihäd- y ser derrotado con la bandera verde por unos muertos de hambre ( los cristianos rebeldes del N. de Hispanie ) tenía sus consencuencias. Después de que al menos unos 18.000 godos rivales y moros unidos contra Pelayo fueran tragados por las entrañas de la tierra, tuvieron que pasar varios años para compensar y asegurar el S. de Hispanie ; que los moros ya creían denominar como al-andalus, por las rivalidades y guerras civiles que llegarían en esos tiempos y luego después  ( Guerras interárabes ) ].

Pelayo ( Delay ), se puede deducir, en realidad acude, engañado, a ver al moro de Sevilla para negociar diversos asuntos, uno de ellos sería abandonar el hostigamiento contra los musulmanes en varias zonas de expansión invasora aún no asentada. Pelayo consigue deshacerse de su cautiverio y confinamiento y marcha a organizar un gran ejército de godos e indígenas norteños para plantar cara a la prepotencia y embaucamiento musulmán ( con el apoyo de los traidores godos en Hispania ).

Siendo elegido rey por una asamblea de rebeldes cristianos, compuesta probablemente por asturianos, visigodos y otros fugitivos del S.

Los caudillos árabes musulmanes que querían conquistar la Galia ( hoy Francia ), no concedieron importancia a la rebelión de Pelayo, pero eventualmente le enviaron expediciones de castigo.

Se envió a un general musulmán ´Alquama, con el hermano de Vitiza ; el obispo de Sevilla, al frente de unos entre 20.000 y 30.000 contingentes de moros y godos traidores.

Hemos ubicado la cifra lógica, para un general musulmán, de relieve, con una operación de castigo, y acompañado de otra presencia a proteger importantísima, el obispo de Sevilla, aunque posiblemente dicha cantidad, estimada, sea algo corta, si tenemos en cuenta la entrada por el norte de África y el transporte marítimo del Levante, no suponía apenas el 10 % de las tropas musulmanas en Hispania, por aquel entonces.

Era una ocasión única, para aplastar a aquellos que se oponían a unos planes reales en Hispania cristiana, tal vez, para luego expulsar a los moros, los propios que estaban ayudándolos. Pelayo retirado en la zona de la Cueva de Santa María ( Covadonga ), en los Picos de Europa, donde logró derrotar a algunos de sus perseguidores — de esos 30.000 contingentes antes referidos — ; éstos huyeron a través de las montañas…

[ Datos desconocidos, hoy, por el gran público, posiblemente ],

pero la gran mayoría a causa de..

ATENCIÓN…

un..

¡¡¡¡¡ alud !!!!!

en

¡ Cosgaya !,

y otros fueron arrastrados por el río Deva…´Alquama murió, Oppas fue capturado y Munuza expulsado  ( la pequeña guarnición de unos 100 hombres, que en realidad era una escolta de visigodos ; los moros le gustaba la ostentación y poseer ésta escolta de godos era un signo de distinción con los altos y aguerridos guerreros blancos ) de Gijón y su título nobiliario, no sólo, sino de toda…¡ Asturias !

[ El musulmán ¨ Señor de Gijón ¨ era expulsado de Asturias, para el moro ; ésta comprendía : Galicia, Asturias, Cantabria y Las Vascongadas ].

Desde entonces los montes astures fueron abandonados, probablemente, a Pelayo y sus numerosos seguidores cristianos hispanogodos-celtas. No se supo más de su reinado, excepto que estableció su capital en Cangas de Onís, donde murió en el 737, tampoco se sabe nada de su hijo Fáfila, que fue muerto en una cacería por un oso en 739.

[ De ahí, la tradición popular, de los lugareños astures, que ha perdurado hasta nuestros días, al afirmar que dichos valles están sellados con los numerosos huesos de moros y traidores de Hispania ].

Los principales actores de la invasión en Hispania eran humillados en Asturias. No podría comprenderse el cariz que tomaría éste acontecimiento, desafortunado por el musulmán y por los godos traidores, quedando durante décadas el norte peninsular sin dominar de todas de las maneras, en cambio, arrojaron todos sus esfuerzos en llegar posteriormente a la Galia ( Francia hoy ), pero los francos sabían ya de Delay, y de Supra Arbae, y que esos ejércitos fanáticos de moros ni siquiera sabían combatir ordenadamente. Las noticias de Covadonga llegaría a todos los reinos de Occidente como ejemplo a seguir, por tal contudencia en victoria cristiana.

Es indudable, que éste hecho prodigioso, hizo aglutinar a todos los pueblos celtas y los godos afincados allí ( sin la defensa de Asturias, y anteriormente de Supra Arbae los vascos ya en el siglo XIX no hubieran podido presumir de su RH O positivo y negativo, según para con el personaje político de Sabino Arana, y su hermano ), en el norte de Hispania, como línea defensiva y protección histórica que habían presentado durante milenios, contra otros pueblos invasores o por su demografía, pero en nuestros tiempos contemporáneos en asuntos políticos relacionados con tintes históricos los recientes partidos — con sus líderes carismáticos al frente y sus grupos sanguíneos — obviaron, tal vez ignoraron que dicha defensa de lo que hoy es España no habría podido ser posible sin ésta defensa en el reino de Asturias, ya que los astures acudían en defensa de sus hermanos norteños cuando aparecían otras excursiones moras ; sobre todo en Álava y la parte S. de Galicia. Era una ayuda mutua perpetuamente conseguida hasta su consolidación de los últimos siglos de la Reconquista por los reinos peninsulares de Hispania. Algunos sucesos se escapan hoy a lo que se conoce en la Historia con otras facciones o culturas cristianas, por de pronto hay que aseverar que El Imperio Bizantino ayudó y dió soporte a la invasión de Hispania en el 711, está totalmente documentado incluso con Romances.

Covadonga, marca un antes y un después en la Historia de Occidente.

Imagen de referencias, sobre éstas líneas, del Imperio Bizantino, los núcleos cristianos, y el Islam en el s. VIII. Nótese la zona de Resitencia cristiana del N., en victorias, de Hispanie también en las zonas pirenaicas, como SUPRA ARBAE ( 715-16 ) ; que luego dió origen a Navarra y a La Corona de Aragón. Dicha zona cristiana de -Supra Arbae- ( zona de Los Pirineos ) fue liderada por un fugitivo godo del S. de Hispanie, que con su caballería y los celtas* norteños de Los Pirineos consiguen importanes victorias defensivas contra el moro y el godo traidor que le acompañaba en sus expediciones.

1024px-byzantine-arab_naval_struggle2

Mapa editado, por nosotros, para precisar lo que los moros ( musulmanes ) referían como al-andalus, y sus campañas extendidas al centroeuropa. Numerosas ciudades de la actúal Francia fueron sometidas por los musulmanes antes de Poitiers, otras luego abandonadas hasta finales del s. VIII. Los musulmanes querían rememorar las campañas de los van-hand-al-us ( vándalos ) [ llegaron a las zonas muy cerca de Bélgica los musulmanes de forma temporal, los asentamientos apenas de varios años ] y su imperio que ya en el s. VI llegaba hasta Grecia y zonas de Italia, llegando a saquear la propia Roma o la propia ciudad de Milán. Sin embargo los moros no llegaron a éstos propósitos emulando a los vándalos y alanos más allá de lo referido. Sin estas resistencias cristianas toda Europa hubiera sido una extensión más de África, y, toda la península escandinava igualmente, por eso la mayoría de los historiadores coinciden que los reinos latinos fueron los principales baluartes de la identidad europea, de ahí : Occidente ( Cristianismo ), antes con el Imperio Romano. Hay que apuntillar que hasta hace muy poco otras naciones o pueblos consignaban la idea de la finalización del Imperio Romano en el s. XIX, pero eso ya era otro Imperio romano ( basado en Bizancio ) no el del César, y mucho menos el del Sacro Imperio Romano Germánico. Por eso es tan importante traducir lo que algunos mensajes recientes aluden con al-andalus ( Europa ).

Se puede decir que Covadonga es la Resistencia más importante de Occidente mucho antes que Poitiers, igualada a la defensiva resistencia bizantina en Grecia y zonas aledañas también en el 717, pero ya antes de todos acontece Supra Arbae ( Segorbe ), aprox. en el 715 al 716, como desvela el investigador en una de sus obras Jose María de Mena, además de otros contemporáneos. Fijación que vieron los norteños de Delay para crecer sus ánimos y finalmente resistir con tácticas avanzadas militares contra los invasores y la facción contraria a Rodrigo ( Roderico ó Roderic ). No sabemos a ciencia cierta si finalmente murió en La Batalla de La Janda dicho rey que llevaba consigo a Delay como capitán real, posiblemente éste no falleció, y se retiró con una importante soldada al N. de Portugal ( donde se encontraron vestigios de Roderic, posteriormente ) y ese fue el motivo de que Delay no se proclamara REY DE ASTURIAS, ó de Hispanie, pero todo apunta que fue un caudillo de esas zonas norteñas, ya que siguió siendo leal a su rey.

Se ha querido dar más énfasis, parece ser, por algunos historiadores, tradicionalmente, por la Batalla de Poitiers, en Francia, pero no es menos cierto que sin ésta batalla insigne de la Historia ( Covadonga ), posiblemente todo lo que hoy es Europa hubiere sido diferente totalmente ; ya que la protección que ejercía España con su Imperio en siglos posteriores en la protección del Cristianismo y/o Roma no hubiera llegado a alcanzar su meta, y por consiguiente Occidente no sería más que una extensión de África que llegaría hasta la península escandinava.

La Batalla de Covadonga, no es un hecho aislado, de la propia naturaleza guerrera, tiene que ser entendido como ese golpe decisivo y mortal que representa el coraje y la valentía occidental en aquellos tiempos contra la traición y contra la amenaza del usurpador, sino que además, el ser humano dispuso sus conocimientos para hacer valer como mejor ejército : la Naturaleza y la sabiduría militar de los cristianos. Fue una preparación medida, conseguida, y alcanzada en objetivos, con poco esfuerzo, mínimos en la contienda, y con un resultado glorioso para las generaciones que reconocerán, gracias a los investigadores insufribles en sus tareas, la magnitud de la Historia de España, ésta, herederaría a todo Occidente, extendiéndose a ultramar.

El reino de Asturias por aquel entonces, no sólo dispuso su defensa contra gentes de culturas primitivas y sanguinarías del sur, sino que también anuló al martillo de Thor, en diferentes zonas y años.

Se enaltece la cultura vikinga ( sobre todo desde Hollywood ), cuando ésta no aportó nada transcendente a la cultura occidental ( los vascos ya conocían bien Islandia y el comercio marítimo hasta Irlanda o Hivernia, incluso los feniccios -de raza blanca entonces- llegaron a esos lares referidos cuando los vikingos temían el agua ), siendo conocida en Occidente por su terror y el saqueo a sus costas y ciudades en ríos. Sin embargo la defensa continuada que hicieron los españoles iba dirigida de igual forma a dicho pueblo pagano vikingo, aunque ellos no lo sabían entonces, y además éste renacer como núcleo de supervivencia occidental en la península ibérica llegó a gestar la gran proeza que ningun país ó nación ha llegado a osar jamás enviando los valores cristianos a nuevos mundos siglos después gracias a La Providencia.

El carácter guerrero de los españoles, hoy sólo notable en el deporte, adecuado a los tiempos coetáneos de la paz occidental y la convivencia cristiana, se acrecentaría todavía más posteriormente por su continuada defensa de sus valores históricos identidadarios.

Podremos comprobar como en éstas épocas primitivas, casi, de Occidente, se incrustaban leyendas — negativas — totalmente infundadas para continuar la envidia que suponía la insignia guerrera, con sus estandartes, de los españoles. ( Véase el mito o leyenda falsa de ¨ Las cien mil vírgenes ¨ que es una poesía musulmana propia del Cisma ó mejor dicho un anhelo de la época primitiva o fantasía de omnipotencia cultural jurídico-religiosa, tal vez incluso erótica o sexual adaptada ; que puede consultar en la sección de la Reconquista y del Islam, con citas de sus respectivos autores de investigación de la Historia ).

La Historia nos dice, que, los españoles son invencibles, cuando están unidos, hoy España, es irreconocible, éste hecho, por diversos factores políticos internacionales, en los últimos siglos, ha ido disminuyendo progresivamente con la imposición de herencias extranjeras e incluso no occidentales.

La Cueva de Santa María ( Covadonga ), se convertiría no sólo en espejo del mundo cristiano de todo Occidente, además, dadas las circunstancias y fenomenología de las militias del pueblo armado — con la estrategia militar — supuso un golpe muy duro y decisivo para todo seguidor de Alá.

Incluso, abundando, en éste último párrafo, podríamos decir que alcanza aún mayor repercusión ;

– Los propios encargados ( nombres prominentes del musulmán, generales y gobernadores ),

– La acción emprendida como castigo con resultado desastrozo y fracasado,

– Y sobre todo, el desprecio, tal vez aconsejado por los godos traidores como consejeros del Cisma,

– Pero, nosotros creemos que por último además hay un componente adicional que retumba en la pseudo cultura del mundo fanático y sectario, peculiar, de los abrazados entregados de la secta del Islam, y sería el hecho del factor de la Naturaleza…

¡¡¡¡ agua !!!!

y

¡ piedras !.

Agua, como simbología de unas gentes que aprovechaban, al máximo, con teorías de perfeccionamiento que ya eran sabidas en Occidente con el Imperio Romano ( no olvidemos el alcantarillado, las termas, los acueductos, etc.. aunque hay muchas mentiras o desmesura en la descripción de batallas y dudosa la forma de enaltecer la vida de los romanos con la ética ) y al mismo, las piedras ( de igual forma sabedores tanto los romanos, como los celtas de todo el territorio de Iberia con sus minas ). Siguiendo ésta exposición personal, lógica, las piedras dentro del mundo Cristiano significan ( base o raíz de la Iglesia San Pedro – Piedra de la Iglesia ) y en contrapunto al mundo del Cisma y su libro invertido decorativo ; la herramienta del castigo divino ó en nombre de Alá.

Decenas de miles de musulmanes sucumbieron aterrorizados, con sus amigos visigodos traidores de Cristo y de Rodrigo.

Pelayo tuvo que tomar el trono en dos fases :

1. La primera, nada aventurada, podría ser por estar aún vivo Rodrigo, retirado y huido en el norte de Portugal ( Lusitania ) de ahí que no se hubiera proclamado rey de Hispanie. Todo apunta que le acompañaba una pequeña soldada en su retiro, entre ellos el propio Pelayo, su capitán real.

2. La segunda, es la consecución de la primera, al vencer en dicha batalla, el capitán real ( Delay o Pelayo ) esperaría el fallecimiento de su rey, que le habría delegado a formar y organizar el ejército en el norte peninsular. Por lo que la batalla de Covadonga tuvo que acontecer a los primeros meses del año 717, si tenemos el factor climático, de la puvliosidad o de la naturaleza de las tierras norteñas. Todo un ejemplo de ingeniería y elaboración, además de cálculos de estudios, para presentar una trampa efectiva para conducir a su terreno previsto a esas huestes – numerosas – que tan dificil ha sido de interpretar por las crónicas de monarcas cristianos.

Salvando éstas dos aportaciones personales, nada atrevidas, se podrían hacer todo tipo de especulaciones, con respecto al mando y trono de Hispania, pero si nos situamos en esas épocas – casi primitivas – no sólo estaría representada la defensa del norte peninsular, sino del Oeste y S. de la actual Galicia, en ello sus costas eran la prioridad, ya que hemos podido investigar que intentaron invadir el norte de Hispania, los musulmanes, con…,

¡¡¡¡¡ flotas !!!!

importantes que fueron rechazadas, antes durante y después de La Reconquista, de una u otra manera, conspirar al menos o causar daños.

Pero una cosa son las suposiciones y otra la Historia documentada, por lo que queremos decir que tenermos los datos irrefutables, pero añadimos suposiciones como las anteriores para intentar buscar algo parecido a la lógica de los acontemientos históricos documentados.

En algunos portales de información o páginas webs se comparte la información de los usuarios que creen entender compartir algo para un bien educativo, pero no es menos cierto que la mayoría de los trabajos, analizados por nosotros, se basan en opiniones personales — sin citas de investigación de los autores — ó bien otras referencias de obras que no explican nada de la argumentación compartida ó son obras inexistentes o simples novelas históricas. Por lo tanto, no es información veraz científicamente hablando, y que lo más lógico es pensar en intereses políticos o tal vez algo relacionado con lo que representa el individuo que intenta compartir de forma inteligentísima para hacer ver algo que podría haber sido y, no fué.

Nuestra página web, en ésta sección de Historia, puede comprobar que van con citas, si éstas no aparecen ésto se debe a que no está terminado o finalizado dicha aportación, pero que naturalmente tenemos y poseemos la información con sus numerosos autores de investigación. Muy importante saberlo o recordarlo.

No obstante, en la zona del Levante, llegaron contigentes, de forma continuada, a lo que hoy sería la zona de Murcia, Valencia ( sobre todo ) para de ahí llegar hasta el norte de Francia. Es curioso, que los musulmanes pensaran desembarcar en Hispania SE. de la península, y no invadir directamente el norte de las Galias ; éstas nada protegidas y desprovistas de cualquier tipo de defensas por mar. Creyeron los islamistas que en las Galias habría una fuerte resistencia igual que en el norte de Hispania.

De hecho, Munuza, embarcaría, en lo que hoy sería el norte de Portugal, o sur de Galicia, huyendo, algún puerto aislado, de rebeldes godos, y de ahí hasta Almería ( puerto del sur de Hispanie, habitual siglos antes como plaza de distribución de mercancias con Bizancio y el norte de África ) , sin detenerse, posiblemente en Tarifa. Al llegar durante su travesía a Damasco, su superior y sabía las noticias de su presencia meses antes, y que había procedido a desbancar al hijo de Munuza ( ó Müsa ) ( hijo único ) del trono califal de Sevilla ( Al-Andalus ).

Damasco comprendió, entonces que no podría permitir con vida a esos que habían mancillado sus proyectos sagrados de Alá ( Pelayo y sus rebeldes, nada menos como algo simbólico de decenas de miles de guerreros norteños, al menos ), por lo tanto la resistencia cristiana tuvo que ser consistente y férrea, y no como la pintan algunos historiadores ; argumentando pocos documentos o falta de referencias, ya que el jefe supremo de Damasco estaba al corriente de esos…: ¨ muertos de hambre que se alimentan de miel.. ¨

Es entonces, a decir, que se tuvieron que arrojar no sólo a la desmesura, sino al…¡ engaño ! ( éste permitido en Al-Corán, –Taqiyya*-para una causa justa y noble, sobre todo contra el infiel ).

[ Los montañeses como expertos cazadores, y los norteños pescadores, acostumbrados a la captura del propio, sin contar el ganado, y los frutos de los propia vegetación autóctona [ tenemos constancias de información de cultivos y cosechas de la época referida ], son datos importantísimos para atisbar la intención de los invasores por menospreciar – a toda costa – algo que se desconocía que ya existían, siglos antes, que apareciere la secta del Islam. Los poetas, musulmanes, de esas épocas, poco abundantes y que ejercían de recaudadores de impuestos en diferentes zonas, se apresuraron a comparar las ricas zonas, de Hispania, cubiertas de posibles naturales, con tribus nómadas de las zonas áridas de Oriente ].

* De hecho hemos investigado aún más [ 1 ] — como no podía ser de otra manera por nosotros — para intentar buscar datos históricos de éstos supuestos de la Historia. Y dice así… :

En el norte peninsular ( el norte de España en el tramo más occidental y que no estaba dominado ni abducido por las hordas musulmanas como es sabido por documentación real y fidedigna de forma comprobable ) los godos desarrollaron con…

¡¡¡ provecho !!!

sus aficiones

¡¡¡ ganaderas !!!.

Herederos de la estructura agropecuaria romana, la enriquecieron con la cría de ganado :

– ovino,

y

– porcino,

dejando indicios de transhumancia entre regiones apartadas, cuya ruta principal venía a coincidir con la vieja Vía de la Plata. Por contra menos rentables fueron, asimismo, sus actividades industriales y comerciales, no recuperadas del sobresalto de Europa. Había iglesias no sólo en ciudades muy concurridas sino además en zonas rurales ; lo que se traduce en la gran envergadura de construcciones y dinamismo de la época. Salvo algunos yacimientos explotados por los suevos, la minería estuvo inactiva. Sin embargo, la orfebrería alcanzó niveles de..

¡ extraordinaria !

calidad y belleza, prodigada en un muestrario corto pero de notable refinamiento, con influencia bizantina y sello toledano.

No fueron buenos años para el comercio, sometido a los vaivenes políticos, la mala racha de la economía y al desfallecimiento de las ciudades. En el interior, los mercados locales conviven con un comercio más profesional, en manos de los judíos, y también de productos de gran valor añadido.. :

– textiles,

– joyería,

– marfil o vidrio.

En el Mediterráneo las transacciones comerciales son monopolio de los negociantes orientales, que gozan de autonomía jurisdiccional y fiscal y disponen de lonjas operativas en los principales puertos del mediodía y el este. Las rutas norteafricanas, italianas y asiáticas abastecen el reino visigodo de los codiciados artículos de Oriente, que se intercambiaban por materias primas, en especial…

ATENCIÓN..

¡ cereales y vino !

( en todo el territorio hispánico )

favorecidos estos contactos por la existencia de la provincia bizantina en el sur peninsular. Otros itinerarios del norte hispánico resisten el tránsito de mercancías de forma más lánguida, principalmente en…

¡ Britania !

y

¡ Galia !

Ningún motivo de satisfacción tenía el campesino, duramente maltratado por la actividad guerrera y la visita de la..

¡ peste !,

que ensombrecía aún más el paisaje del hambre, la sequía o la mala..

¡ cosecha !

del trienio 707 – 709.

¿ y de dónde pueden provenir dichos argumentos infundados de no tener alimentos, etc..?

A los labriegos les tocó pagar la belicosidad de la nobleza, que exprimió sin límites a los colonos para enjugar sus pérdidas. Como remate, los postreros años del reino visigodo se acompañan de manifestaciones..

¡ anti-judaicas !

y dan trabajo a los concilios de Toledo, cuya legislación no consigue atajar el crecimiento de las juderías. Nunca un cristiano podría ser esclavo de un judío, ni se permitirían sus ritos ; en detrimento de su actividad comercial se les prohíbe viajar y se les acusa de conspirar contra el reino de..

¡ Hispania !.

El reino germánico más poderoso de Occidente, que sucumbió por las luchas internas ó guerra civil, en aquellos años.

Pero, que, el norte peninsular estaba casi al margen de éstas contiendas, pues se sabe que hasta los últimos días Rodrigo ( latinizado nombre propio de Roderico ó Roderic ) intentaba sofocar rebeliones con los vascones, al parecer por motivos de tributos por comercio.

Todo el NO. de Hispania estaba al margen de lo contiendas del S. y E. peninsular.

En los días de la invasión musulmana hacia el interior de Hispania precipitaron la huida de numerosos habitantes y grandes propietarios rurales que habían dejado sus pertenencias materiales en manos árabes ; importantes patrimonios de tierras y viviendas.

Pero ¿ hubo hambre y calamidades como las describen los musulmanes al llegar a Covadonga ?

– No.

Los datos exactos de pérdidas agrícolas y malas cosechas se sitúan al menos de forma precisa a mediados del siglo VIII ( sobre el 750 ), y que provocó un hambre más prominente que aniquilaba incluso sin combatir a los musulmanes, de hecho fueron los béreberes los que más los sufrieron, por los mismos años en los que el evangelio fundamentalista de Jawarich sembraba en el norte de África la resistencia contra la supremacía árabe. De hecho éste malestar supuso en el año 740 que tomaran por la fuerza el gobierno de Tánger, pero en realidad son víctimas de la cruel represión alentada desde Damasco. Los sirios dan un golpe de Estado contra los insurgentes y béreberes, un sirio Kalbi dice ser máxima autoridad en Al-andalus ( o sur de Hispania ); zonas de Elvira, Sevilla, Sidonia, Algeciras y Jaén. Las rencillas internas de los invasores musulmanes no terminarían y aparecen nuevas guerras civiles..

¡ interárabes !.

El desierto de tierras del valle del Duero creada por Alfonso I ( 739 – 759 ) permite aumentar las lineas defensivas cristianas progresivamente, de forma cómoda ante el pavor del aniquilamiento de etnias y ejércitos musulmanes y árabes entre ellos mismos en el sur de Hispania.

En el 750 desde las líneas fronterizas territoriales de Hispania cristiana hasta todo el S. y NE. se hallan gentes de muy diversa procedencia :

– árabes,

– bereberes,

– muladíes,

y

– el grupo más numeroso formado por los hispanos convertidos al Islam con los judíos.

Los hispanos fieles ( cristianos godos e hispanos-romanos ) comienzan a emigrar a otras zonas alejadas y remotas alentados por las noticias de concesiones reales de Alfonso I, y en posteriores años con los sucesivos reyes cristianos astures. El hambre vuelve a aparecer en el sur de Hispania, además de las plagas de peste y enfermedades contagiosas de los años 867 y 874, que diezman de forma notable la demografía del Emirato de Córdoba ( Al-andalus ), continuando las rebeliones por agravios familiares o personales contra los musulmanes se mantiene viva la idea de seguir luchando contra el Islam y los invasores con la huída a las tierras norteñas que van reconquistando los cristianos del norte ( astures y sus reyes ).

Recordamos una vez más, que el nombre de Asturias para los musulmanes, comprendía todo el norte de Hispania desde el año 711.

Asturias era entonces y desde el 711 : la actual Galicia, Asturias, Cantabria y Las Vascongadas, principalmente.

Si tenemos en cuenta, el desmembramiento de Hispania entre los electores visigodos, podemos decir que los invasores musulmanes ni siquiera respetaron los acuerdos pactados de regreso por la ayuda supuesta en una línea sucesoria rival al trono de Hispania.

En realidad el poder de los musulmanes se basaba en dar apoyo a otros cristianos nobles del S. de Hispania, que antes del s. IX desaparecen como nobleza o clase acomodada, propiamente dicho.

Casi el total de lo que hoy es Portugal sucumbió a las huetes del Libro invertido, sólo la zona limítrofe con el NO. estaba libre de peligros y amenazas, pero perteneciente de una forma u otra a la resistencia cristiana del norte de Hispania.

Una importante colonia judía se afincaría en Lisboa a mediados del s. VIII con el protectorado de nobles visigodos traidores y señores musulmanes. Se sabe que partieron como esclavos sexuales de Hispania en éste siglo, al menos, unas 100.000 personas sólo hasta el 750, con destino al norte de Africa y más aún a Damasco. En realidad no fueron hechos esclavos hasta su llegada a destino, engañadas esas gentes cristianas con nuevas promesas y riquezas, donde el negocio judío estaba muy presente, un tanto por ciento de éstas remesas humanas constituían el verdadero sostén del negocio, un diezmo de forma segura iba a parar al judío ´ tratante ´ ( de donde deriva el término coloquial del lenguaje castellano para definir ¨ las tratas de blancas ¨ ) y, que, hay documentos que lo certifican. Pero todo debería de quedar en secreto, para no levantar suspicacias, y malentendidos, el negocio era notable. Llegarían esclavos incluso hasta la propia Palestina, en aquellos siglos. Pero muchas embarcaciones no llegaban a sus destinos por sublevaciones o motines, y otras veces por las tormentas del Mediterráneo, lo que hacía continuar éstos negocios arriesgados.

Los visigodos en Hispania, y en toda Europa, sabían quienes eran los judíos, e intentaban hacer negocios de forma habitual, pero eran muchas veces asesinados por sus falta de escrúpulos y honradez ( honor ). Un campo amplísimo de acción sin éstos factores para mantener el comercio en toda Europa.

Hay leyendas antiquísimas y tradiciones populares, relacionadas con el pueblo judío, en Europa, en referencia a su higiene personal en sus individuos por entonces, y que hacía ver : ¨ Un godo ( cristiano ) se asea una vez al mes, un judío una al año ¨ .

El hedor corporal, incluso para aquellos que tenían posibles ( poder o dineros ) era mal visto, pues sus guías decían que al lavarse el cuerpo perdía la pureza verdadera del ser y todas sus acciones benignas. Eran siglos primitivos, pero los reyes de aquellas épocas prefirieron protegerse de más pestes y enfermedades situando a esas gentes a las afueras de las ciudades, aldeas o fortificaciones. Sin embargo, los judíos utilizaban, unas hierbas ( calentadas o hervidas ) para purificar las cabañas y casas de éstos, lo que hacía saber a los cristianos si había cerca gentes judías, sobre todo para buscar negocios de todo tipo.

Ésto fue aprovechado por los musulmanes, que adoptaron éstas prácticas para fabricar algo parecido al jabón, y posteriormente conocido en al-Andalus, sobre todo en Sevilla, el jabón moro o el jabón de Castilla posteriormente. Pero dichos conocimientos, para la higiene, ya eran conocidos en Hispania, con el Imperio Romano.

Los musulmanes, de forma general, optaban por la desmesura y poesía metafórica, adueñándose algo que no era suyo como propio. El Islam es prueba de ello.

Así, se crearon expediciones inventadas, incursiones inexistentes, incluso contradictorias por el mundo musulmán, además de poner nombres árabes a sus protegidos cristianos en la peninsula ibérica. Hay misivas de años posteriores, en concreto más de un siglo y medio, donde entre los mismos religiosos cristianos de Hispania, con cargos importantes, desconocían quién eran esos musulmanes del sur ( que no sabían los religiosos que el sur de Hispania estaba dominado por gentes de África ). Y éste dato, es esclarecedor, al menos. Estamos hablando de cargos de la Iglesia que se desplazaban no sólo por toda Hispania, sino atravesar Francia y llegar a Roma, por tierra.

Es reconocido la mentira asidua en los musulmanes por el propio Islam contra los infieles — está bien visto o es aceptado de forma general —, ( comprobado científicamente ) y castigo divino de igual forma a los cristianos. Los poetas musulmanes ( muchos de ellos recaudadores de impuestos ) hicieron el resto.

Un ejemplo sería el romano río Betis, que denominarían Guadalquivir ( Señor de las aguas ).

En los primeros años de la invasión árabe ( sobre todo sirios ) en Hispania, no sólo no dominaban el sur sino que algunos pequeños reinos ( hoy sería la zona de almería, Murcia.. ) fueron independientes pequeños reinos cristianos o godos durante casi un siglo, si bien esos reinos creyendo que los musulmanes eran — en importancia — a los romanos, pagaron tributos por su defensa. Posteriormente dichas gentes de éstos reinos cristianos emigraron y se distribuyeron al norte peninsular y las Galias. ( Se suele decir para lo referido mozárabes, que signfica que habían convivido o habitado en dominios de los moros, pero no asimilados, no había mestizaje o mezcla racial ).

– ¿ y por qué los musulmanes no crearon un Califato en Toledo, capital de los visigodos.. ?

Porque, parece ser, no disponían de suficientes recursos, con infinidad de discordias internas, y que dicha zona era en realidad una base temporal, militar, de los musulmanes. En realidad había tres marcas o líneas fronterizas contra los cristianos en :

– Badajoz,

– Toledo,

y

– Zaragoza.

En el valle del Ebro no llegaron a ser transplantado con población musulmana, al igual en las tierras septentrionales.

Asturias fue el único reino que no pagó tributos al musulmán, sin embargo sí otros señores feudales para su protección anual, como fueron los hechos de los reyes de León y Navarra y los condes de Castilla y Barcelona, años antes del 970 ( reinos independientes ya de Asturias ). Al independizarse Castilla deja éstas prácticas.

La defensa asturiana o astur ( o cristiana ) hace que se expanda más sus dominios frente el todopoderoso califato de Córdoba, La Batalla de Simancas ( 939 ) hace que los astures inauguren un período de predominio cristiano con expansión en tierras salmantinas.

A lo largo del s. X con el empuje del Islam, grupos de nobles y eclesiásticos godos, reacios a la colaboración, descubren en su desbandada el refugio estratégico de las cordilleras septentrionales. La alianza con las tribus norteñas — astures, cántabros y vascones — favorece el hostigamiento a las tropas enviadas por Córdoba. En este sentido, Asturias es el ejemplo más claro del acomodo indígena al estilo de vida de los herederos visigodos…

¨ Madre España, ¡ ay de ti !, en el mundo tan nombrada,

de las partidas la mejor, la mejor y más ufana,

donde nace el mismo oro, y la plata no faltaba,

dotada de hermosura, y en proezas extremada ;

por un perverso traidor toda eres abrasada,

todas tus ricas ciudades, con su gente tan galana,

las domeñan hoy los moros por nuestra culpa malvada,

si no fueran las Asturias, por ser tierra tan brava ¨.

ANÓNIMO, Romance de don Julián.

[ Como podemos comprobar, la defensa asturiana era vital y de importancia para contener el avance musulmán ].

[ 1 ] * Trazos bibliográficos de Economía

datos mercantiles de Asturias e Hispania, y literaria a Asturias.

Fernando García de Cortázar, y José Manuel González Vesga

en Breve Historia de España, – Madrid -, 1994.

-Las tácticas defensivas astures traspasan el Sistema Central-

Los cristianos, en los primeros años de la resistencia cristiana con Pelayo — astur —, y posteriormente con los monarcas y reinos cristianos, crearon un desierto en todo lo que era entonces la mitad de la península ibérica ( Toledo, Ciudad Real, parte de Extramadura, y posiblemente parte del norte de Andalucía..etc.. de igual forma con el reino cristiano de Murcia ; zona de Murcia y Almería ) , aprovechaban la épocas de buen tiempo para emprender acciones de devastación en el centro de Hispania ( Sistema central y sus cordilleras ) hasta el sur de Hispania o Al-Andalus, incluso destruyeron numerosas ciudades, fortificaciones, y construcciones defensivas perdidas y luego reconquistadas de forma temporal, para dejar al enemigo descubierto en sus expediciones penosísimas hacia el norte de Hispania. Bosques enteros perecen bajo las llamas de forma intencionada. Ganados ( vacunos, sobre todo y equinos y en pequeñas cantidades de bovinos, aunque debido a éstas prácticas los musulmanes optarón por introducir sus razas norteafricanas hasta el sistema central de Hispania, con especial importancia del bovino ) conducidos hasta las zonas del N. y dejando sin habitantes kilómetros y kilómetros de tierras de nadie. Los musulmanes quedaron aislados por tierra, y limitados por mar. ( Altántico ).

Y un dato desconocido por la mayoría de las personas..

¡ salinizar !

tierras.

( sobre todo allí donde había grandes cantidades de acuíferos cercanos o vegas ).

Algunos investigadores no dan mucha credibilidad a éste tipo de prácticas preventivas dentro de una defensa militar, otros sí, de forma documental. Éstas técnicas defensivas cristianas, eran en aquellos tiempos formas de entender la guerra de forma avanzadísima, hoy utilizada en nuestros tiempos para referirnos a supuestos de prevención y anticipación contra el enemigo. Algunos científicos contemporáneos atribuyen éstas teorías o causas de la sal en la tierra por motivos de silicatos de la propia naturaleza, pero otros colegas están de acuerdo que la mano del hombre tuvo que incidir en ello, pues aparecen en zonas que tienen sus propias características naturales subterráneas. De hecho muchas zonas de España tienen acuíferos u aguas subterráneas y no aparecen éstas características referidas, como es la zona de Sevilla y otras más.

Es entonces, que los reyes cristianos, sucesivos, astures, entendían que la sal de los puertos del norte de España era una herramienta imprescindible para éstas técnicas defensivas, por lo que no sería de extrañar, que en cada expedición llevasen consigo cargamentos enteros en caravanas de transporte de mercancías de ésta sustancia para además enviar mensajes a los invasores musulmanes, algo parecido a : tierra muerta. De ahí que muchos castillos o fortificaciones en la Reconquista se ubicasen en zonas elevadas cerca de afluentes de ríos, y destruyendo los cristianos otras fortalezas rodeadas de aguas pero en zonas bajas, por su altitud. La forma de destrucción era conocida como veremos posteriormente, quemando y esparciendo la sal. Según algunas investigaciones, en algunos lugares arqueológicos donde se encontraban éstas antiguas fortalezas — bajas — antes mencionadas, se han encontrado grandes concentraciones de substratos salinos y allí no había acción natural propicia a ello. Muy importante recordarlo.

Los berebéres afincados en el sur de lo que hoy es Galicia, y el norte de la parte NO. de León ( Meseta N. ), abandonaron sus posiciones temporales en el año 740, y se dirigieron al S. por las tierras ricas bañadas en aguas caudalosas y luchar contra los árabes y sirios afincados allí.

Los omnipotentes musulmanes — hoy tildados de eruditos por gente incluso que dice ser occidental, filósofos incrustados en unas corrientes ideas y actividad política peculiares, ya que no nos referímos a sus aportaciones posteriores, sino en unos precisos momentos u épocas — no sólo no eran casi todos análfabetos, sino que además apareció….

¡¡¡¡¡ el hambreeee !!!!!

[ Es sabido, de la gran riqueza de alimentos pesqueros del sur de Hispania, por entonces, además del comercio marítimo excelente con otras zonas de intercambio mercantil innumerables. Esto se debe, por encima de todo, al abandono de tierras que las gentes cristianas o godos y romanos además de hispanos mantenían para la producción del pan, la harina, etc..los campos andalusíes quedaron sin mano de obra, excepto algunos confiados vasallos, posiblemente, en esas épocas ].

Alfonso, rey cristiano astur, se aprovechó de ello, tomó Astorga, y en el 754 a los musulmanes que habían quedado en…

¡ Coria !,

y

¡ Mérida !

los expulsó.

Ocupó Alfonso, provisionalmente las ciudades abandonadas por las guarniciones beréberes…( todavía éstos de raza blanca en su  mayoría ) :

– Lugo,

– Tuy,

– Oporto,

– Braga,

– Viseo,

– Astorga,

– León,

– Amaya,

– Oca,

– Miranda del Ebro,

– Zamora,

Salamanca,

– Simancas,

– Osma,

– Ledesma,

– Ávila,

– Segovia,

y…

– Sepúlveda,

pero como hemos dicho de forma temporal, no podía conservarlas, eran grandes extensiones de comarcas…

¡ destruyó !

sus fortificaciones,

y…

¡ degolló !

a los amigos musulmanes,

( ¡¡¡ decenas de miles… !!!)

El león garbado..

…de regreso a Asturias llevó consigo a decenas de miles de cristianos ( rescatados ) también, Asturias en éste período comprendía además : toda Galicia, La Liébana y la parte superior del valle del Ebro. Por el S. quedó una amplia franja deshabitada, desértica, compuesta por el valle del Duero. Los historiadores afirman que se creó un desierto total para proteger a Asturias de las invasiones musulmanas, y que ésto se hizo con éxito…

Hay atisbos de hipótesis, de algunos investigadores, refiriéndose a éstas circunstancias, donde incluso se llegarían a efectuar labores arquitectónicas y obras diversas para desviar los cauces de algunos..

¡¡¡ ríos !!!

( menores )

y

por consiguiente sus afluentes.

También es improbable que la Tierra de Campos estuviera igualmente desierta, aunque carecemos de pruebas positivas.

Sin duda, la resistencia cristiana, no era poca, estaba perfectísimamente organizada y disponía de recursos ilimitados para su defensa.

La ¨ Tierra de Nadie ¨, semidespoblada, evitó innumerables invasiones musulmanas durante este período ; pero si Asturias quedó y permaneció independiente, fue porque los emires no hicieron serias tentativas de conquistarla o de ocupar el valle del Duero. El desinterés de éstas tierras por los musulmanes debe ser atribuido al escaso valor económico de la meseta superior, a la confusión creada por enemigos más poderosos ( los carolingios en Cataluña, los rebeldes andaluces y la semi independiente dinastía de Banü* Qasï del valle del Ebro ) y, más tarde, por la utilidad que Asturias representaba como enemigo externo, contra el cual las facciones andaluzas se unían en torno al emir.

El hijo y sucesor de Alfonso, Fruela I ( 757 – 768 ), rechazó un ataque en Pontuvio ( ¿ Puentedeume ? ) y mató… ¡ personalmente ! a su joven jefe ´Umar, hijo de ´Abd al-Rahmän I, pero en en 766 – 767 una incursión más afortunada, dirigida por Badr, obligó a los alaveses a pagar tributos y a entregar rehenes.

( La Leyenda continuada de las Cien Mil Vírgenes, hoy investigada como falsa ).

Éstas son las únicas incursiones del reinado de Fruela que están documentadas en las crónicas. Fruela hizo frente a muchas rebeliones entre sus propios súbditos ( puso fin a un alzamiento de los alaveses y a una rebelión de gallegos ), se casó con una cautiva libertada, Munia, de la que tuvo un hijo, el futuro Alfonso II, mató a su propio hermano ; Vimarano, y finalmente murió a manos de sus súbditos asturianos, que entronizaron a Aurelio ( 768 – 774 ). El nuevo rey aplastó una revuelta de siervos, que fueron reducidos a su anterior condición. Silo ( 774 – 783 ), casado con la hija de Alfonso I, Adosinda, aplastó otra rebelión de gallegos en el monte Cupeiro ( ¿ monte Cubeiro ? ) y trasladó la capital a Pravia. A su muerte, aunque Adosinda y los magnates eligieron como rey al futuro Alfonso II, éste tuvo que refugiarse en Álava con unos parientes de su madre vasca, pues Mauregato, hijo bastardo de Alfonso I y de una esclava libertada, ocupó el trono ( 783 – 788 ).

Desde 768 hasta 788 parece ser que los musulmanes no llevaron ninguna campaña contra el reino astur.

Según el historiador al-Räzï fue debido a que los cristianos pagaron a Córdoba un tributo de :

– 10.000 onzas de oro,

– 10.000 libras de plata,

y

– otras cosas estipuladas en un Tratado de 759,

pero, según el investigador ; Rodrigo de Rada sostiene que la paz se consiguió mediante la entrega al emir de..

¡ 100.000 !

vírgenes prometidas

por

Mauregato.

Pero, tenemos que decir que éstos hechos desmesurados propios del Cisma han sido desmentidos documentadamente por diversos investigadores de renombre internacional, ( acaso de La Cierva y otros más ) entre otros aspectos llamativos propios de la Omnipotenia con hechos desproporcionados, que atisban, entre otras cosas una forma de entender esas gentes del Libro algo semejante a la grandiosidad y al culmenem ; que siglos después será traducido como algo primitivo en comparación con otras culturas occidentales.

Enfrentado con la hostilidad ´abbäsí, con disensiones internas y con la invasión de Carlomagno ( 778 ), ´Abd al-Rahmän I no pudo ocuparse en reducir a los rebeldes astures, pero su sucesor, Hi^sän I ( 778 – 796 ), empezó de nuevo con las incursiones de.. ¡ verano ! ( aceifas ) contra el reino asturiano.

[ En verdad, según hemos podido deducir, éstas supuestas incursiones se trataría de intercambio de comercio de vacuno y equinos, sobre todo ].

En 791 Abü ´Utmän ´Ubayd Alläh realizó una victoriosa incursión por Álava, y Yüsuf b Bujt llevó a cabo otra por Galicia, en la que derrotó a Bermundo I ( 788 – 791 ), que más tarde abdicó en favor de Alfonso II, ya que era un rey anti-bélico.

En éstos años la crisis más importante en el reino astur fue de carácter religioso importante, al penetrar en él la herejía adopcionista ( V. ADOPCIONISMO ).

La herejía se extinguió pronto, pero la crisis rompió la antigua unidad de la Iglesia Hispánica, centrada en Toledo, y dio un nuevo prestigio a..

¡ Asturias !,

cuyo apologeta religioso había vencido al arzobispo de Toledo ( que seguía caminos propios de Bizancio ) y había escrito un Comentario sobre el Apocalipsis que pronto fue leído en toda..

¡ Europa !

Alfonso II el Casto ( 791 – 842 ), quizás el rey más importante ( y vigoroso ) de Asturias, al comienzo de su reinado tuvo que hacer frente a varias ofensivas musulmanas.

´Abd al-Malik saqueó Oviedo, pero el poderoso musulmán se encontró la ciudad evacuada, una trampa típica de los cristianos del norte de Hispania, y el moro fue derrotado en Lutos ( ¿ Los Lodos ? ), cerca de Grado

( 794 ).

Su hermano moro ´Abd al-Karïm tuvo más suerte al conseguir saquear Álava

( 794 ),

pero al igual que ocurría con las marchas musulmanas desde sus puntos de inicio, los cristianos eran avisados, previamente, de éstas llegadas al norte peninsular.

Al año siguiente este mismo general ocupó Astorga, saqueó Oviedo e hizo retroceder a Alfonso hacia el Nalón. En 796 una nueva expedición, mandada por

´Abd al-Karïm, capturó Calahorra.

Desde 797 hasta 838 los musulmanes dirigieron escasas campañas contra el reino astur, y aun éstas no tuvieron consecuencias importantes ; en el 816

´Abd al-Karïm realizó una incursión por tierras de :

– Pamplona,

– Álava,

y

– Castilla.

en el 825 otra contra Álava, con resultados más positivos, y en el mismo año una aceifa contra Galicia en la que los musulmanes fueron derrotados con una posible gran sangría de moros. Y las ciudades eran evacuadas por los avisos de los cristianos del S.

Esta escasa actividad militar se debió a que en Córdoba había subido al poder un emir menos belicoso,

al-Hakam

( 796 – 822 ),

quien a la vez tuvo que ocuparse de las rebeldías de al-Andalus y de la ofensiva carolingia

( Reconquista de Barcelona en 801 ).

Alfonso pudo dedicarse a organizar su reino y sus ejércitos, lo que hizo imitando las tradiciones visigodas.

Se ungío a sí mismo, al igual que los reyes godos, y pretendió restablecer en Oviedo la antigua monarquía hispanogoda, tal como había existido en Toledo. Por supuesto, esta imitación del Toledo visigodo no fue total ; sin embargo, en la corte de Alfonso hubo cargos oficiales de tradición goda, como.. :

– el comites palatti,

– el mayordomo,

– el notario,

– el primicerius

( capellán mayor )

y

– el strator

( encargado de caballos ),

y la monarquía fue electiva, aunque dentro de una única dinastía.

La ley civil era áun el :

– Liber Judiciorum,

mientras que la ley canónica era también la usada por la Iglesia visigoda.

Alfonso se propuso reorganizar la Iglesia, por lo que fundó un nuevo obispado en Oviedo, restauró uno antiguo en Iria, y , probablemente, fomentó la restauración de Lugo, llevada a cabo por el obispo Odoario, ambicioso refugiado del S. de Hispania que tomó el título de obispo de Braga y pretendió ser metropolitano de Galicia.

El rey nombró obispos, posiblemente con el consentimiento del clero y el pueblo, fundó monasterios diversificados y tal vez convocó un concilio en..

¡ Oviedo !

Todos estos neogoticismos recuerdan la antigua monarquía toledana, implican una pretensión de heredar la autoridad de los reyes visigodos sobre toda Hispanie y una intención de suplantar a los musulmanes.

A esta antigua tradición se añadió entonces un elemento nuevo :

– el patronazgo de..

¡ Santiago !.

La narración según la cual Santiago predicó el Cristianismo en la Península puede encontrarse por vez primera en…

¡¡¡ Aldhelmo !!!

( 690 )

¡ antes de la invasión de los moros de al-Andalus – 711 !

y que fue propagada por Beato de Liébana

( 776 )

y

en el reinado de Mauregato, años antes se desarrolló,ya entonces, el culto al..

¡ Apóstol !

Por lo tanto, es erróneo decir que el patrón de Galicia fuese hoy Santiago Apóstol, sino que Santiago Apóstol fue el patrón insigne de Asturias, que comprendía las tierras — actualmente — para aquellas épocas de toda Galicia, Asturias, parte de León, Cantabria y Las Vascongadas, entre otras  zonas más.

Por lo que siguiendo ésta tesis — histórica — el patrón de España es Santiago Apóstol, y exclusivamente de la región asturiana y no gallega, aunque sus dominios entonces se extendían a Galicia. Es más, los moros llamaban a Asturias como ; Galicia, Asturias, Cantabria y Las Vascongadas, entre otras zonas más.

Definitivamente ésta regiones históricas de España tienen desde muchos siglos atrás como patrón de su identidad a Santiago como defensor insigne de la religión y cultura.

Curiosamente sólo se designa a Santiago — en sus fiestas regionales — a patrón de Galicia o de España, pero no de Asturias, Cantabria y Las Vascongadas siendo precisos.

Tal vez, posteriormente, se quiso dar una interpretación — histórica — de éstos hechos demostrables con la creación de un Camino de Santiago ó ruta de una figura importantísima en el Cristianismo y su fundación en Hispania. Pero, en verdad, Santiago Apóstol no seguiría dicho camino creado por la tradición popular para nuestros días, sino que entró por el.. ¡ Mediterráneo ! y posiblemente por el norte de..

¡ África !

[ Datos desconocidos por el gran público, hoy, aún, posiblemente ].

Durante el gobierno de Alfonso II se encontró una tumba cerca de Iria, y se creyó que era la de Santiago ; sobre ella el rey construyó una iglesia de piedra que pronto atrajo peregrinos. La existencia de los restos del Apóstol en Hispania fue mencionada por…Florus de Lyons antes de 838, y al lugar donde reposaban pronto se llamó Compostela. [ Compostela ; significa, en astur : Campo Santo del Apóstol ]

En adelante, Santiago fue considerado por los asturianos como un…¡ protector divino ! en sus luchas contra los musulmanes. La tumba dio prestigio internacional a su reino, y las peregrinaciones les unieron con el resto de la Cristiandad de forma prominente.

Su nueva confianza se reflejó en la capital, Oviedo, que Alfonso fundó y en la que construyó una serie de palacios e iglesias como la basílica de San Salvador, con sus doce altares, y las iglesias de… : –

– Santa María,

– San Tirso,

– San Julián,

y

– La Cámara Santa, que aún conserva la Cruz de los Ángeles, que Alfonso entregó — personalmente — a San Salvador en el 808.

El período de paz se había alargado con las rebeliones surgidas en el al-Andalus contra el emir ´Abd al-Rahmän II

( 822 – 852 ).

Una vez pacificado el emirato, ´Abd al-Rahmän II reanudó las incursiones :

– en 838 envió

¡ tres ejércitos !

que saquearon Galicia y Álava y tomaron el castillo de Alquería.

El beréber Mahmüd b ´Abd al-^Sabbar, que se había establecido en el castillo de Santa Cristina, al S. de Galicia, conspiró contra el rey astur, pero Alfonso sitió el castillo cristiano invadido por los moros eventualmente y le

¡ mató !

personalmente,

( 840 ).

´Abd al-Rahmän II dirigió entonces una aceifa de respuesta contra Galicia que fracasó con importantes bajas.

( 840 ).

Para suceder a Alfonso II fue elegido Ramiro I

( 842 – 850 ),

hijo de Bermudo I,

que se encontraba ausente de Oviedo en el momento de la elección.

Durante su ausencia, Nepociano, conde de palacio y cuñado de Alfonso II,..

¡ usurpó !

el poder, pero Ramiro recuperó el trono a su regreso, dominó enérgicamente los brotes de rebelión de sus magnates y rechazó, de camino, a un grupo de…

¡¡¡ vikingoooos !!!

que intentaban desembarcar en Gijón.

( 50 barcos con 30 soutlander, habían varias expediciones de vikingos anteriores )

50 x 30 ( ó 40 ) guerreros nórdicos invasores = 1.500 a 2.000 vikingos.

– Los astures : el azote de los vikingos –

( El martillo de Thor y, los pueblos  germanos, del Noreste )

( Como mínimo de estimación según documentos antiguos. Los vikingos creerían, posiblemente, según algunas leyendas nórdicas que los celtas de allí eran pocos y recluidos en las montañas de todo el N. de Hispanie. Se llevarían algunas sorpresas desagradables probablemente en Hispania cristiana. Algunas colonias ¨ vikingas ¨ se establecieron durante algunos años en Riazor ( La Coruña, Galicia hoy ) : ría de Thor y hechos vasallos sus aldeas por los cristianos astures ).

Las expediciones vikingas podrían contar con doscientos o trescientos barcos o navíos, pero no navegaban por las mismas rutas y al mismo tiempo, su saqueo era imprevisto. Ésto se debía en realidad a una excesiva demografía nórdica y algunos clanes o familias guerreras fueron expulsadas o invitadas a buscar sus destinos, en otros casos, parece ser, que se debió a destierros de tribus vikingas con sus secuaces y altos guerreros. Sin embargo los cristianos no enviaron embajadores pidiendo ayuda a los jefes y clanes vikingos como hicieron desde Sevilla en algunas ocasiones, sino que los hispanos vencían habitualmente a ésta gente tosca ( torpes ) y sin conocimientos de formación ordenada de lucha en grupo : eran considerados bárbaros ó MACHUS ( como referían los moros a los vikingos, o también idólatras ) , ( igual que los suevos y visigodos algunos siglos antes con la entrada en Hispania ) no habían adquirido las tácticas bélicas de los romanos o cristianos. Posiblemente atacaban en oleadas de filas mal distribuidas o en fila ( india ) algo que facilitaba la recarga de munición de flechas , y sobre todo no utilizaban las espadas, aunque otras tribus vikingas si la utilizaron expandiéndose hasta las Germanías, utilizaban una especie de martillos gruesos de hierro con su base de madera, usaban hachas y otras armas gruesas. Los vikingos, sus guererros, no protegían sus puntos físicos más vulnerables en la batalla cuerpo a cuerpo — casi siempre — , brazos, pecho y piernas con metal, de forma general, sí en cambio la cabeza. Sólo los jefes, al parecer, llevaban unas especies de cuernos sobresalidos, ( ¿ de morsas ? ) algunos uno sólo, y las mujeres no participaban en la batalla ( A pesar de películas de Hollywood que así los describen a veces ). En sus expediciones llevaban a un brujo o hechicero para realizar rituales paganos a Thor y Odín, aunque había otros dioses ( ¿ auxiliares ? ).

Por lo que tenemos que suponer que los ejércitos cristianos de Asturias eran fortísimos, pues un rey destronado con algunos magnates divididos al que usurpan el trono, y éstos son devueltos a su estatus anterior es presumible decir que el Ejército asturiano se componía al menos de :

– 50.000 guerreros cristianos, al menos, incluyendo la caballería habitual e histórica, y éstos estarían esparcidos por todo el norte hispánico, ya sea en castillos o en pequeñas fortalezas de ciudades.

[ Aunque no podemos atisbar cifras de la época, éste número tendría que ser más efectivo con el triple, según otros períodos de demografía posterior a las crónicas romanas, siglos antes. Tenemos que tener presente que todo hombre era capaz de defenserse y de alguna forma u otra cazador, por lo que el número sería aún más abultado. Hay que tener en cuenta, que los romanos aseveran que los astures cultivaban las tierras y hay datos de cosechas y años. Datos pasados por alto por algunos investigadores creyendo no relacionar éstas informaciones históricas, si bien los romanos solían exagerar en sus conquistas y numerología, como los poetas, no así con los datos de referencia para proteger su imperio romano y fronteras ].

El emir, ( el moro ) victorioso sobre sus propios rebeldes en al-Andalus y sobre los vikingos que se había dirigido contra el reino moro de Sevilla, y ya sin amenazas por parte del decadente y en horas bajas Imperio Franco, se dirigió contra Asturias, ( que comprendía, al menos, en éstas fechas las actuales autonomías del N. de España que lindan con el mar Atlántico en su vertiente más noroccidental y toda la zona del mar cantábrico ) principal foco de resistencia occidental y el ¨ Gran Provocador de Infelidad al Cisma ¨,

´Ubayd Alläh atacó Álava

( 842 )

con la ayuda de Müsa II de Tudela, pero esta incursión debió de perjudicar muy poco a los cristianos, aunque expresada de forma omnipotente en las crónicas musulmanas, puesto que Ramiro se atrevió a repoblar la ciudad de…

¡ León !

No obstante, los musulmanes no tardaron en echarles, quemaron la ciudad y destruyeron sus fortificaciones : en 848 una nueva expedición asoló Álava. Ramiro fue un gran constructor : embelleció Oviedo con palacios y con las iglesias de Santa María de Naranco y San Miguel de Lillo ; pero por encima de todo, a pesar de su avanzada edad, fue un rery enérgico, capaz de controlar y defender su reino en una era de renovada hostilidad musulmana.

-La Reconquista se expande con el Reino de Asturias-

Las hostilidades continuaron bajo el reinado de su hijo Ordoño I

( 850 – 866 ),

complicadas por las incursiones de los poderosísimos estados musulmanes semiindependientes de.. :

– Toledo,

– Zaragoza,

y

– Mérida.

Hacia el 854 los toledanos se rebelaron contra el emir Muhammad I

( 852 – 886 ),

y

Ordoño envió un ejército mandado por Gatón, en ayuda de los rebeldes, pero las fuerzas asturianas, escasas y divididas a los toledanos ( musulmanes rebeldes y grupos de mozárabes ) fueron derrotadas casi sin entrar en batalla por Muhammad I en la zona de Guadacelete.

En el 855 los musulmanes realizaron una incursión por tierras alavesas, ( Álava estaba siempre en mente de los moros ya que esa zona hacía — según los musulmanes — dividir o neutralizar a los asturianos, aunque no sabemos con certeza sin relacionaron el término de Álava con Alá, tal vez por ignorancia de otras culturas occidentales ) probablemente dirigidos por Müsa II de Tudela, cuyo poder había crecido tanto que se llamaba a sí mismo…

ATENCIÓN..

¡ el tercer rey !

de

HISPANIA

( no de al-Andalus, sino que utilizaba el término de Hispania ó de los cristianos, era habitual la ostentación ilegítima de la cultura musulmana, intencionada, en tierras occidentales ).

A pesar de los ataques procedentes de al-Andalus, Ordoño repobló con éxito León y reconstruyó sus murallas

( 856 ),

el conde Gatón repobló la zona de Astorga con hombres del Bierzo ( montañeses y cazadores de las frías y lluviosas tierras leonesas ) y fortificó un gran número de castillos ; éste fue el primer avance claro de cántabros y astures, que amenazaban tanto a Córdoba ( los moros ) como a los Banü Quasï.

Por ésta razón Müsa construyó un castillo en Albelda del Iregua, que controlaba el tránsito entre Álava, Castilla y Navarra pero Ordoño contravino a la Omnipotencia de las crónicas musulmanas y sus poetas recaudadores,…

a

las guarniciones musulmanas ( los moros )

¡¡¡ los degolló !!!

( miles )

y

destruyó el castillo

( 859 ).

Desde entonces el Banü Qasí se convirtió en el más fiel aliado del rey astur contra Córdoba ( El Califato de Córdoba ).

El combate de/en Albelda ( al- Abd al-dä ) dio origen a la leyenda de La Batalla de Clavijo.

Hacia el mismo año Ordoño se encontró con otra expedición invasora de otros ( más de dos millares )…

¡¡¡ 2.000 !!!

vikingos

y

volvió a degollar

a otros

¡¡¡ miles de musulmanes !!!

en las plazas de :

– Coria, en tierras de Cáceres,

y

– Talamanca, ( escrito así ) cerca de Madrid.

( Vikingos or pirates on hispanie )

Las comarcas alavesas ( deseadas por los moros invasores ) que estaban defendidas desde el castillo de Amaya por el conde Rodrigo fueron atacadas en el 863 por una expedición mandada por

´Abd al-Ramän, hijo de Muhammad I,

[ algunos investigadores antigüos, parecería que, han confundido por la semejanza de nombres y épocas Rodrigo ó también llamado Roderico, por ejemplo, y han situado batallas con fechas posteriores ]

y

hubo un encuentro desfavorable para los cristianos en el desfiladero de Pancorvo o en la Hoz de la Morcuera.

En una nueva incursión

( 865 )

los moros saquearon la Bureba y la parte superior del valle del Ebro, destruyendo el castillo de Salinas de Añana y derrotaron al conde Rodrigo en la garganta de la Morcuera.

A la muerte de Ordoño

( 866 )

fue elegido para sucederle su hijo Alfonso III

( 866 – 911 ),

a pesar de su minoría de edad.

Esto muestra la transición de una monarquía electiva a un sistema hereditario estricto. Fruela Bermúdez, conde de Galicia, usurpó el trono, pero los seguidores de Alfonso le mataron con la ayuda del conde Rodrigo de CASTILLA, restituyendo el trono al joven rey.

Pronto tuvo que rechazar Alfonso una incursión musulmana en CASTILLA, pero en lo sucesivo el emir no pudo emprender nuevas expediciones, preocupado por las sublevaciones de :

– los Banü Qasí, en Zaragoza y Tudela

y

– de Ibn Marwän, en Mérida.

En el 876 un ejército del emir que se dirigía contra Mérida fue derrotado por tropas del rebelde musulmán, ésta vez auxiliadas por los astures.

Al año siguiente, Ibn Marwän, acosado por tropas rivales moras se acogió al derecho mutuo de ayuda de los astures, y pidió refugiarse en Asturias.

Esto llevó a Muhammad a saquear :

– León,

– El bierzo, ( 877 ),

y

– el sur de Galicia, ( la actual Galicia S. ) ( 878 ).

Decidido a poner límite a la expansión territorial del reino astur, organizó un ejército omnipotente, sin duda,

¡¡¡ 50.000 !!!

musulmanes al menos,

pero

Alfonso

sorprendió

y derrotó

a una parte de ese gran ejército omnipotente

en

Polvoraria,

y otra más numerosa en

Valdemora

( 878 ).

Estas victorias cristianas — muy importantes — obligaron al emirato, por vez primera, a pedir la paz, ya que apenas había soldada dispuesta a combatir contra los cristianos de Hispania, más numerosos y mejor disciplinados. Las bajas musulmanas tuvieron que ser casi iguales al propio desastre épico de éstas campañas musulmanas.

Pero ésta Paz o Tratado de Paz con los moros fue pronto rota,

ATENCIÓN…

cuando la

¡ flota !

del emir

intentó atacar, en vano, Galicia.

[ Que fueron engullidos por una tormenta, propia de la época, para esos magníficos navegantes guiados por las estrellas. Era conocido la base mora de Almería para determinadas acciones bélicas, pero éstas eran más apropiadas para el comercio o el transporte de mercancías que para desembarcar en tierras hostiles, sucumbían por las lluvias de flechas impregnadas en aceite que atravesaban el alma de sus velas. Posiblemente en alguna de éstas aceifas navales toparon con vikingos aventureros recién desembarcados en lugares sin habitar, y pudieron darse situaciones — hoy — cómicas ó llamativas para los investigadores de la Historia, parecido, en el orden, como la cadena alimentaria animal ( el pez grande se come al chico.. ) : musulmanes, vikingos y por último éstos presos de los astures sin esfuerzo y sin bajas cristianas. La atracción desmesurada, desde un posible entendimiento politico, de algunos investigadores en todo el orbe por el mundo islámico, musulmán o la Historia en Occidente ha podido interponerse en los verdaderos substratos documentados y fidedignos para hacer ver, entre otras cosas que los árabes y musulmanes eran cultos y aportaron ciencias varias como las matemáticas al mundo occidental, pero sabemos que ésto es incorrecto de forma documentada por otras alternativas investigaciones ; donde las matemáticas nacen en la ¡ India !, y que los romanos tenían conocimientos relacionados con éstas formas de recuentos y ordenación alternativas a los números romanos ].

El emirato se encontraba desintegrado a causa de sus gobernantes y aventureros

( poetas; más fantasiosos y más propios de fábulas y anhelos ), pero que se habían hecho independientes en cada región de la extensa al-Andalus.

– los Banü Qasí, en Zaragoza y Tudela,

– Ibn Marwan en Badajoz,

– ´Umar b Hafsün, en Bobastro,

e

– Ibn al-Quitt, éste se proclamó a sí mismo mahdï, en la Mancha ( 901 ).

Alfonso supo aprovechar éstas circunstancias :

hizo incursiones hasta…

¡ Sierra Morena !,

a un nutrido de

10.000

moros

( musulmanes )

los

¡ derrotó !

pasados a cuchillos mientras huían y el caos.

( 881 ),

Resistió,

el rey astur,

una expedición de castigo

( 882 )

contra :

– Cellorigo,

Castrojeriz,

y

– la región de León,

derrotó a los invasores en Pancorvo

y

luego a continuación envió, días después, al sacerdote toledano Dulcidio a Córdoba ( El Califato de Córdoba, el Omnipotente ejército de Alá ) para hacer la Paz

( 884 ).

En adelante el reino astur no fue hostilizado por los emires, que estaban ocupados en las insurrecciones interiores ; pero estos rebeldes atacaron esporádicamente

( igual el lector lo adivina.. )

otra vez Álava,

( 887 ).

Pero éstas zonas eran siempre evacuadas y desde días percibido el enemigo y sus intenciones, la clave eran los pastores ( que en realidad eran ¨ correos feudatarios ¨ conocidos por los hispanos en épocas del — liberus — Imperio Romano ), que ignoraban los moros en sus rutas hacia el N. Éstos hombres tenían el beneplácito de sus reyes y condes con una gran y suculenta recompensa por sus quehaceres tanto materiales como de tierras. Pero éstos datos han sido pasados por alto por los investigadores, donde queda reflejado concesiones reales o feudales anteriores ( sobre todo en la zona de Nafarroa ( en lenguaje euskérico reciente e inapropiado ), posteriormente y heredados con CASTILLA ). Estos pastores ( pastores e conejeros ) interesados han sido de vital importancia para no sólo las defensas de Hispania durante ésta época, tenemos el ejemplo insigne de La BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA, ó también denominada La Gran Batalla simplemente, siglos después con la formación de diversos reinos hispánicos marchando hacia el sur en los últimos siglos de Reconquista. Los pastores recibían feudatario real con nuevas tierras en concesión, para pastar sus rebaños, para entregarselas, o no pagar impuestos además de regalos diversos. Eran colaboradores que avisaban a otros pueblos o a los propios reyes en persona, la credibilidad se castigaba de igual forma con la pena de muerte, por lo que muchos arriesgaban sus vidas por informar personalmennte, también había ¨ desterrados ¨ que conseguían de ésta manera recuperar sus notables.

Había una superstición — aceptada — en éstas épocas por los musulmanes, para los días de luna llena, los seguidores de Alá no realizaban en éstos días del mes excursiones bélicas, y los cristianos sabedores de ello, efectuaban sus excursiones ¡ de NOCHE ! aprovechado la luz que alumbraba caminos angostos de la extensa al-Andalus. Posiblemente, éstas característias poco documentadas no supieron dar tradición en siglos venideros los reyes cristianos, ya que los musulmanes aprendieron a comprenderlo y desterrar definitivamente tal relajo bélico nocturno, a pesar de su significado mágico en el Islam o cultura islámica.

Ibn Marwän saqueó las tierras portuguesas del reino astur desde Idanha ( Antaniya ) ;

y

el mahdí Ibn al-Qitt atacó Zamora con un ejército de beréberes ( no sabemos por que la gente occidental pronuncia dicha palabara sin su acento correcto en castellano, éste, no obstante es permitido también sin acento ), que fueron, fuera de la ciudad, los impertinentes, moros…

¡¡¡¡ degollados !!!!

Después de 884 Alfonso intervino en pocos combates, y fue obedecido por sus súbditos, exceptuando una corta insurrección palaciega, un destronamiento y posterior restauración

( 901 ) ;

de este modo pudo organizar el asentamiento definitivo en el valle del Duero.

Vimarano Pérez repobló… :

– Oporto, ( 868 ),

– el conde Odoario, con sede en Chaves,

repobló… :

– Zamora con mozárabes ( cristianos rebeldes al moro ) toledanos ( 893 ),

así como… :

– Toro,

– Simancas,

y

– Dueñas.

Los soldados-monjes siempre en los límites frontrerizos de las innumerables fortines y fortalezas.

Al lado de tales fortificaciones, la totalidad del valle había sido repoblada por magnates que traían campesinos de sus posesiones más norteñas, por monasterios y por campesinos autónomos que adquirieron derechos de propiedad al asentarse y cultivar

( presura )

La forma de repoblar ( que era en realidad sustituir la población armada cristiana asesinada ) consistía, parece ser, en prebendas reales de los monarcas a sus voluntarios valientes con excenciones de tributos, concesiones de tierras y sus herederos alcanzar rango de infanzones. Sin duda un atractivo propicio apresurado para atraer a gentes con pocos recursos del N. de Hispania. Ya antes del 800, Carlomagno por acuerdos reales supuso acordar con el monarca asturiano llevar a galos a las zonas del interior para su repoblación, fue el caso, según algunos documentos relacionados expediciones a la zona baja de Cangas de Onís, entre otras más. En realidad eran de igual forma hispanos godos, pues muchos de ellos tenían vínculos familiares o bien, habían huido décadas antes de las regiones más al S. por el moro invasor terrible. De igual forma constituyeron éstos hispanos godos la participación en batallas como la de Poitiers, y no podía ser menos con la creación de las MARCAS HISPÁNICAS O HISPANAS. Posteriormente, ante la caída del poder carolingio, lógico, pues los galos extendieron su protección hasta casi el S. de la península escandinava obligando a los bárbaros a aceptar a Cristo como medida única de defensa organizada frente a las hordas incansables del Cisma.
La Presura, era un sistema primitivo, típico de la época, pero no había sido implantado antes, con otras culturas o imperios en Europa. Era un avance de emigración como forma futura de defensa y mantenimiento de las tierras. Era evidente que no podrían estar en suelo cristiano defensivo gente musulmana, y los pocos cristianos que permanecían ( mozárabes durante siglos ) en el S. de Hispania, o bien se trataban de gentes especializadas en oficios ( agricultura, arte, estudios, etc.. ) o bien ; eran embajadores ( religiosos de Bizancio sobre todo ) de los cristianos del Norte : los astur-leoneses y vascongados ( Reino de Pamplona, luego Navarra, y divididos luego en Reino de Navarra y el Condado de Aragón en extensiones de tierras o sus dominios ). Muy importante recordar o quizás saberlo.
La Presura, continuaría con el paso de los siglos, incluso hasta el final de la total Reconquista, haciendo un experimento en dichas épocas finales por los Reyes Católicos en contra de las corrientes imperantes de toda Europa por entonces, al intentar asimilar a gente morisca del Reino de Granada. Lo cual se demostró que fue más propio de buenas intenciones de ideas en sueños que de realidades con la expulsión total con Felipe III.
En verdad, dicho sistema primitivo, pero eficaz, consolidaba las raices cristianas y hacía ver a sus correligionarios su salvación, protección y prestaciones por algo normal en esos tiempos, la guerra en cualquier momento o agresión. Si los moros edificaban encima de iglesias, los cristianos conseguían botín numeroso y repoblaban las mejores construcciones, las humanas ; el pueblo. Era un mensaje insólito y provocador a la bandera verde en Hispanie, pues se daba a entender que era una raza, cultura y forma de vida sub-humanas y del diablo. Además, los propios musulmanes, rivales entre ellos de su fe, optarían posiblemente en no dar importancia a éstos hechos con la ayuda mutua de los cristianos, lo que afianzaba aún más el desprecio al intruso e invasor no occidental de La Secta de la Media Luna.
Durante siglos, a partir del s. XIII, los moros apenas era algo conocido, com amenaza, en España, y ese desprecio tenía ya visos de mensaje férreo y bochornoso para las pretensiones, si quedaban, del Libro invertido y sus gentes intolerantes asiáticas y orientales. Fue para ésto evidente, una humillación ya conocida — pagada con la misma moneda — en siglos anteriores con los tributos desmesurados y preocupantes que causarían el suicidio, la sobreexplotación, o la venta de joyas y materiales diversos para los cristianos peninsulares. La guinda de éstos pensamientos cristianos pudiéranse la entrega de Granada y sus poemas insignes con el fin del fruto, con su granada, ganada.
La Presura debe entenderse como una presión añadida, y no por sustantivos de prisas.

Se repoblaron áreas hasta entonces despobladas.

Topónimos como :

– Gallegos,

– Villavascones,

y

– Castellanos,

muestran de dónde provenían los colonos.

[ Aunque los mozárabes en la mayoría de los casos, por no decir todos, iban siendo sustituidos por los nuevos colonos, por motivos de la época y su desconfianza ].

Las repoblaciones de particulares en pequeñas parcelas retrasaron la formación de grandes propiedades, y en vez de la sociedad tipicamente feudal del N. de Europa se creó una sociedad más igualitaria, en la que la figura representativa era el campesino que poseía caballos y armas

( el caballero-villano )

y

servía en la militia.

Una sociedad campesina relativamente igualitaria, organizada por la guerra y gobernada por concejos ( escrito así ) locales fue el resultado de la expansión del reino astur por el S.

También se crearon monasterios como los de… :

– Samos,

– Sobrado,

– Sahagún,

y

– Cardeña,

en los que revivieron las actividades culturales, se copiaron manuscritos y se escribieron crónicas.

Se construyeron nuevas iglesias, como la de San Salvador de Valdediós ; se hicieron trabajos de orfebrería, como la Cruz de la Victoria, la Caja de las Ágatas y el cofre de Astorga.

Si Alfonso II quiso restaurar el Toledo gótico, Alfonso III pretendió reconquistar toda..

¡ Hispania !

Las crónicas escritas en su corte ven la Península como un único reino, que una vez perteneció a los reyes visigodos de Toledo y que ahora pertenecía, por derecho, a la dinastía asturiana, a la que llamaban

¨ los reyes visigodos de Oviedo ¨.

Los discursos que los cronistas atribuyen a Oppas y a Pelayo muestran alternativas de sumisión a los musulmanes o de Reconquista ; La Cueva de Covadonga se convirtió en el símbolo de la salvación no sólo de Hispania..sino además de..

¡ Occidente !

y

en la exaltada atmósfera de 883, cuando parecía que el emirato iba a desintegrarse, el autor de

¨ La Crónica Profética ¨

creyó que Ezequiel había profetizado que Hispania sería definitivamente reconquistada en 884.

[ De hecho, en las cruzadas a Tierra Santa, los monarcas, condes y ricoshombres al frente de sus huestes, en la primera línea de la cruz en Jerusalem, iba siempre la bandera de Asturias, y eso significaba un gran mensaje, ya que Damasco sabía de la gran proeza astur antes que la de la de tierras galas. La bandera de Asturias era una referencia para todo el mundo cristiano y temida por el musulmán, como algo divino a respetar, y dicha insignia es anterior, muchos siglos antes, a cualquier otra enseña parecida como es la bandera de Suecia. Los primeros vestigios sobre banderas tendríamos que encontrarlos en las tribus de Egipto, que portaban un estandarte de bandera. Los romanos no portaban banderas, llevaban estandartes. Muy importante recordar. Hay algunas controversias para intentar saber qué bandera es la más antigua para un estado, nación, o país y reino, parece ser que algunas teorías abundan en la enseña de Dinamarca, pero se sabe que la bandera andalusí en el sur de Hispania es más antigua, y antes de ésta la de Asturias, pero al abarcar la definición de bandera referida a una nación o reino, sería la de Asturias una de las más antigua en Occidente. ]

Aunque el fin del proceso reconquistador no fue tan rápido, es evidente que realizó progresos muy notables bajo el reinado de Alfonso III, en parte gracias a los musulmanes rebeldes y a los mozárabes de Badajoz, Toledo y Zaragoza.

Al final de su vida tuvo que enfrentarse a varias conspiraciones : se vio obligado a matar a su desleal servidor Abdamino en Carrión, encarceló a su hijo García en el Castillo de Gozón, y, al fin, fue destronado por sus otros hijos,

– Ordoño,

y

– Fruela,

juntamente con el suegro de García,

Nuño Fernández, conde de CASTILLA.

La tradición dice que Alfonso estuvo encarcelado en Boides, más tarde fue en peregrinación a Santiago y, finalmente, se le autorizó a dirigir una última expedición contra los musulmanes.

A la vuelta de esta expedición murió en Zamora, a finales de 910 ó a principios de 911.

Sus hijos se dividieron las tierras del reino astur :

– Fruela tomó Asturias,

– Ordoño ; Galicia,

y

– García ; León,

a donde pronto fue trasladada la capital, marcando el final formal del reino de Asturias y el comienzo del Reino de León.

[ D. W. L. ]

Bibliografía

( Asturias, Reino de. )

Dozy, R. P. : Recherches sur l´histoire et la littérature des Arabes d´Espagne pendant le Moyen-Âge,

3ª ed., – Leyden, – 1881, 2 vol ( s ).

Barrau-Dihigo, L. : Études sur les actes des rois asturiens ( 718 – 910 ), Revue Hispanique, – 1919, 46, 1-192.

Barrau-Dihigo, L. : Recherches sur l´histoire politique du royaume asturien ( 718 – 910 ), Revue Hispanique, – 1921, 52, 1-360.

Gómez Moreno, M. : Las primeras crónicas de la Reconquista, Boletín de la Academia de Historia, – 1932, 100, 562-628.

Cotarelo, A. : Alfonso III el Magno, – Madrid, – 1933.

Sánchez Albornoz, C. : En torno a los orígenes del feudalismo, – Mendoza, – 1942, 3 vol ( s ).

Sánchez Albornoz, C. : Otra vez Guadalete y Covadonga, Cuadernos de Historia de España, – 1944, 1-2, 69- 114.

David, P. : Études historiques sur la Galice et le Portugal du VI -e au XII -e siècle, – Lisboa, – 1947.

Sánchez Albornoz, C. : La auténtica batalla de Clavijo, Cuadernos de Historia de España, – 1948, 9, 94- 139, y

en Estudios sobre la monarquía asturiana, – Oviedo, – 1949.

Floriano, A. -C : Diplomática española del período astur, 718-910, – Oviedo, – 1949-51, 2 vol ( s ).

Menéndez Pidal, R., ed. : Historia de España, – Madrid, – 1950-56, tomos 4, 5 y 6.

Valdeavellano, L. G. de : Historia de España, – Madrid, – 1952.

* ( Entre otros investigadores históricos de la Historia, más, de forma complementaria y, mas ( pero ) adicional para éste apartado ).

-ASTURIAS Y EL CALIFATO DE CÓRDOBA-

No es posible intentar acercarnos a la Historia de España, en ello, de Asturias en la época de la invasión islámica en Occidente, sin saber de sus enemigos.
Córdoba, Emirato y califato de Córdoba. Emirato dependiente de Damasco ( 711 – 756 ).
La ciudad de Córdoba fue conquistada en el 572 por el visigodo Leovigildo, rey de los visigodos, ciudad que estaba en poder de los bizantinos. En el 711 fue ocupada por Mugït-al-Rümï, donde fueron traicionados y facilitaron la ocupación contra los visigodos por los judíos que apenas estaban presentes en los alrededores de la ciudad al ser expulsados en aquellas fechas y posteriores años después. No cabe duda que el sentimiento revanchista apareció contra los rubios visigodos de Córdoba. Ya habiendo acontencido en el 717 la Batalla de Covadonga en el N. de Hispania, en el 719 el sexto de los 23 gobernadores omeyas, al-Samh b Mälik al-Jawlänï, trasladó definitivamente su residencia de Sevilla a Córdoba. Los gobernadores que regían la ciudad eran huídos de Siria por terribles matanzas de tribus rivales.
Los cristianos que permanecieron en Córdoba — bajo dominio moro ( musulmán ) — sufrieron persecución durante los emiratos de 822-852 y entre 852-886, y la intolerancia se extendió y prolongó hasta el califato de al-Hakam II ( 961-976 ). Este período último dio algunos mártires a la comunidad mozárabe ( cristianos que habitaban en suelo musulmán invadido de Hispania ) cordobesí, el más ilustre de los cuales fue San Eulogio. Fernando III de CASTILLA, el Santo, conquistó Córdoba en 1236, el vacío demográfico subsiguiente a la Reconquista de la ciudad cordobesa fue cubierto por inmigrantes procedentes del N. de la Península ( especialmente santanderinos, leoneses, segovianos y navarros ); ésta inmigración fue estimulada por la importancia que la ciudad adquirió desde la baja Edad Media como centro industrial lanero. Es entonces falso las teorías — de buen corazón y tal vez de buena fe — de algunos políticos e interesados en tiempos modernos para hacer ver que existía una vida social confluyente de respeto y concordia. Fue todo lo contrario, y lo mejor de todo ; es poder decirlo, ya que está documentado con numerosos documentos antiquísimos de los actores y en primera persona.
Los árabes, después de la incursión en la Península que tuvo lugar en 710, emprendieron definitivamente su conquista al año siguiente, en mayo del 711. El califa omeya de Damasco era entonces al-Walïd I. A partir de la famosa batalla llamada del Guadalete las tropas musulmanas, en continuo avance, se adueñaron de casi la totalidad de la Península. Después de la victoria de Täriq en el Guadalete y de la ocupación de Córdoba y de Toledo, el walï o gobernador de África, Müsa b Nusayr, pasó a la Península al frente de sus tropas, y con la ayuda del conde bizantino Julián, que fue también importante auxiliar de Täriq, se apoderó de las principales localidades de la región occidental de la Península. Pronto surgieron rivalidades entre ambos conquistadores, que prosiguieron su avance, y en 714 acudieron a Damasco a informar al califa de la situación en la Península. Entre tanto, el hijo de Müsà, ` Abd al-Aziz, se hizo cargo del gobierno y casó en Sevilla con Egilona, viuda del último rey visigodo, Rodrigo.
Durante más de 40 años España fue una provincia dependiente del emirato de África, cuya capital era Kairuán ( excepto el norte de Hispania, lo que hoy es Asturias y Cantabria y Las Vascongadas no fueron sometidas, si bien existían algunas pequeñas guarniciones moras, que consentían los condes y señores visigodos engañados y rivales de Oppas ) que fueron expulsadas definitivamente en el 717 ; con la insigne Batalla de Covadonga, al frente de Pelayo.
Los gobernadores de al-Andalus eran designados por los emires africanos, y en algunos casos por el propio califa de Damasco.
Después de la muerte de ´Abd al- Aziz se sucedieron una serie de gobernadores ( 20 en total ), que tuvieron que ocuparse de resolver las rivalidades tribales, las cuales ocasionaron sangrientas luchas. La capital, en un principio Sevilla, fue trasladada a Córdoba. En 740 tuvo lugar una revuelta de los elementos beréberes, que amenazaron la capital.
Un sirio, Bal^y, al frente de un ejército de 7.000 hombres, consiguió derrotarlos y salvar la situación. Pero a su vez se encendieron de nuevo las luchas entre los árabes ya establecidos y los sirios importantes feudos y beneficios. El último gobernador dependiente del emirato africano y del califa de Damasco fue Yüsuf al-Fihrï.
Emirato independiente. Al ser derrocada en Oriente la dinastía omeya de Damasco por Abü-l- ` Abbäs al-Saffäh ( 750 ) uno de los príncipes de dicha dinastía, ` Abd al-Rahmän, logró escapar y salvar su vida. Después de distintas vicisitudes llegó a la costa norteafricana, consiguió la adhesión de los clientes omeyas de al-Andalus y de los yemeníes, enemigos del gobernador Yüsuf al-Fihrï. En 755 desembarcó ´ Abd al-Rahmän en Almuñecar. En la primavera del año siguiente fue proclamado emir de al-Andalus en Archidona y consiguió su primera victoria sobre Yüsuf al-Fihrï, entrando triunfador en Córdoba. Así comenzó la etapa del emirato independiente de los omeyas en Hispania.
Cuando ` Abd al-Rahmän comenzó su reinado tenía 25 años.
Los principios de su gobierno fueron agitados ; tuvo que dominar la resistencia de Yüsuf, de sus hijos y del jefe de los sirios de Jaén, al- Sumayl.
También sometió a los partidarios de los ´abbasíes que surgieron en algunos puntos. Los yemeníes, que habían contribuído a su triunfo, se levantaron contra él y trataron de derrocarlo, pero fueron reducidos por el emir. En su tiempo tuvo lugar la famosa expedición de Carlomagno a Zaragoza, que terminó con la derrota de Roncesvalles ( 778 ).
´ Abd al- Rahmän estructuró el ejército, creó nuevos servicios administrativos e inició la construcción de la mezquita de Córdoba sobre la antigua iglesia de San Vicente, que era dueña de algunos cristianos y que…

¡¡¡¡¡ compró !!!!!.

[ Aunque ésta posible compra fuese en realidad bajo amenazas, y posiblemente el dinero fuera, a parar de nuevo, al comprador. La expropiaron por judíos ].

El segundo emir, His^än I ( 788 – 796 ), fue proclamado a la muerte de su padre sin que tuviese en cuenta el derecho del primogénito Sulaymän. Éste quiso hacer valer sus prerrogativas y estalló la guerra civil árabe, que terminó con la salida de al-Andalus de Sulaymän, quien recibió 60.000 dinares y se comprometió a pasar al N. de África. El reinado de Hi^sän transcurrió con relativa tranquilidad. Le sucedió su hijo al Hakam I ( 796 – 822 ), que tuvo que hacer frente a graves problemas y situaciones difíciles. La rebelión del arrabal de Córdoba, provocada por su política rígida y sus nuevas disposiciones financieras, llegó a poner en peligro su vida. La represión fue terrible. El arrabal fue arrasado y los principales cabecillas ( cristianos visigodos mozárabes y musulmanes ) fueron asesinados a orillas del Guadalquivir…

¡¡¡¡¡ crucificados !!!!!.

Muchos de ellos, de los supervivientes emigraron a Fez, donde fundaron el barrio de los andalucíes ; otro se dirigieron a Creta, donde se mantuvieron peremnes como dinastía hasta el 961.
La rebelión de Toledo, donde había un importante núcleo mozárabe, terminó con la sangrienta jornada conocida en la historia con el nombre del ¨ Foso ¨ ( posiblemente decenas de miles de cristianos asesinados y arrojados en una fosa común ). Estas agitadas situaciones internas favorecieron sobre manera La Reconquista. Los francos ocuparon Barcelona en 801 y los asturianos llegaron hasta…

¡ Lisboa !.

´ Abd al- Rahmän II ( 822 – 852 ), hijo y sucesor del anterior, tuvo que enfrentarse con nuevas sublevaciones en Toledo y Mérida, apoyadas por los reyes cristianos pensinsulares. Entonces también tuvieron lugar los primeros desembarcos de los normandos en Hispania, que entrarían por el Guadalquivir ( 844 ) ya que en el Norte de Hispania habían sido rechazados cruelmente y miles hechos prisioneros décadas antes, y saquearon Sevilla. (… ).
En Córdoba las predicaciones de San Eulogio y Álvaro aumentaron la tensión entre musulmanes y mozárabes, y un párroco llamado Perfecto fue…

¡ decapitado !.

´ Abd al- Rahmän intentó resolver la situación que él mismo habia ordenado, reuniendo un concilio de..

¡¡¡¡¡ obispos !!!!!

en Córdoba,

presididos por el metropolitano de Sevilla, que desaprobó la actitud de los mártires espontáneos. ( Pero aquellos obispos eran, en realidad, mera anécdota cristiana, y no tenían poder alguno en los reinos musulmanes y mucho menos en los reinos cristianos, ya que Asturias no reconocía a éstos como paters de la Iglesia, y sólo los norteños eran reconocidos por Roma y los reinos cristianos católicos de Occidente. De hecho el acudir a un consejo musulmán en un reino musulmán era herejía para los cristianos de los reinos norteños y Roma. Eran motivos para ir separando el poder de la Cristiandad en Hispania donde se concentraba desde años en Asturias ).
Desde los años 852, y con los sucesivos sucesores de Córdoba, el califato sufrió grandes presiones de todo tipo. Los toledanos, respaldados por Ordoño I de León, pusieron en difícil situación a las tropas cordobesas, que tuvieron finalmente que negociar de forma humillada con los toledanos. Numerosas revueltas e insurrecciones aparecerían, los cristianos aprovechaban éstas separaciones internas de poder para ayudar y dar soporte de una u otra manera a sus rivales de Córdoba, ello suposo ya con Alfonso III que el poder de Córdoba se limitara a la ciudad califal exclusivamente.
Con las victorias de Almanzor casi un siglo después, al adueñarse del poder legítimo del califa al que servía como tutor, terminó y finalizó el califato de Córdoba. Fueron vociferadas sus campañas contra los cristianos del Norte de Hispania ; que en realidad se trataban de saquear e incendiar ciudades aprovechando el tránsito de los ejércitos cristianos y sus fortalezas, donde abandonaba a los pocos días sus victorias temporales. Pero sufrió la ira de Dios, según cronistas cristianos, con una grave y grandiosa batalla donde fue derrotado y herido gravemente. Dichas heridas supuso que muriese en el 1002, agonizando de dolor, hecho que silenciaron las fuentes árabes.
El sucesor de Almazor quizo vengarse de ésta situación, pero cuando apareció en combate predispuesto contra los cristianos, murió misteriosamente : posiblemente ahogado al cruzar un río. Otro hermano suyo, ` Abd al-Rahmän Sanchuelo consiguió como bastardo heredar los derechos de los príncipes omeyas. Al acudir a Toledo estalló una revuelta que acabó en motín de los habitantes cordobesíes, fue traicionado a su vuelta por un insurgente y fue decapitado, posiblemente. Desde éste suceso ( 1009 ) hasta el 1031 la decadencia del califato cordobesí cada vez se hizo más patente. Desapareció el principio de autoridad y los pretendientes al candidato se promocionaban continuamente en medio de la mayor anarquía de las orgías políticas musulmanas. Al parecer Hisäm, homosexual, falto de voluntad y energía, se convirtió en juguete de todos. Apareció y desapareció de la escena política. La fecha de su muerte es insegura, y años más tarde los reyes de la taifa de Sevilla intentaron hacer creer que un esterero de Calatrava era el califa de Hisän II. Los últimos califas de Córdoba unas veces fueron omeyas y otras beréberes. Éstos últimos habían arrasado el palacio de Madinat al-Zahrä ` cuando reinaba Hisän II. El último de los califas cordobesíes fue Hisän III al-Mu`tadd ( 1029 – 31 ).
En el ejército cordobesí se distinguían los soldados de oficio y los mercenarios, además de los voluntarios. Los soldados de oficio fueron en los primeros tiempos los sirios que se habían establecido en Hispania, y a partir del siglo X, todos los musulmanes en edad militar y libres de condición. Los mercenarios reclutados entre los cristianos del N. de Francia y, posteriormente, entre los beréberes. La marina comenzó a organizarse en el s. IX, después del desembarco de los normandos en Sevilla y Cádiz. La flota omeya tenía en el s. X ; 200 barcos de guerra, que vigilaban las costas y los puertos de Almería, Algeciras, Sevilla, Denia y Tortosa. Aunque más impetuosos que bélicos para la guerra, y más condicionado para el comercio.
A pesar de las campañas emprendidas por emires y califas contra los reinos cristianos de Europa, hubo largos períodos de paz ( algunas veces casi de treinta o cuarenta años ), y siempre existieron relaciones diplomáticas y económicas entre ellos.
En realidad los avances adjudicados a los árabes no eran tales. Como prueba de ello, y a pesar de los intentos inexistentes perdurables y auténticos de protección de gentes judías y cristianas en suelo musulmán, existía una escuela, ya asentado el califato de Córdoba en el siglo X, de traductores en que intervenía el mismísimo obispo de Granada, Recemundo, y se traducían las obras San Isidoro, Orosio y otros autores latinos, pero no eran éstos referentes incrustados en el Cisma la auténtica religión cristiana, eran bizantinos. Los tales documentos al igual que hicieron los griegos en épocas anteriores, datan del 961, como el Calendario de Córdoba que está redactado en árabe y latín.

Bibliografía

Dozy, R. : Historia de los musulmanes de España, – Madrid, – 1930.

Levi-Provençal, E. : España Musulmana, en Historia de España, ed. R. Menéndez Pidal, volúmenes IV-V, – Madrid, – 1950-57.

Terés, E. : Literatura arabigoespañola, apéndice a la Islamología de F. M. Pareja, – Madrid, – 1952-54, 979-989.

Torres Balbás, I. : Arte hispano-musulmán, en Historia de España, ed. R. Menéndez Pidal, vol. V., – Madrid, – 1957, 333-788.

-La Religión de Paz y la defensa astur-

Guerras continuas interárabes desde la entrada en La Batalla del Guadalete.
El califato omeya de Damasco, en su agonía, no podía ocuparse de los asuntos de España, de hecho independiente y entregada a la lucha de las facciones Sumayl, inteligente y tenaz, fue agrupando en su torno elementos de diversas tribus que le permitieron situar en el gobierno de España a un noble árabe, hechura suya, cuyo nombre era Yusuf al-Fihri ( 747 ).
Juntamente con las continuas guerras civiles moras, asoló a España un hambre de cinco años. Millares de beréberes retornaron al África, dejando abandonada una gran porción de la península ibérica.
Desconectada España del Oriente, atomizada por interminables querellas de raza, desiertas las comarcas centrales a causa de la guerra y del hambre, la situación ofrecía maravillosas perspectivas al pequeño y heroico grupo visigodo de Asturias.
Pelayo había hecho bastante con mantener la independencia de su exiguo principado de Cangas de Onís. Su yerno Alfonso I se encontró en condiciones muchos más favorables y supo aprovecharlas. Gracias a su política, el reino de Asturias ( Galicia, Asturias, Cantabria y Las Vascongadas ) estuvo preparado para resistir las circunstancias adversas que trajo consigo el renacimiento del poder musulmán al establecerse en España un emirato independiente. Los beréberes africanos establecidos en el sur de Galicia, rebeldes contra Córdoba, se desplazaron hacia el Sur y fueron deshechos por los sirios de Balch.
Alfonso pudo ocupar tranquilamente todo el noroeste de la península, antiguo dominio de celtas y de suevos, esta vez repoblados por asturianos, cántabros y vascones así como galos del norte de la Galicia.
El gran acierto del rey de Asturias fue precisamente en no caer en ésta tentación de reconquistar las plazas del S. de Hispania, sino que tomó la decisión heroica de arrasar las tierras temporalmente reconquistadas

( Eremavit campos quo dicunt gothicus ),

llevándose hacia el Norte su población. He ahí, uno de los motivos por los cuales, los reyes no tenían preocupaciones de lealtad con sus súbditos en su reino, ya que éstos veían en sus monarcas cristianos no sólo vengadores y protectores, sino además como un agraviado más. Además, supuso éstas acciones bélicas, que la lealtad de sus ejércitos rindiesen su fidelidad contra insurgencias rivales cristianas.
De ésta manera antes del 740 engrandeció sus dominios cristianos asturianos pequeños desde Asturias, Galicia, el norte de León, Álava , las montañas de Cantabria en ambas vertientes, y creó un desierto extensísimo, una ¨ zona de nadie ¨ entre su reino y el emirato musulmán. Este desierto fue la mejor defensa cuando el poderío del Estado cordobés, vigorizado por los Omeyas, fue otra vez formidable. La misión de los sucesores de Alfonso fue el ir haciendo definitiva la ocupación, preparada por su glorioso antecesor, de las comarcas comprendidas entre las montañas del Norte y el curso del Duero.
El primer medio siglo de dominación musulmana en España había cambiado totalmente el aspecto político, etnológico y cultural de la península y, diversificándola del resto de los países europeos occidentales, había venido a darle su acento definitivo.
Los musulmanes vencedores y dominadores en sus tierras conquistadas e invadidas, fueron durante todo el siglo VIII una breve minoría en relación con el conjunto y, dentro de ella, los árabes puros eran la fracción más exigua ; pero esta breve minoría vino a dar carácter al conjunto, por ser la depositaria más pura de la tradición islámica, en relación directa con las oligarquías dominantes en el Oriente y por el prestigio de una cultura exótica heredera de las viejísimas culturas orientales.
El hambre, las guerras civiles interárabes en la península y el norte de África y la presión indiscutible y natural de los godos del Norte les hicieron abandonar el ángulo noroeste de la península, pero permanecieron en las serranías del centro y del Sur, de hecho independientes de los gobernadores de Córdoba y fraccionados en tribus autóctonas y frecuentemente enemigas entre sí.
Quedaba, en proporción numérica infinitamente más elevada, la raza de los vencidos, de la cual aún no se habían bien fundido los elementos hispánicos con los romanos y con los germánicos. En muchos, su formación católica era reciente y débil y se acogieron sin dificultad a la religión musulmana, que llevaba consigo un nuevo concepto de la vida, para acogerse a las enormes ventajas fiscales y políticas que el Islam ofrecía a los conversos. Ellos fueron realmente la base principal de la población musulmana en Hispania. Unos conservaron el recuerdo de sus alcurnias hispánicas ; otros se buscaron una genealogía que enraizase en las tribus árabes, pero unos y otros matizaron el Islam español con acentos peculiares.
Se sabe hoy, de forma más exponencial, que otro de los supuestos logros de un aparente sistema de explotación del suelo efectuada por los musulmanes, no era tal. Veamos cuál fue el tipo de explotación a que se sometieron las tierras en poder de los musulmanes :
¨ Los musulmanes introdujeron en la España conquistada el sistema de ¨ aparcería ¨, que ellos mismos habían heredado de los bizantinos ( … ) ¨

J. VICENS VIVES, Historia económica de España, VALDEAVELLANO.
Y, ¿ cuál era el sistema tan propicio en que se fundamentaban los invasores musulmanes en Hispania para que gentes asimiladas no pagasen impuestos de igual forma a otras ?
¨ Desde el primer momento de la invasión, los musulmanes siguieron como línea de conducta, en lo referente a la propiedad de las tierras y de las casas, la..

ATENCIÓN…

…confiscación de todas las pertenecientes al Estado visigodo, a la IGLESIA, y, a los particulares muertos en combate o que huían ante el avance musulmán. De este inmenso botín dedujeron 1/5 parte, que constituyó el patrimonio del Estado y fue denominado ¨ jums ¨. Trabajaban estas tierras campesinos indígenas, que tributaban 1/3 de la renta al Estado. El resto, o sea las 4/5 partes de las tierras y las casas requisadas, se repartió entre los conquistadores, recibiendo la porción preferente…los árabes de raza ¨
( J. GARCÍA TOLSÁ, Visigodos y musulmanes, en Historia de España y América, dirigida por J. VICENS VIVES ).

Este primer reparto se realizó en la época de Muza ; veamos lo que VALDEAVELLANO dice al respecto :
¨ El reparto no se llevó a realizarlo en todos los territorios, y algunos autores árabes dicen que Muza no pudo terminar de realizarlo y otros afirman que las tierras conquistadas por la fuerza de las armas no se repartieron, sino de los guerreros se las apropiaron a capricho y, por lo menos, todo parece indicar que los árabes se atribuyeron la mejor parte, en perjuicio de los beréberes ¨

( Historia de España, I ).

Más tarde apareció un nuevo tipo de concesión de tierras, ¨ que llamaron ¨ : ¨ iqta ¨ y que, al hacerse con la finalidad de dar medios de vida a los guerreros, como sucedió… con las hechas por al-Samh a sus soldados, fueron muy semejantes a la concesión que entre los cristianos se llamó ¨ beneficium ¨ y que había de ser una de las instituciones que dieron al feudo ¨.

( Ibíd ).

* Y, parecería que ésto, verdaderamente, es esclarecedor, para un posible y supuesto contencioso administrativo ( expropiación ) en tiempos modernos para asuntos de reliquias e inmuebles que antes fueron cristianos, luego musulmanes y, a su vez, reconquistados para cederlos históricamente a la IGLESIA CRISTIANA. Muy importante recordarlo, y que de forma probatoria es documentado científicamente, parece ser. O incluso pedir daños y perjuicios ( Asoc. del Islam en España ) a los que heredarían construcciones y heredades varias sin permiso de sus naturales dueños para modificarlos sin el consentimiento necesario. Estas ideas no son nada descabelladas pues si España se rige por la sucesión visigoda de Asturias es hasta comprensible como arma histórica el ocultar éstos derechos históricos en un gesto de buena fe para no elevar aún más la derrota de los indefendibles argumentos políticos interesados de forma aperturista o multicultural contemporáneos.

Bibliografía

Hitti, F. K. : Historia de los árabes, – Madrid – 1950.

Lewis, B. : Los árabes en la historia, – Madrid – 1956.

Symposium : sobre cultura asturiana de la alta edad media, – Oviedo, – 1964.

Lévi-Provençal, E. : Historia de la España musulmana, en Historia de España dirigida por R. Menéndez Pidal, vols. IV y V, – Madrid, – 1950 / 1957.

Estudios : sobre la monarquia asturiana, – Oviedo, – 1949.

Cagigas, I. de las : Los mozárabes, tomo I ,- Madrid, – 1947.

Ghirelli, A. : Pueblos árabes y pueblos arabizados, – Madrid, – 1957, – 2 vol ( s ).

Floriano, A. C. : Restauración del culto cristiano de Asturias en la iniciación de la Reconquista, – Oviedo, – 1949.

Dozy, R. P. : Historia de los musulmanes de España, – Barcelona, – 1954, 2 vol ( s ).

( … )

Entre otros más autores de investigación de la Historia.

-El nacimiento de CASTILLA, en el REINO DE ASTURIAS-

( EL EMIRATO HISPANO Y LOS PRIMEROS NÚCLEOS CRISTIANOS )

Después de las campañas de Alfonso I, que llegan al Duero, todo parecía anunciar una ¨ gran Reconquista ¨ que se anticipase en cinco siglos a Jaime I y a San Fernando. Inesperadamente, como tantas veces había de suceder en la Historia de España, que no es sino la lucha del principio de la dispersión con el de la unidad, se resumen aquellas fuerzas diversas y antagónicas ( moros y godos ) en un Estado poderoso que llega a mantener las apetencias imperiales, que son el más poderoso factor de permanencia de los sitemas políticos. Aquel Estado no dura mucho tiempo, pero si lo bastante para prestigiar y unificar lo musulmán en España y crear una unidad espiritual ( de forma simbólica más que material ) que había de hacer imposible por espacio de varios siglos el retorno de la Cristiandad — de forma completa — en todo el territorio hispánico de la Cristiandad.
Estos grandes sucesos en Hispania tienen su origen mediato en las querellas teológicas del Oriente. Los califas omeyas, aristócratas sirios que nunca habían sido creyentes muy fervorosos, transformaron

¡¡¡ el Islam !!!,

que era un movimiento exclusivamente religioso o, más aún, misional, en una monarquía de tipo oriental como la Persa de los sasánidas. Los príncipes omeyas, orgullosos y sensuales, llegaron a despertar odios violentísimos entre las sectas más exaltadas, que deseaban devolver al Islam su primitiva pureza religiosa. Como tantas veces antes y después, se esperaba un profeta que diese unidad a estos factores congregados solamente por el odio. ( Véase la secta del Islam con su libro Al-Corán ).
Este enviado de Dios se encarnó en Abu-l-Abbás Abdala, biznieto de un primo hermano del Profeta y del mártir Alí, que fue proclamado califa en la mezquita mayor de Cufa el 28 de noviembre de 749 Abul-l-Abbás,

¨ el sanguinario ¨ ,

encontró la ocasión de saciar una sed de venganza acumulada durante muchos años y varias generaciones. Aun antes de la caida definitiva del último califa omeya, Marwan II, procedió al exterminio implacable de todos los que llevaban su sangre, sin perdonar ni siquiera a los…

¡¡¡¡¡ niños !!!!!,

y

acudiendo a todo género de traiciones ( y crímenes ) para conseguir que no quedase vivo ni un solo príncipe de la raza maldita.

De este exterminio concienzudo e implacable se salvó, por una serie de maravillosas aventuras, un príncipe de veinte años. Abd al-Rahman, hijo de Muawiya y nieto del califa Hixem. Después de una peregrinación llena de riesgos que duró varios años, Abd al-Rahman vino a parar al norte de África, a la tribu de Nefza, a la cual pertenecía su madre. Le acompañaba su cliente Badr, uno de estos leales servidores de las grandes dinastías orientales que juegan en su historia un principal papel. Entre tanto en España, de hecho independiente de Oriente desde la caída de los Omeya, gobernaba Yusuf al-Fihri, que, celoso del poder, se había desembarazado de su inteligente auxiliar Sumayl confiriéndole el gobierno de Zaragoza. Un hambre terrible asolaba la península ( sobre todo en la zona centro y sur de Hispania ) y una gran parte de los beréberes regresaron al África. Tornaba a encenderse la eterna lucha entre los cairíes y kelbíes y la aristocracia cairí, que hasta entonces había apoyado al gobierno de Yusuf, con la inconstancia propia de los árabes de raza, comenzaba a cansarse de la permanencia de la situación política. Los Kelbíes declararon intolerable la prolongación del predominio de los cairíes y una vasta conspiración de los descontentos puso en armas un ejército que sitió a Sumayl en Zaragoza. La situación del jefe árabe se hizo muy difícil, pero las tribus dispersas por toda España musulmana, dándose cuenta de que la conservación del poder en manos de los suyos era para ellos cuestión de vida o muerte, reclutaron refuerzos que enviaron al gobernador de Zaragoza.
( … )
Mientras los rebeldes hispanos-godos bajo dominio musulmán que habían permanecido en las tierras conquistadas se volvían incómodos, los vascones continuaban atacacando en campañas temporales la zona de Zaragoza y plazas limítrofes.
Entre todas éstas guerras continuaban las guerras interárabes que pronosticaban su debilamiento casi hasta la estenuación, Abd al-Rahman inició el sistema que había de asegurar por espacio de siglos el dominio de su dinastía. Reclutó mercenarios beréberes y procedentes de Europa del Este, a los que llamaban eslavos. Estos extranjeros, expatriados en un medio extraño y a veces hostil, eran incondicionalmente de su señor, que se mostraba con ellos muy generosos y de quien en absoluto dependían. Los árabes que habían traido a España los odios y las divisiones del Oriente, fueron poco a poco quedando relegados a una vida fácil de propietarios rurales.
El largo reinado de Abd al-Rahman fue una lucha continuada contra los rebeldes locales o contra los enemigos exteriores : los abasidas de Siria, los cristianos de España y hasta el poderoso emperador de francos y germanos.
No hubo acaso en el largo reinado del primer monarca de la Hispania musulmana un solo día libre de la preocupación de conjuras y rebeldías.
La capital de Toledo que había permanecido independiente, antigua capital visigoda, siempre propicia a la rebeldía, es sojuzgada en 764 ; los yemeníes, que tanta parte habían tenido en la exaltación del príncipe omeya, descontentos de no gobernarle a su antojo y de no encontrarle propicio a sus venganzas de raza, se mantienen en constante situación de rebeldía.
La dureza de la represión de cada uno de estos alzamientos musulmanes obligaba a los jefes yemeníes a perserverar en el espíritu de venganza, propio de la organización de clan, y apenas sometidos no pensaban sino en sublevarse de nuevo. Aún más peligrosa, porque puso enfrente del emir, no tribus atomizadas, sino una fuerza compacta y fanática, fue la de los berberiscos. Atraídos en grandes masas a Hispania musulmana desde el tiempo de la invasión, más temibles por su austera sobriedad y por el fervor de su fe que los indolentes y refinados árabes, los beréberes procedentes de las tribus del norte de África fueron el gran apoyo, pero también el gran peligro de la monarquía omeya de Hispania musulmana.
Un maestro de escuela llamado Shagya, oriundo del distrito de Santaver ( Uclés ), de la tribu de Miknasa, fanatizó a la población beréber de la península, penetrada siempre de esperanzas mesiánicas, haciéndose pasar por un imán descendiente del profeta. Su bandera, que ofrecía redimir a los africanos del yugo opresor de los árabes, duró mucho tiempo por el sistema de guerrillas, al cual son tan propicios el suelo y el alma de Hispania. Abd al-Rahman tuvo que emplear todo su poder y todos sus grandes recursos personales en esta guerra, que terminó, como la de Viriato, por el asesinato de Shagya por sus partidarios ( hacia 776 ). Aun sus mismos familiares y clientes, colmados por el emir de beneficios y regalos, no se sustrajeron al morbo de rebeldía que está en la entraña de su raza que conserva siempre el espíritu anárquico de los tiempos en que sus antepasados vivían la vida libre del desierto. Varios de los próximos parientes del príncipe pagaron con la vida sus conatos de traición y aun Badr, el organizador del éxito, tuvo sus veleidades de rebeldía, ya que quería usurpar el poder al príncipe. En 763, el jefe árabe Al- ´Ala ´ ben Mugit desembarcó en el sur de Portugal con dinero e instrucciones del califa Abu Cha´far al- Mansur. La presencia del negro estandarte de los abasíes fue una maravillosa ocasión para agrupar a todos los descontentos e insumisos, especialmente a los kelbiés, tantas veces vencidos. Gran general, el emir al frente de sus tropas más leales causó al emisario de Oriente y a sus partidarios una tremenda derrota y aun el Omeya, con un gesto muy propio de su raza, encontró medios para hacer llegar al califa de Oriente las…

¡¡¡¡ cabezas !!!!

del jefe árabe y de sus secuaces envueltas en la bandera negra, juntamente con el fracasado nombramiento de gobernador de Hispania musulmana a favor de Al-´Ala ´. En el otoño de 777 desembarcó en la costa de Levante Abd al-Rahman ben Habib al-Siqlavi, con el encargo del califa Al-Mansur de devolver a España musulmana a la obediencia del Oriente. Acometido por el gobernador de Zaragoza, el emisario fue derrotado y muerto.
Esta continua atención a la consolidación de su precaria monarquía hizo que Abd al-Rahman no pudiese tomar con empeño la Guerra Santa contra los cristianos del Norte. Por su parte, la reciente monarquía asturiana, a la muerte de Alfonso I, su gran caudillo, pasa también por una época de conflictos interiores motivados por la lucha entre la tendencia hereditaria en lucha con la tradición electiva de la monarquía visigoda y en la cual hubo quizá reminiscencias de la vieja cuestión witizana, tan mal conocida y cuyo conocimiento nos sería tan neceario para explicarnos el derrumbamiento de la monarquía de Rodrigo. La muerte de Alfonso coincide con la instauración en Córdoba de la dinastía de los Omeyas. Le sucede su hijo Fruela o Froila ( 757 – 768 ), príncipe guerrero y enérgico, acaso en demasía. No le faltaron, sin embargo, dotes de organizador. Probablemente fue él quien, al trasladar la capital de Cangas a Oviedo y al llevar a ella el obispado de Lugo, dio al nuevo reino la base necesaria de una ciudad importante.
El ¨ Cronicón silense ¨ le alaba por haber restablecido severamente la disciplina eclesiástica. Hubo de someter sublevaciones de vascos y gallegos y la de su propio hermano Vimarano, al cual dio muerte. Como consecuencia quizá de estas alteraciones, reprimidas duramente, el caudillo de Asturias fue asesinado en Cangas. Según la crónica de Sebastián de Salamanca, yace en Oviedo con su esposa, la vasca Munia. No le impidieron estas dificultades internas reaccionar violentamente contra la amenaza musulmana. Parece que garantizó, con una serie de victorias, la libertad de todo el Norte Cristiano y de ellas la más famosa fue la de Pontumio o Puentedeume, en la cual venció e hizo prisionero al propio príncipe Omar, hijo o sobrino de Abd al-Rahman, y liberó Galicia totalmente de musulmanes.

-El investigador desmonta la teorías de Castilla-

¿ Cuándo nace Castilla ?

En casi todas las enciclopedias, libros de texto, y manuales de Historia, aparecen la palabra Castilla adosada a un condado que toma su nombre de forma independiente, allá a fines del año 800 nace y es independiente en el siglo X, de forma documentada.
[ Veamos qué nos dicen otros insignes investigadores no institucionalizados en el mundo de La Masonería Internacional ].
Las fuentes musulmanas hablan de una expedición victoriosa dirigida por Badr en 766 o 767 contra la tierra de Álava. Lévy-Pronvençal relaciona esta razzia afortunada ( mediante ciertas salvedades cronológicas ) con un curioso documento citado en fuentes árabes tardías, pero que procede de la vieja crónica de Al-Razi.
Es un Tratado de armisticio por un período de cinco años, a partir de junio de 759, entre ¨ el noble emir y respetable rey ¨ Abd al-Rahman y los patricios, monjes y pobladores de…

¡¡¡¡¡ Qastalla !!!!!
( Castilla ).

759.

De ser auténtico este documento, sería la primera vez que nombre tan ilustre suena en la Historia. Se trataría probablemente de una región poco a poco en las estribaciones de la cordillera cantábrica, en los llanos de Amaya.

Algunos historiadores no han dado importancia a la diferencia de lo que decían los moros con respecto a las fortificaciones castellanas de –QASTILIYA– donde confundieron a QASTALLA ( CASTILLA ), como condado independiente y vasallo cristiano del REINO DE ASTURIAS.

En adelante, ni el emir pudo ocuparse mucho de los asuntos de los cristianos ni las cosas en el reino de Asturias iban de manera que permitiesen a sus príncipes ensanchar sus límites a costa de los musulmanes. Aun cuando Fruela dejaba un hijo de corta edad, el futuro Alfonso II, prevalece el principio visigodo de elección limitada dentro de la misma familia. Suceden de 768 a 789 los oscuros reinados de Aurelio, Silo y Mauregato, a los cuales, con un anacrónico criterio legitimista, tiene por usurpadores la historiogragía del Renacimiento. Es posible que las relaciones con la corte de Córdoba fuesen pacíficas en este tiempo. La tradición habla de un vergonzoso tributo concertado con los musulmanes. Pudo ser algo parecido al pacto celebrado entre el emir y los patricios, monjes y pueblo de Castilla a que hemos referencia ( ya que éstas concesiones serían una humillación y caería por sí solo el reino con las revueltas producidas en el Norte de Hispania ). Fue más poeta que cierto los anhelos de los musulmanes sabedores de la belleza de la mujer visigoda en Hispania. A la muerte de Mauregato ( 789 ), la reina Adosinda, viuda de Silo e hija de Alfonso I, proclama a su sobrino Alfonso II, pero una vez más prevalece el principio electivo y es consagrado Bermudo ( Veremundus ), emparentado también con la dinastía de PELAYO.
Durante el reinado de Abd al-Rahman tuvo lugar en España, si bien un poco al margen de la corte de Córdoba, uno de los sucesos de mayor repercusión universal de la Historia de España : la intervención desventurada de CARLOMAGNO.
En la amplia visión del fundador del Sacro Romano Imperio no entraba la anexión de España y su política se dirigía mejor hacia la Europa central. De un párrafo de Al- Maqqari que recoge Lévy-Provençal se deduce la existencia de relaciones cordiales en algún tiempo entre las cortes de Córdoba y de..

¡¡¡¡¡ Aquisgrán !!!!!,

y,

aun un proyecto indeterminado de alianza..

¡¡¡¡ matrimonial !!!!.

( Es preciso recordar la tradición romancesca de las bodas de la princesa árabe Galiana con el emperador CARLOMAGNO ).
Fue acaso el error — tan repetido en la Historia de España — de que los partidos, cegados por el odio, llamasen al extranjero a mediar en sus asuntos lo que motivó que el césar fijase su atención en la península.

-Asturias se llena de vascones-

Como fruto de la guerra contra el infiel ocurrió un hecho singular, la necesidad de fortificar determinadas regiones fronterizas en Asturias. Sánchez Albornoz ha probado de manera satisfactoria que Alfonso I ( m. 757 ) y Fruela I ( m. 768 ) fortificaron una región que era decisiva para la defensa de sus tierras, región en que se cruzaban dos viejas vías romanas : una que iba a Cantabria por el puerto del Escudo y otra que se dirigía a la costa de Autrigonia, por el valle de Mena. Esta región se llamó Castella, ¨ los castillos ¨, y debió de fortificarse a mediados del s. VIII.
Indudablemente, el topónimo tiene carácter de reconquista. Antes de la invasión árabe, había Catella en varios sitios de Hispania ; estas Castella eran citadas por los musulmanes como

— gastiliya —,

mientras que la marca fronteriza traducía fielmente el genérico — Castella —, todavía sin concretar como nombre propio : al-Quila, esto es, ¨ los castillos ¨ ( así en los años cercanos al 800 ). El mismo Sánchez Albornoz ha dado los límites de lo que se llamó Castilla en la primera mitad del s. IX : era una región situada al S. de la Cordillera Cantábrica, cerrada al O. por los valles de Mena, al E. por el río Ebro. Convertido el apelativo ( castella ) en toponónimo ( Castella ), el nombre propio se fue extendiéndose a medida que se extendían el condado castellano, primero, y el reino después, y que desde sus inicios estaban pobladas de gentes vascas ( Báscones ), que eran los que la custodiaban y habitaban.

[ Estos, y, otros errores más, lógicos, basados en un apreciación rápida y poco profunda, ha hecho que se malinterpreten los datos y coordenadas para el origen de Castilla, más por por aquellos influidos en la política en los s. XIX, y XX, influenciados por la pluma extranjera o románticos de políticas recientes. ]

Bibliografía

Abadal, R. d´: Catalunya carolingia, vols. II y III, – Barcelona, – 1926 – 1955.

Cabal, C. : Alfonso II el Casto, – Oviedo, – 1943.

La Reconquista : española y la replobación del país, – Zaragoza, – 1951.

Symposium : sobre la cultura asturiana de la alta edad media, – Oviedo, – 1964.

Campo, I., del : Investigaciones histórico-críticas acerca de la dinastía pirenaica, – Pamplona, – 1958.

Estudios : sobre la monarquía asturiana, – Oviedo, – 1945.

Lévi-Pronvençal, E. : Historia de la España musulmana, en Historia de España dirigida por Menéndez Pidal, vols. IV y V, Madrid, – 1950 – 1957.

Pérez de Urbel, J., y Arco y Garay, R. del : España cristiana ( 711 – 1038 ), en Historia de España dirigida por Menéndez Pidal, vol. VI, – Madrid, 1956.

-Otros apuntes y análisis de la temática-

Más datos descubiertos e investigados por historiadores sobre la invasión musulmana, como recoge en su libro Historia de Sevilla, de Jose María de Mena, hace ver que no hubo traición por parte de un personaje también importante y crucial para la entrada del musulmán en Hispania, siendo Don Julián, que era un gobernador o < comes > griego, destinado por el emperador de Bizancio para mandar la colonia llamada Tingis ( o provincia de Tánger ) y que denomibaba el norte de África. Los contactos del conde Don Julián venían de un acuerdo de promesa mutua de protección con el cual el toledano protegería al bizantino y viceversa.

Don Rodrigo, godo que intentaba continuar su reinado visigodo en Hispania, con un ejército de 100.000 hombres divididos en tres alas, la de la izquierda mandada por Teodomiro, la del centro por el rey y a la derecha por el general Sisberto a quien acompañaba el obispo don Oppas y los hijos de Witizia cuyo secreto viaje a Oriente desconocía por completo el monarca. De ahí la traición para destronar a Rodrigo. Tras la derrota, 28 de abril del 711, muchos soldados godos e hispano-romanos se dispersaron por toda Hispania y la cabeza de Rodrigo fue enviada al califa de Damasco en la versión musulmana, y donde dicha batalla se libró en el lecho seco del río Barbate. Los musulmanes entraron de forma continuada durante varios dias en Algeciras ( Al – ya – cirat o isla verde ) con 12.000 jinetes árabes y unos 60.000 hombres de a pie entre ellos varios miles de judíos expulsados de España varios años atrás, ansiosos de venganza, que creyeron sentirse victoriosos.

En el momento de terminar la batalla se plantea una cuestión política transcendental. Los hijos del godo Witiza quieren pagar a los árabes el precio de su ayuda y despedirles, puesto que ya han terminado su misión. Don Julián se dispone a volver a su pequeño estado bizantino. El obispo visigodo Don Oppas quiere coronar rey de España a su sobrino mayor Achila.

Pero entonces Tarik, que puso nombre a Gibraltar como —- Gibbr-al Tarik —- como buen musulmán, se niega a retirar sus hombres del campo de batalla; crudamente plantea la cuestión de que él no ha venido a sustituir un rey godo por otro godo, sino a incorporar la península Ibérica a los territorios del califa oriental. Obrando ya en su papel de emir, divide el ejército árabe en tres columnas mandadas la una por Mughit, que dirige a conquistar e invadir Córdoba; otra mandada por Zaide, que envía a conquistar Málaga, y la tercera bajo su mando personal que se pone en marcha hacia Toledo. Musa se había quedado en Marruecos; al recibir noticias de la decisión de Tarik, recelando que éste obre por sí solo para acaparar toda la gloria de la conquista, se presenta en España, organiza otra columna de berberiscos y judíos y se dirige hacia Mérida y Lusitania. Sevilla, que había quedado al margen de la ruta de los tres primeros ejércitos, se convirtió durante algún tiempo en refugio, a donde acudieron a encerrarse los restos del ejército de Rodrigo y gran número de godos de Andalucía, QUE SE DISPERSARON REPLEGANDOSE A REFUGIARSE POR TODO EL NORTE PENINSULAR y algunos a FRANCIA posteriormente.

El hijo de MUSA, siendo Abdelaziz, de 27 años y lugarteniente de éste, se casó con toda solemnidad don doña Egilona, viuda de Rodrigo, viniendose a aposentarse en Sevilla.

Pero no era la primera defensa de Hispania, pues como nos hacen ver otros historiadores, atacando Cádiz por tierra y previamente pequeñas embarcaciones africanas para apresar a algunos godos hispanos y posteriormente ser informadores de la situación en Hispania goda trás ser torturados, previa invasión musulmana.

La teoría que nosotros aseveramos de La Batalla de Covadonga se reafirma aún más por otros relatos que están interelacionados con personajes claves de referencia. En el año 715 y cuando aún no había llegado a España noticia de que Muza estaba destituido, vinieron a Sevilla dos primos de Abdelaziz llamados Habib- Ben- Obeida Fehri y Zayaz- Ben- Nabaa. El gobernador sevillano recibió a sus parientes con gran alegría, sin imaginarse la horrible traición que preparaban. Éstos venían enviados por el califa con orden de deshacerse del hijo de Muza.

Por aquel entonces, había llegado a Sevilla procedente de Cantabria un antiguo < spatario > del rey visigodo don Rodrigo, que se llamaba Pelayo. Venía para gestionar con Abdelaziz un tratado de paz prometiéndole que en las montañas del norte terminarían los incidentes y ataques contra los árabes a cambio de que se reconociera la existencia de un pequeño estado < quasi soberano > semejante al que el duque de Teodomiro gobernaba en Levante.

Los primos de Abdelaziz utilizaron las entrevistas de Pelayo con el príncipe gobernador de Sevilla para fomentar entre los capitanes árabes el recelo de Abdelaziz intentaba reponer a los godos en el trono de Toledo. Por otra parte, los dos primos reunieron secretamente una asamblea de príncipes y santones árabes donde acusaron a Abdelaziz de haber apostado la religión musulmana. Por último divulgaron entre la gente baja de Egilona, cuando estaba a solas con su marido, le ceñía en la frente la diadema real del rey don Rodrigo, incitándole a erigirse rey de los godos y recobrar para la corona aquellos bienes públicos que ahora estaban repartidos en parcelas entre los pequeños propietarios. Creado ya el clima contra Abdelaziz, los dos primos dieron a conocer a los más altos jefes militares de Sevilla una orden escrita que les había entregado el califa de Damasco para dar muerte a Abdelaziz. Una madrugada del año 716, cuando Abdelaziz rezaba las oraciones del alba en la mezquita, penetraron sus dos primos y tres caudillos sevillanos hiriendo al príncipe con sus lanzas. Varios guardias y amigos de Abdelaziz intentaron defenderle entablándose una feroz pelea en la que internvinieron las tropas que los atacantes habían dejado apostadas a la puerta de la mezquita. El Fehri remató a Abdelaziz y le cortó la cabeza que embalsamada con alcanfor fue llevada por el propio Habib a Damasco, donde el califa Suleimán tuvo la crueldad de enseñársela al infeliz MUZA que murió de dolor al ver extinguida su familia.

Unas crónicas musulmanas decían hacer ver que los cristianos del Norte de Hispania eran.. : ¨ unos 300 muertos de hambre que se alimentan de miel.. ¨ .

Es por ello, la manifiesta intención de ocultar los sucesos que harían la justificación de la derrota aún más por seguir los consejos de la facción visigoda traidora ( con Oppas al frente auxiliarmente ) unida a los musulmanes invasores al llegar noticias a Damasco.

El cortar una cabeza al hijo de Muza, propiciador de la invasión de Hispania, general valiente de hechos heróicos indudables, y luego gobernador temporal de Hispania ; era ante todo hacer valer la importancia no sólo en hechos sino además dar credibilidad a la soldada destruida en las Crónicas cristianas :

¡¡¡¡¡ 180.000 !!!!!

musulmanes

y

godos traidores

[ Las cifras referidas no han sido tomadas por muchos historiadores como algo certero, pero nosotros creemos que son verdaderas, de ahí que no quedase ejército bien preparado contra Asturias durantes varias décadas o más de medio siglo después. Muy importante, recordar que sí hay cifras documentadas en la Historia ].

Donde perecieron entre otros un general musulmán, de prestigio, victorioso en campañas en Ifranga ( Francia ) como era el musulmán ´Alquama, y también preso el obispo visigodo Oppas, era además, algo divinal, que no podía dejar de plasmarse en las crónicas cristianas de esas épocas. Tuvo que ser una labor auxiliar la de retirar los escasos cuerpos que no fueron arrastrados por la Naturaleza aliada del caudillo en su tierra natal, tal vez como presas, tal vez como trampas, el resultado fue un desbordamiento desorbitadamente terrorífico, y, que hizo, paralizar la continuidad de la planificación invasora musulmana, y posiblemente el que diera pié a luchas internas y rencillas locales entre los invasores por alcanzar el mando de sus empresas invasoras. Tuvieron que pasar, al menos, décadas para recomponer hipotéticamente las fuerzas militares de los musulmanes en Hispania, pues con éstos factores nada nos hace pensar lo contrario de forma lógica y documentada, apesar de la inevitable aparición del encubrimiento de sus interesados en esas épocas y en las nuestras, hoy. El motivo llevó a éste silencio provocado por los cristianos, quizás para aumentar el misterio y las rencillas internas por tal desconcierto. No hubo en éstas fechas una derrota tan aplastante contra el Islam, hubo ataques navales contra los bizantinos ( Grecia ) en el mismo año 717 por los musulmanes pero no un número similar : no llegaban a congregarse apenas 10.000 soldada participante en la contienda naval griega*.

Es por ello, ciertamente, que fue un escarmiento total, una revancha ó venganza además una humillación de por vida en la Historia, que no puede superar la fórmula griega* por mar en el 717, ni Poitiers, ni ninguna cruzada posterior, ni siquiera La Batalla de Las Navas de Tolosa ( ó La Gran Batalla ), tampoco Lepanto pues la ira del califa queda patente con el escarmiento provocado al máximo responsable musulmán de su yihad desafortunada por La Providencia.

La muerte de Abdelaziz cambió por completo el curso de los acontecimientos, pues Sevilla dejó de ser la capital árabe de España, trasladándose a Córdoba donde asentó su sede el emir Ayub- Ben- Abib- El Gami. Se ignora la suerte de Egilona aunque se cree que huyó con el séquito militar de Pelayo a Cantabria, el caudillo cristiano rebelde..

..Pelayo al año siguiente el antiguo < spatario o espartario > de Rodrigo y como visigodo se alzó en armas en

COVADONGA

PARA

HACERSE

REY

DE

ASTURIAS.

( 717 ).

[ No se puede poner más grande la litografía histórica ].

Bibbliografía

Fuentes de ref. científicas de Hist. D. A. Jose María de Mena, entre otras autoridades.

-PELAYO-

( El godo ( y celta ) rebelde )

Pero, ¿ quién era ese Pelayo ?

Pelayo, nombre romanizado — latinizado — de Delay, y que con los musulmanes adoptaron como Belay.
Don Pelayo ( m. 737 ).
Caudillo de los astures ( gallegos, astures, cántabros y vascos ) [ según las crónicas musulmanas al designar a Asturias en aquella época ], considerado el primer monarca del reino de Asturias. Se le supone hijo de Favila, duque de Cantabria y descendiente de…
¡ Recaredo !,
Con Pelayo nace una nueva dinastía, resultado de las resistencia frente a los musulmanes y de la unión de los astures y cántabros ( incluidos los vascos ), con el fin de recuperar los territorios perdidos por los visigodos.
Estuvo al servicio de Don Rodrigo ( Roderic, latinizado como Roderico, de ahí, Rodrigo, último rey visigodo anterior de Hispania visigoda antes de la invasión musulmana. Después de la Batalla del Guadalete ( ó de la Janda ), se refugia en las montañas de Asturias, a las que conocía perfectamente. En el 717 se enfrenta a Munuza, musulmán al que la facción contraria visigoda habían inscrito con título de ¨ Señor ¨ de Gijón, como gobernador musulmán de los astures, debido a que había querido casarse con la hermana de Don Pelayo, sin el consentimiento de los nobles y del propio hermano, noble también ( Don Pelayo ). Este enfrentamiento inesperado, tanto por la impertinencia del musulmán de una edad altamente avanzada y la facción visigoda que compartían el poder de casi toda Hispania, supuso, por de pronto, que a Don Pelayo fuese enviado a Sevilla para negociar Tratados de Paz con el califa, allí en el S. de Hispania, fue prendido por engaños del verdadero motivo de su visita. Fue enviado a la fortaleza de Córdoba, con escasas defensas musulmanas, y de allí consiguió con su hueste rescatar a su pequeña soldada donde escaparon de vuelta al N. de Hispania, a Asturias.
Este enfrentamiento, personal, y colectivo, supone el verdadero resurgir de la unión, en armas, de los rebeldes y leales al derrotado y traicionado rey visigodo Rodrigo. Se alia con numerosos guerreros nativos astures ( tribus ) y conforma con gentes rescatadas en su travesía hacia Asturias conseguir formar un ejército civil armado. Ya, en Asturias, provoca la sublevación de los nobles asturianos y cántabros, que le nombran paladín y caudillo posteriormente tras la Batalla de COVADONGA ( 717 – 718 ) de forma oficiosa en el 717, de forma reconocida en el 718 como REY de ASTURIAS ( Galicia, Asturias, Cantabria y Las Vascongadas ), consiguiendo, así definitivamente la paz en todo el NO. de Hispania.
La Batalla de Covadonga, poco estudiada, y siempre desde un punto de vista crítico, para ideas políticas recientes por los historiadores, basándose en conceptos de mitos ; como fantasía : relacionando a inventados hechos, han provocado una profundización más adecuada para intentar conseguir unos hechos certeros de la Historia, es sin duda alguna, los principios de La Reconquista.
Debido a la gran victoria — natural — inflingida a la facción visigoda y a los invasores musulmanes, los cristianos afianzaron sus defensas por todo el NO. de Hispania, en numerosas fortificaciones elevadas y muy bien defendidas, sobre todo en vías de escape ante futuras amenazas. Era posible establecer éstas fortificaciones en puntos elevadísimos, donde era ideal el pastoreo y la cría de vacuno, entre otros más, y que supuso que los caminos estuvieran siempre vigilados permanentemente, de ahí, inquebrantables por el enemigo.
Al trasladar, y ampliar, su reino, y gentes numerosísimas, que llegaban escapando del sometimiento invasor musulmán, consiguen crear ciudades pequeñas alrededor de su reino, por lo que se llega a trasladar a Cangas de Onís. Durante varias décadas, el pueblo armado ya bien preparado ante la amenaza, consiguen repeler todo tipo de ataques en sus dominios, algunas veces con expediciones y otras en escaramuzas. Pelayo era designado por la facción traidora goda aconsejando a los musulmanes como : rebelde o guerrillero.
Se siguió el rito visigodo en Asturias, y de ello dependía, el seguir la consanguiniedad de los nobles. Con el matrimonio de Ermesinda, hija de Pelayo, con Alfonso ; hijo del duque de Cantabria, se consigue la unión permanente — en uno sólo — del reino astur con el cántabro, formándose así una pequeña célula cristiana en el N. de Hispania, que con el tiempo daría muchos problemas a los musulmanes, quienes por esta época dominaban las 3/4 partes de la península, excepto la zona pirenaica y la cordillera cantábrica que eran impenetrables por los invasores y y las facciones traidoras a su rey y a su religión ( la religión cristiana católica ó romana sólo entonces y por aquel entonces ).
Pelayo ( m. 737 ). Era noble visigodo — nunca romano, o hispano-romano —, caudillo de la rebelión asturiana ( 717 – 737 ) contra el poder musulmán. Refugiado en el monte Auseva ( 717 ), dirigió la sublevación de los astures. En un principio los invasores no concedieron importancia al movimiento guerrillero de Pelayo por tratarse de un reducido número de montañeses, pero cuando atacó guarniciones militares del adversario el gobernador musulmán decidió enviar una expedición de castigo, dirigida por ´Alquama ; un general musulmán al frente de 18.000 musulmanes ( ó 180.000 ) y auxiliados con caballería visigoda traidora del S. de Hispania, acompañada del obispo Oppas ; como negociador y mediador para la compra de su voluntad, pero fueron derrotados en el valle de Covadonga*, y que ha sido exagerado posteriormente en algunas crónicas cristianas, y de igual forma menospreciado ; de forma abrumadoramente interesada por los musulmanes invasores ; para no informar a Damasco, y, que, ésto, no impidió enterarse del suceso trágico fatal que enervó las iras del califa.
Pelayo, al situar su reino en Cangas de Onís, puso la férrea defensa de su reino con la alianza con el duque de Cantabria,( Pierre ) Pedro. Fue sucedido por Fáfila, su hijo.
El primer rey de Asturias, o de la Hispania hispano-celta-visigoda católica ( la facción rebelde volvería a conceder indulgencias con el Arrianismo ), hizo evacuar, asustados por la mística y la superstición, tras la Batalla de Covadonga ; toda presencia musulmana eventual que permanecía con sus enviados recientemente titulados por concesión de nobles de la facción rebelde visigoda, ésto hizo que Asturias no tuviera problemas en permanecer aislada del resto de Hispania durante su reinado, donde todo el NO. de Hispania era zona hostil para incluso emigrados que huían del sometimiento moro en el S. de Hispania, sobre todo.
Su sepulcro radica en la mencionada cueva santa, donde para el mundo cristiano tiene un valor histórico, de importancia elevada, casi igualada al apóstol Santiago, en Galicia, aunque Galicia en sinónimo de Asturias durante siglos, antes de crearse el reino de León.

¨ Gallegos y asturianos..
…primos y hermanos ¨.

-El cargo de Pelayo-

Se ha discutido, el cargo o posición de Delay ( Pelayo ) en el reinado de Rodrigo ( Roderico – Roderic ), y según algunos documentos que se refieren a él, se le denomina como : portaestandarte, o lo que es lo mismo ; capitán real o comandante de los ejércitos del Reino visigodo, tal vez, general militar, por nosotros.
Algunos autores de investigación, han sopesado éstas definiciones declarándolo como un simple escudero o guardia real. Es muy importante, establecer los cargos a los tiempos de la época, es por ello, el que, a todas luces, sea acorde definirlo así. Si además tenemos constancia de su linaje real : tenía linaje real, hijo de Favila, duque de Cantabria y descendiente de Recaredo. Con Leovigildo rey visigodo de Hispania reina desde el 568 al 586, conjuntamente con su hermano Luiva I hasta el 571, en que es proclamado único rey. Leovigildo afronta la unidad territorial del reino, venciendo a los bizantinos ( véase ayuda del conde Don Julián de origen bizantino prestando ayuda a la invasión musulmana y la facción contraria a Rodrigo en el 711 ), suevos y vascones ( 585 ), y a la unidad moral, sobre cuestiones religiosas lo que le lleva a dar muerte a uno de sus hijos Hermenegildo ( 585 ). Deja a sus hijos el reino de Hispania Hermenegildo y Recaredo al frente de algunas regiones del reino, para de esta forma asegurarles su sucesión. Leovigildo da nuevo sentido a la Monarquía visigoda, consiguiendo así una mayor fortaleza del poder real y un enaltecimiento de la persona del rey. A su muerte es proclamado rey de los visigodos su hijo Recaredo, que al fracasar su padre la unidad con el Arrianismo, consigue finalmente la unión peninsular de todos con el Catolicismo como nuevo monarca Recaredo en el 589, aunque no consigue la total unidad territorial peninsular porque los bizantinos ( SE y SO de Hispania ) no son completamente expulsados definitivamente hasta el reinado de Suintila en el 621 – 631.
Ya podemos comprobar como se aprecia todos los efectos necesarios para que una invasión sea el necesario argumento para devolver a bizantinos, judíos y arrianos a sus antiguos poderes en Hispania. Y de ahí, los refuerzos con la expansión innovadora y reciente de la secta del Islam que pronto llegaría a la península ibérica.

La teoría del 717 : Covadonga

Pelayo

-La tumba del Rey Róderic y de Santiago Apóstol-

Sabemos que el cuerpo o referencia a Rodrigo, el rey visigodo, fue encontrado en Lusitania, tiempo después de la Batalla del Guadalete, y nada nos hace pensar que hubiera una necesidad imperiosa para elevar aún más el desdichado monarca temporal godo con la tragedia sufrida en la invasion musulmana de Hispania. Podríamos entender entonces que aquellos hombre y mujeres de entonces buscaban el contrapunto al Islam, donde la mentira estaba permitida contra el infiel — según Al-Corán — y castigada con la muerte en los reinos cristianos : la blasfemia. De nada hubiera servido mantener una mentira que Roma, y el Imperio Carolingio, con Carlomagno al frente, sabía que era falsa. La política como la entendemos hoy, ni siquiera se podía llegar a imaginar por entonces, ya que todo se basaba en unos directrices religiosas que los reyes o monarcas de sus dominios sabían que era lo mejor, lo más positivo y tal vez lo más seguro a seguir.
¨ [ … ] .., ya en el siglo VII se afirmaba que Jacobo había predicado en España ; en el s. VIII se aseguraba que había sido enterrado en dicho país, y en el s. IX se producía la primera invención del enterramiento jacobeo en Galicia.

El viejo castro céltico de Amaca o Amaía era en el siglo I d. C., un poblado romano medianamente importante. Las invasiones bárbaras lo afectaron en diverso grado, pero, haci el s. VI, continuó su vida bajo dominio suevo aunque iniciando una lenta decadencia. Hacia el año 812 el lugar pertenecía a la diócesis de Iria Flavia, alzándose allí, sobre las ruinas del santuario pagano céltico, una iglesia dedicada a San Fiz de Solovio.
En las cercanías de la mencionada iglesia, vivía un santo eremita de nombre Pelagio, quien el año 813, durante varias noches consecutivas, vio unas luces sobrenaturales o lluvia de estrellas sobre un lugar del campo cercano a su retiro, luces danzantes que también fueron vistas por los fieles y vecinos de San Fiz. Era por entonces obispo de Iria Flavia un hombre justo llamado Teodomiro, el cual, puesto en antecedentes del suceso, se personó en Amaea para comprobar lo que se contaba. Visto el prodigio, dictaminó un ayuno de tres días, finalizado el cual se dirigió en procesión al Campus Stellae, que mandó excavar, descrubriéndose un pequeño mausoleo de mármol conteniendo un sepulcro y en su interior un cuerpo… que por ´ los varios vestigios y muestras que contenía ´identificaron como el de apóstol Jacobo Boanerges, San Iacobo, Sant Yacob, Sant Yago, Santiago.
Teodomiro comunica el hallazgo al rey de Asturias, Alfonso II el Casto, quien a su vez lo notifica al Papa León III, y al emperador CARLOMAGNO.

El rey Alfonso peregrina al sepulcro jacobeo y funda allí mismo tres iglesias, una dedicada a San Juan Bautista, otra en honor de Santiago — levantada en el 820 — y la tercera, con tres altares, dedicada al Salvador, San Pedro y San Juan Evangelista, respectivamente. En esta última se instaló un comunidad de monjes benedictinos, origen del monasterio de ´ Antealtares ´ o ´ San Pelagio de Antealtares ´, con el fin de custodiar la tumba y mantenimiento el culto del apóstol, lo que no ocurrió hasta el último cuarto del siglo XI. Mucho antes, en el 829, el rey Alfonso II efectúa la primera donación a favor de la iglesia compostelana, concediéndole el señorío de su territorio circundante, hasta ciertos límites.
Y ya desde estos primeros años parece probada la existencia de peregrinos lejanos, entre los que no debemos pasar por alto a uno bien célebre, que según la leyenda del ´ Pseudo-Turpín ´ arribó a Compostela entre los primeros. Dicha historia, recogida en el Libro IV del Códice Calixtino ( s. XII ), nos cuenta que el emperador CARLOMAGNO, una noche, comenzó a sentirse intrigado por un camino de estrellas que contempló en el cielo y que, desde los mares de Frisia pasando por las Galias y Navarra, finalizaba en el Finisterre hispano. El emperador ´ de la barba florida ´ se preguntaba qué podía significar tal visión, en la que antes nunca había reparado. Entonces tuvo en sueños una revelación de Santiago, que le dijo :

¨ El camino estrellado que has visto en el cielo significa que marcharás a Galicia al frente de un gran ejército, para librar mi sepulcro del dominio sarraceno, y que, después de tí, todos los pueblos irán allí en peregrinación pregonando las maravillas de Dios, hasta la consumación de los siglos ¨.

Luego relata cómo CARLOMAGNO, tras múltiples peripecias, derrota a los ejércitos musulmanes y se postra ante la tumba sagrada, enriqueciendo la basílica compostelana con el oro del botín y los tributos. Como corolario, convierte la ciudad rebelde de Lucerna, último reducto sarraceno, en una gran laguna de aguas negras y a sus habitantes en peces. Tras lo cual, el emperador del único país medianamente civilizado de Occidente regresa a su tierra. A su muerte, sobre el relicario que contiene sus restos, se graban dos regueros de estrellas en recuerdo de esta peregrinación, y en 1165 Federico Barbarroja ordena su canonización…
En esta frontera imprecisa entre la historia y la leyenda, donde todo es relativo, tiene lugar un hecho decisivo : la mítica batalla de Clavijo. En ella, supuestamente, ocurrida el 844. Ramiro I de Asturias entabla combate con Abd-al-Rahmán III. En lo más recio del combate y cuando el emperador musulmán está a punto de arrollar al ejército cristiano, aparece una espada de fuego con la que acomete a los infieles ; animados por el celeste caballero y al grito de << ¡ Santiago y cierra España ! >>, los cristianos recobran sus fuerzas, hacen terrible mortandad entre los sarracenos, los ponen en fuga y quedan dueños del campo a la par que libres del ominoso ¨ tributo de las cien doncellas ¨ .
El guerrero celestial de Clavijo no era otro que el apóstol Santiago, al cual esta mítica batalla póstuma, que carece de todo fundamento histórico, le valió ser nombrado protector y patrón de España, a la par que su fama se extendía por los confines del orbe cristiano. La actuación gustó tanto que Santiago ¨ matamoros ¨ realiza una tournée por las batallas de la época, apareciéndose eficazmente en las de Piedrahita, 959, Ciudad Rodrigo, 1173, y Coimbra en 1064, entre otras.
Los martirólogos difunden el culto extraordinario que se le rinde en Compostela y, en casi simultáneamente, se estructura la ruta de peregrinación en base a los monasterios mozárabes — hasta que lleguen los benedictinos del año 1.000 —, acudiendo las gentes en oleadas cada vez más numerosas, incluso desde el mundo musulmán. Así, en 845, el poeta y filósofo árabe Algacel se convierte en el primer cronista de la peregrinación :

¨ Su Kaaba es un ídolo colosal que tienen en el centro de la iglesia ; juran por él y desde las partes más lejanas, desde Roma lo mismo que desde otros países, acuden a él en peregrinación y pretenden que la tumba que se ve dentro de la iglesia es la de Santiago, uno de los doce apóstoles y el más querido de Isa ; desciendan sobre él la bendición y el saludo de Dios y sobre nuestro profeta… ¨

El año 847 muere el obispo Teodomiro y es sepultado en la pequeña iglesia compostelana, lo cual da idea de la creciente importancia del lugar. Importancia aumentada por el traslado de la sede episcopal, hacia 858, desde Iria Flavia a Compostela a causa de las amenazantes incursiones vikingas por las costas gallegas.
El pequeño santuario de Alfonso II fue pronto insuficiente para atender tantos peregrinos, lo que decidió al rey Alfonso III el Magno a construir un templo mayor, consagrado en 899, de estilo mozárabe. Pero el 10 de agosto de 997, como confirmado los temores del ¨ milenio ¨ y de su anti-cristo, Almanzor llega a Compostela, arrasa la ciudad, destruye la iglesia y da de beber a su caballo en la fuente bautismal del templo jacobeo, aunque según la leyenda respeta el sepulcro de Santiago, ante el que experimenta un temor reverente.
La verdad es que Almanzor destrozó todo el interior del edículo apostólico, según se ha podido constatar en las últimas excavaciones realizadas. Y si el cuerpo de Santiago pudo salvarse fue gracias a que el obispo Pedro Mezonzo, que luego fue santificado, había huído con las reliquias y el tesoro de la iglesia en cuanto supo que el caudillo árabe amenazaba la ciudad. Aunque la Crónica Silense, la Historia Compostelana y los propios cronistas árabes digan lo contrario, pretendiendo deslumbrarnos con la piedad jacobea de Almanzor.
Lo cierto es que entre el botín de esta << razzia >> figuraban, de vuelta a Córdoba, las campanas del santuario, transportadas a hombros de cristianos cautivos y que fueron despositadas en la Gran Mezquita. Como vemos, la idea que Almanzor tenía de una peregrinación era bien distinta de la de su paisano Algacel.
El obispo regresa y restaura la iglesia como mejor puede. A mediados del siglo XI el obispo Don Cresconio fortifica la ciudad ; aumenta los peregrinos y con ellos las donaciones, por lo que el obispo Diego Pelaez con el respaldo del rey Alfonso VI inicia en el 1075 las obras de la actual catedral románica, acabada por Diego Gelmirez hacia 1128.
A pesar de la importancia literaria cristiana desarrollada de los siglos IV al VIII, en la que Hispania y Gallaecia ocupan un destacado lugar, antes del siglo VII nadie, ni dentro ni fuera de Hispania, había hablado jamás de la predicación de Jacobo Boanerges en nuestro país. Todos los autores guardan silencio sobre este particular. Tal es el caso del hispano-romano Aurelio Clemente Prudencio ( 348 – 405 ), primera figura de la lírica cristiana primitiva, o del obispo gallego Idacio ( 394 – 460 ), de Aquae Flaviae frontera con Amaea ( luego Compostela ). Por su parte, San Jerónimo ( 342 – 420 ) cita a España comparándola con Ilira, pero no hace mención alguna de Santiago. Gregorio de Touras ( 538 – 594 ), teólogo e historiador, que estaba bien informado sobre los santuarios hispanos, no cita en sus obras ninguno relacionado con Santiago. Y lo que podría ser definitivo, el Papa Inocencio I ( 401 – 417 ), en un escrito fechado en 416 para defender la liturgia romana de la Sede Apostólica, es decir la de las naciones evangelizadas por los enviados de Pedro y sus sucesores, amonesta severamente a Hispania como ajena a dicha Sede Apostólica. Lo que es más, el obispo de Poitiers, Fortunato ( 530 – 609 ), al escribir al gallego San Martín de Braga tratando de las iglesias evangelizadas por los apóstoles, no se refiere a Hispania en modo alguno.
En los ejemplos que hemos entresacado no debemos ver ignorancia del hecho jacobeo, se trata simplemente de una constatación : hasta ese momento nadie se ha cuestionado la predicación de Jacobo en Hispania, porque es de conocimiento general que nuestro apóstol predicó y murió en Palestina. Más aún, la idea del Jacobo-hispánico nació en el exterior y fue adoptada por los extranjeros cuando todavía era combatida por los hispanos.

Y de pronto, en la primera mitad del siglo VII, se difunde por Occidente un opúsculo titulado Breviarium Apostolorum que contenía unas biografías muy breves de los apóstoles. Aunque podemos constatar su existencia en lengua griega ya en el siglo VI bajo el título de Catálogos Apostólicos, lo que nos interesa no es el texto bizantino, sino la referida traducción latina, el Breviarium, donde se introducen algunas interpolaciones de interés al texto original. Entre estos añadidos espúreos se encuentra la especie de que Santiago, Jacobo, predicó en Hispania y regresó a Jerusalén para ser martirizado. La opinión sobre dichos textos de una autoridad como la de monseñor Duchesne no deja lugar a dudas sobre su auténtico valor histórico.. (.. )
De este modo, a los siete siglos de desconcertante silencio entre autores hispanos de la talla de San Prudencio, del historiador Orosio de Braga y de San Martín de Dumio, y el de insignes escritores visigodos del siglo VII como IIdelfonso, Braulio, Tajón de Zaragoza, Leandro e Isidoro de Sevilla, le suceden unos años de polémica entre la negación de los hispanos y la atribución de los extranjeros. El primero de los cuales en aceptar y aprovechar la especie parece que fue Aldhelmus, un celto-britano abad del monasterio benedictino de Malmesbury ( Inglaterra ), quien declaraba en unos versos compuestos hacia 709 : Primitus Hispanias dogmate gentes, refiriéndose a Jacobo el de Zebedeo.
( … )
Sabemos que cierto número de cristianos eminentes, hispano-romanos y visigodos, abandonaron Emérita Augusta — Mérida —, antes que Muza llegase frente a sus murallas, y se refugiaron en Galicia. Esta es una de las causas por lo que las cláusulas de capitulación emeritense leemos.. :

¨ … que las propiedades de los que hubiesen muerto en combate o huido a Galicia sean confiscadas en beneficio de los musulmanes. Que los bienes y alhajas de las iglesias pasen a manos del caudillo vencedor, pero que las iglesias, aunque hayan sido abandonadas, queden en poder de los cristianos residentes en la ciudad. ¨

Esto nos da pié a creer que tal vez haya algo de verdad en el relato la traslación que corría a principios del s. X : llegarían allí en un viaje de siete días, primero a través del curso del Guadiana, entonces navegable, después siguiendo toda la costa occidental de la península hasta encontrar el abrigo de la ría de Noela o tal vez de la de Iria Flavia.
Charpentier comete, en nuestra opinión*, un error al subestimar las investigaciones de los ¨racionalistas ´ ( sic ) referentes a Mérida, porque de ser esto así resultaría muy verosímil que los monjes tuviesen una base jacobea, cuyo desarrollo culminará en la ¨ Leyenda Aurea ¨. ( … )

( Bibliografía auxiliar para ; La teoría racionalista de Santiago Apóstol : la prueba histórica. )

R. Alarcón H. : A la sombra de los Templarios, pág ( s )., 35 – 44., – Barcelona, – 1986.

Continuará….

Anuncios