-Introducción personal de la temática-

 

Hay estupendos documentales hoy en día, y una maravillosa información adaptada al romanticismo de la gran pantalla, que hace aseverar que Las Cruzadas ( campañas cristianas militares contra el Islam en nombre del Papa ) fueron ocho. Y, que, la primera conocida, y reconocida, además de insigne para todas esas informaciones se localiza en Clermont Ferrand. De momento -involuntariamente- vamos a ¨ cargarnos ¨ ( destruir ) todos esos documentales -con gente experta- al decir,  en boca de nosotros lo que otros científicos ya apuntaban antes de que La Masonería colmase el poder en Occidente, quizás, y, que, la primera cruzada aparece en España, y anterior a la de Clermont Ferrand, y naturalmente como no podía ser de otra manera aparece MÍO CIDE : EL CID CAMPEADOR.

 

De momento está bien el ubicarlo, para la primera cruzada ( si es anterior a Clermont Ferrand ). Otras veces se apela a la propia Iglesia para definir éstas campañas bélicas y politicas, sus rangos, además de religiosas, pero nadie consigna como Cruzada a La Guerra de Liberación, de manera igual. Ya que para Roma, oficialmente, la mal denominada Guerra Civil Española fue también cruzada. De momento, también, en número cambia, naturalmente cambiaría más si se adopta otra gran cruzada como La Batalla de Lepanto ( donde tanto rezaban los italianos del S. y el propio sumo pontífice para que la Liga de Cruzados venciera a la bandera verde del Islam ) que encabezaba el Imperio Español, con el bastardo ( o arnaldo ) insigne y joven valiente español Don Juan de Austria. La bastardía ha dado muchas glorias a España, acaso con el sevillano Pero Ninyo y con el ya apuntado. [ El lugar de origen de Pero Ninyo ó Pedro Niño es el norte de España, la zona cantábrica, pero ubicamos que era sevillano, en La París de Castilla entonces, porque así lo disponían los Fueros y ordenes reales de los monarcas castellanoleoneses para con los repobladores y pobladores del pueblo sevillano –militias– armado ¨ hasta que finalizara la Reconquista de Hispania ( Véase la ref. para el Reino musulmán de Granada, en 1492 ) ya con su NO&DO ¨, y donde esas poblaciones de habitantes tenían que permanecer, al menos, doce años consecutivos ( empadronados ) para conseguir determinadas concesiones reales ( como la exención de impuestos y tierras, entre otras más prebendas ) y no menos para conseguir puestos en el Ejército de Castilla, figura castellana ésta, por don Pedro Niño, especialmente por los galos que lo colmaron de títulos y tierras ; que finalmente no pudo aceptar por la problemática de su administración equidistante en geografía, y, que fue la más laureada de su época por numerosos monarcas de todo Occidente, y por nobles de la propia Inglaterra. Es correcto referir a don Pedro Niño como santanderino o cántabro, al igual que sevillano, son lícitos los términos, aunque en aquella época a los lugares referidos se les denominaba CASTILLA, a ambas regiones ya inscritas, por lo que también está permitido decir castellanoleonés o simplemente castellano. ]

 

 

guerrero_medieval_full_similar_nice_2

Imagen, sobre éstas líneas, dibujo artístico y en formato demostrativo del perfil de un signasupervestes en las épocas más remotas de la Historia. Los símbolos cristianos del aguila, la cruz o el león ( éste último representa según algunos documentos y tradiciones antiguas ; a la familia, en la heráldica es común apreciarlo para los sajones y linajes : como p. ej. los castellanos-sajones [ las terminaciones de apellidos en era son características apreciables en éstos, como -era ( Sera, Mera, Barrera, Podadera, Herrera, Siera, Yera, etc, hay otros romanizados o ¨latinizados ¨ que aparecen como oficios en terminación de -ero, otros apellidos comunes son los terminados en -ez ; que significa -hijo de-, p. ej. Rodríguez sería : hijo de Rodri, Roderic ó Rodrigo, ya romanizado, etc., y los famosos clanes vascuences de apellidos compuestos como p. ej. Urruticoechea, etc. de origen indígena o celta* aunque también romanizados, palabras vascuences o navarras como Pamplona ó Vitoria, se atisba muy bien definida la presencia romana ] en apellidos medievales, que es cuando aparece éstos signos de referencia –para la heráldica– propiamente dicho, y extendido a todo el mundo occidental ) mantenían el emblema de sus linajes y familias, el propio león ( león garbado, da una comnotación de protección a la familia o al pueblo, armas ) aparecía, para designar a la familia, en los pueblos descendientes de los sajones ; como el de Asturias o el posterior heredero, ya ensanchado, del Reino de León, para los castellanosajones, todavía en tiempos de La Reconquista y su heráldica. El linaje del CID CAMPEADOR está íntimamente ligada a la Casa Real de Inglaterra, además de heráldica, aunque en términos heráldicos y nobleza exclusivamente ; la Casa del Duque de Alba es superior a todas.

 

Ya hemos dicho o referido con éstos temas de la Historia, y con otros más, que la información sesgada y para fines exclusivamente políticos aparecen en algunos investigadores y, sus formatos para con la temática histórica, donde también vamos a ¨ cargarnos ¨ ( destruir ), por de pronto, -involuntariamente, sin intencionalidad propia-, a todos esos documentales donde se asevera que los caballeros templarios ( o signas ) fueron condenados por Roma : ¡ HASTA NUESTROS DÍAS !, o que llegaron a ser mercenarios, también banqueros de la usura, etcétera, etcétera. Recordemos que la usura había sido desterrada de Castilla desde el s. X, ya con documentos que refierene a los ¨ emprestitos ¨.

 

-La expulsión de los caballeros templarios similar a la persecución a los jesuítas-

…las llamas de la hoguera le consumían citaba ante Dios al Papa Clemente V y al Rey Felipe IV el Hermoso de Francia, ambos, responsables de la persecución de la caída del Temple y la muerte de inocentes. Dicen que la Iglesia Católica continuó existiendo por las Cartas que el Papa Clemente V envió al castillo de Chinón donde se encontraba el Rey de Francia Felipe IV, encomendándole que cesaran las persecuciones y crímenes contra los Templarios. Estas famosas cartas salieron a la luz cuando en el 2002 el Papa Juan Pablo II se las entregó a la actual Orden del Temple, reconociendo implícitamente la inocencia de los frailes y caballeros Templarios, para que así terminasen todo tipo de especulaciones que se han dado desde su liquidación en 1304.

Ya hemos dicho que el Cid Campeador ( Campi doctor ) anduvo en una de las primeras cruzadas, sino la primera oficial de Roma ( también considerada expedición con caballeros ultrapirenaicos ), veamos un breve repaso de este personaje tan admirado por La Cristiandad e incluso por sus rivales y enemigos. El apresurado estudio de éstos símbolos de la Cristiandad, ha supuesto originar todo tipo de interpretaciones, también incluso mal facilitadas ( otras veces más cercana al romanticismo de novela histórica ), instituciones como los hermanos de La Compañía de Jesús lo han sufrido igualmente, en varios períodos, donde se llegó a referir, hoy mantenida idea, de que, los jesuitas conspiraban contra Occidente o contra Roma. Por de pronto, esas ideas quedan anuladas, por nosotros, al recurrir a numerosos libros de Historia y referencias -de primera mano-, pues todo apunta que fueron expulsados cuando aparece La Masonería en España, ya en época de Carlos III, se influyó en el monarca, con mala asesoría imprevista, su expulsión, donde en su travesía fuera de la península no tuvieron las mismas concesiones que los expulsados judíos, en tiempo menor, y, donde muchos sucumbieron en las propias naves de transporte, otros tantos sin bastimentos en su nuevo destino perecieron sin posibles por motivos de hambruna. Posteriormente se permitió su reestablecimiento, y otra vez más expulsados por La Masonería en épocas posteriores, y finalmente protegidos por el Libertador ( Francisco Franco ) en el s. XX ¡ quién mejor que un cruzado para ello ! ( diría Boor en su literaria habitual para éstos menesteres cristianos, posiblemente para los padres jesuitas y, su sacrificada labor inconmensurable a la Humanidad ). Es evidente que muchos historiadores no han abundado en éstas disquisiciones científicas.

 

-CID-

CID. ( Por alusión al Cid Campeador. ). m. fig. Hombre fuerte y muy valeroso.

CID. Nombre con que se conoce al héroe castellano Rodrigo Díaz de Vivar. Deriva del árabe dialectal hispánico –sïd-, ¨ señor ¨.

Poco se sabe de su juventud. Hijo de un infanzón de Vivar, debió de nacer alrededor de 1043. Al servicio del infante Sancho de Castilla acudió en socorro de al-Muqtadir en Zaragoza y contribuyó a detener el avance de la reconquista aragonesa en Graus ( 1063 ). Al ocupar el trono castellano el infante Sancho, el Cid pasó a ser su brazo derecho. Nombrado alférez, venció en lucha singular al navarro Jimeno Garcés, consiguiendo así para Castilla la posesión de Pazuengos y de los castillos de la región de los montes de Oca, al mismo tiempo que recibía el nombre de –Campeador-, ó lo que es lo mismo ¨ vencedor  de batallas ¨. Intervino en las batallas de Llantada y la de Golpejera contra Alfonso VI, y en el sitio de Zamora, que terminó con el asesinato de Sancho II ( 1072 ).

El espíritu de cruzada aparece de forma manifiesta según BEVAN que nos da la medida de la importancia de estas expediciones al reseñar su cantidad :

¨ Los benedictinos de Cluny no solamente reorganizaron la Iglesia española, sino que fueron en gran parte autores del apoyo militar otorgado a los reinos españoles, porque invocaron la ayuda del papa predicando la guerra contra los musulmanes y organizando una serie de ¨ cruzadas ¨. Antes del año 1100, ( acaso con la convocatoria de Clermont Ferrand, y Plasencia, por Urbano II, marzo y noviembre respectivamente de 1095, para la que ha sido la primera cruzada erróneamente desde algunos historiadores, si bien es acertada para decir cruzada fuera del continente europeo, y aún así con reservas como veremos oficialmente seguidamente ) 14 expediciones salieron de Francia para ayudar a los cristianos contra los musulmanes. 15 más, antes de mediados del siglo XII ¨

( Historia de la arquitectura española ).

No sólo el Papa designó a los españoles ( hispanos ) como verdaderos cruzados permanentes, sino que fueron más allá con una cruzada declarada por Roma que duró ¡ más de 10 años !, en la que iba al frente EL CID ( que como era habitual venció al enemigo ), era algo más de la mitad del s. XI, cruzada anterior a la de Clermont Ferrand, y cuando todos los reinos hispanos habían adoptado el rito romano que exigía Roma abandonando el antiguo mozárabe o visigodo. En 1068 Sancho Ramírez se declara ¨ miles Sancti Petri ¨, y en 1071 acepta la sustitución del rito hispano o mozárabe  por el romano. Contrastan el choque violento entre el Pontificado y el Imperio y la reverente resistencia de Alfonso VI a las desorbitadas pretensiones pontificias al señorío de España. Dos reinos peninsulares, Portugal y Aragón, buscan el patrocinio del pontífice y le obedecen sumisos : el portugués Alfonso Enríquez reconoce la soberanía de la Santa Sede, y el aragonés Pedro II le infeuda sus estados ( es decir, que los cede a Roma toda La Corona de Aragón, incluida la zona catalana que llegaría después ; ya que no existía aún, acaso un pequeño condado simbólico aludiendo a la vasalla aragonesa de Barcelona, y la colma ( a Aragón ) [ otros hechos más romanticos de rasgar una tela con las uñas del rey y su sangre es posterior, para el origen de las ¨ barras ¨ ] con los colores de la bandera de Roma auxiliar roja y gualda, sus tutores y delegados caballeros signa super vestes – ó templarios- entre otras Ordenes ). Y hasta León y Castilla se someten a los dictados de la política papal. En contradicción con la tradición hispana de más de seis siglos, el Papado empieza a pensar decididamente en la España cristiana ¨  ( Op. cit. )

Si tenemos en cuenta lo que ya en esas y posteriores épocas reclaman los Papas con respecto a Hispanie, lo eleva. Veamos qué ha podido ignorar la pluma política rival y, reciente de todo lo que representaba a España… :

¨ Comúnmente se conocen por cruzadas las guerras que durante los s. XI al XV sostuvieron los cristianos de Occidente contra el Islam para la conquista, conservación o recuperación de los Santos Lugares, y que se caracterizaron por la bendición que les concedió la Iglesia, la cual otorgó también particulares indulgencias espirituales y privilegios temporales a los combatientes cristianos. La recíproca relación entre Iglesia y cruzados –protección de aquélla a éstos y obediente servicio de ellos a la Iglesia– se expresaba por medio de cruz que los peregrinos llevaban cosida o bordada sobre el pecho, comparable a las –SIGNA SUPER VESTES– que en la práctica de la peregrinación medieval servían para expresar públicamente un voto ( una promesa válida y con testigo viviente en sacrificio a muerte ). Posteriormente, se llegó a considerar en el Derecho canónico como CRUZADA CUALQUIER GUERRA QUE SE EMPRENDIERA AL SERVICIO DE LA IGLESIA, AUNQUE NO ESTUVIERAN DIRECTAMENTE RELACIONADA CON LOS SANTOS LUGARES, COMO LAS CRUZADAS CONTRA LOS MUSULMANES EN ESPAÑA Y ÁFRICA, E INCLUSO CONTRA HEREJES Y GIBELINOS, ENEMIGOS POLÍTICOS DEL PAPADO. En todos esos casos la Iglesia extendía a los combatientes las indulgencias previstas originariamente sólo para los cruzados de Tierra Santa.

Es decir, que los hispanos, tienen el mismo rango o superior que los caballeros que combatían o combatieron en Jerusalén. Sin embargo otras cruzadas auxiliares de Europa no tenían el mismo rango superior que la de los españoles ( Batallas como la de Las Navas de Tolosa – ¨ La Gran Batalla ¨-, La del Salado -donde caballeros signasupervestes sevillanos tuvieron un papel principal ; como demuestra los accesos a la Catedral hispalense, batalla cruzada que cambió la economía de casi todo Occidente, desde París a Avignon, de Barcelona y Santiago y, de Lisboa a Sevilla, -de todas éstas zonas participaron cruzados-por el gran botín conseguido en éxtasis y fervor de Roma ; como fueron poltronas en oro bruto, similar al tesoro de Cortés en México-, etc, son cruzadas también oficiales ).

Los rasgos históricos de las Cruzadas se hayan, de forma centrada en la Orden Cluniacense ( de  Cluny ) confirmada por diversos factores, de política de renovación, por asuntos económicos y demográfico o social que se siguió después del Concilio de 1059 por los papas y apoyada por dicha Orden. Los caminos y rutas que desembocaban en los lugares santos como Santiago de Compostela, Roma, Jerusalén ó Mont-Saint-Michel, hizo aparecer la figura de los :

SIGNA SUPER VESTES

( PROTECTORES Y DEFENSORES DE LA IGLESIA ),

traducido del latín :

Signo superior de identidad

( CRUZADOS de Occidente )

para su plural.

Estos eran una militia armada, especial y, directa de la Iglesia, aunque dibujados de forma negligente como meros recaudadores de impuestos o incluso la usura por gente prestada en doctorados para intentar aproximarlos a la pantalla de la industria cinematográfica contemporánea, acaso incluso tergiversado el término de mercenario a otros idiomas donde –mercenario– significa bucanero o pirata. Los impuestos o pagos a los señores templarios ( que eran la figura antagónica de los señores feudales propiamente dicho que fue eleminada, posteriormente, por ISABEL LA CATÓLICA antes de ser MUNDI IMPERATOR, como es sabido disponían dineros para crear iglesias, parroquias, y lugares cristianos de culto, y cultura, o simplemente continuar con la labor de los caballeros hospitalarios ; para la ayuda a los enfermos y gente abandonada, los –donadíos– eran habituales en todo tipo de reinos cristianos, y esa buena e eficiente administración por los maestres del Temple y, otras casas de signas autorizadas por La Iglesia de Roma eran vistos, casi siempre, con una excesiva rivalidad ). La figura del Maestre ó Maestro de la Orden podía ordenar caballero –signa– a los aspirantes que en algunos momentos le acompañaran o bien como voluntarios en un campo de batalla, exclusivamente tenían éste derecho de Ley y por Dios ; para situaciones de emergencia o extrema necesidad. El ya referido –maestre– estaba en todo momento rodeado de un séquito de signas, que lo escoltaban, como escudo, a su vez de éstos sus auxiliares. La sóla presencia de éstos tipos de caballeros medievales hacía aparecer la reverencia y saludo de máximo respeto cuando su presencia acontecía en el pueblo, similar sólo a la de los reyes o condes. Es un mito, falso, que ha llegado por los filmes y otras series de aportaciones apresuradas decir, que, los signasupervestes eran gente con una vida sacrificada en el ámbito personal, pues se sabe que éstos caballeros tenían permitido poseer esposa, no obstante la única Orden que dispuso no consumir el acto marital y carnal fue la de Santiago. Delegaciones de la Orden de Santiago había no sólo en Santiago de Compostela, también las había en Inglaterra o en Francia, entre otras zonas más.

Así, con éstos datos científicos, es lícito entrever que las 8 primeras cruzadas que se aputan algunos historiadores no son tales, si apelamos al Derecho Canónico vigente. No es nta. intención desmoralizar a todas aquellas personas influidas por apresuradas y poco precisas informaciones históricas, pero evidentemente apuntar no es lo mismo que apuntalar, máxime desviándose del surco no sólo científico sino también religioso.

 

La gente peregrina que llegaba a esos caminos desde lugares tan remotos procedían de sitios como la penínusla escandinava o Lieja, presididos por el monje Roberto ; acudían también gentes de Oriente, como el griego Esteban y el monje armenio Simeón ; de Alemania llegaban san Teobaldo y su primo Gualterio ; las sagas de Escandinavia llamaban a Galicia –Jakobsland-, la tierra de Santiago. Para facilitar la ruta de los peregrinos, Sancho el Mayor había ordenado la construcción de un camino de Roncesvalles a Nájera y a lo largo de esta vía, que luego se prolongaba por tierras de Burgos y de León, iban surgiendo hospitales y hospederías. Algunos caballeros piadosos se agrupaban en hermandades para defender a los caminantes en los parajes poco seguros.

Diego Gelmírez, hijo del alcaide de las ¨ Torres del Oeste ¨, era un joven y docto clérigo familiar del obispo don Diego Peláez. Su cultura, la suavidad de su trato y la elegancia de sus maneras le atrajeron la amistad de los nuevos condes de Galicia y de Portugal. Ramón de Borgoña hizo de él su secretario y su notario mayor. En 1094, Diego Gelmírez era designado administador de la diócesis compostelana y en el año 1100, después de un viaje a Roma, fue nombrado obispo de Compostela.

El destierro tan famoso del CID, es necesario entenderlo para la época, acaso se sabe que en éstas fechas Alfonso VI crea en Levante un señorío hereditario exclusivamente para el ¡ CID !, aún, ambos, vivos.

Con la que se ha consignado como Segunda Cruzada* ( de forma errónea también, según el Derecho Canónico, vigente ) entre el 1145-1149 con Conrado III emperador de Alemania y también Luis VII de Francia ( monarcas centroeuropeos que no tenían la carga defensiva directa de sus homólogos hispanos ), hay que ubicar una anterior también en Hispanie, no de menor envergadura, en concreto, contra los almorávides, y centrada principalmente en la ciudad de Zaragoza. En la amplia operación que precede a la caída de la plaza hemos de advertir la ayuda eficaz de cruzados franceses. No era la primera vez que el espíritu de cruzada, tan vivo entonces en Europa, se concreta sobre España, pero las anteriores expediciones de aventureros sedientos de botín habían constituido grandes fracasos. Ahora el grupo de los auxiliares era más importante y disciplinado. Entre ellos venían los condes de Tolosa, de Perche y de Cominges, los vizcondes de Gabarret y de Bearn, el obispo de Lascar. Sin duda, este esfuerzo de los señores feudales del sur de Francia se debe al prestigio en la comarca ultrapirenaica de los reyes de Aragón, descendientes de Sancho el Mayor, quien había ejercido en algunos puntos cierta soberanía. Prueba de esta creciente influencia es el hecho de que en mayo de 1116 se presentase en la corte de Alfonso, entonces en  Barbastro, Beltrán, conde de Tolosa, que había sido desposeído de su condado, para prestar homenaje al rey por los condados y ciudades de Tolosa, Rodhez, Narbona, Cahors, Carcasona y Albi, entre otros. Después de la toma de Zaragoza en 1122, Alfonso pasa Gascuña, donde recibe el homenaje de Céntrulo, conde Bigorra. En agosto de 1114, el conde de Perche conquista Tudela. El asedio de Zaragoza continuaba sin decaimiento, a pesar de que la atención del rey hubo de concentrarse más de una vez en los sucesos de Castilla. A partir de 1117, el cerco se hace más estrecho y el rey de Aragón bate las murallas con sus máquinas de guerra. En la primavera de 1118 se rinden Ayerbe, Almudévar, Sariñán, Zuera y otras plazas. Los cruzados ( de otros  condados y reinos ultrapirenaicos ) cansados de la prolongación del asedio, repasaban el Pirineo en grandes contingentes. Esto no alteró la suerte de la ciudad, que pidió capitulación en 19 de diciembre de 1118.

La Reconquista de la gran ciudad del Ebro con sus feracísimos aledaños venía a dar una importancia inmensa al reino de Aragón, que dejó de ser un pequeño estado montañés al poseer un gran conjunto urbano, en que el tenor de vida era suntuoso y refinado. Ya en el campamento de los sitiadores figuraban el obispo electo de la ciudad, don Pedro de Librana, y el justicia designado para ella, Pedro Jiménez.

El emperador Alí había enviado en socorro de Zaragoza a su hermano Temim, pero el príncipe almorávide se retiró sin presentar batalla. Otro de los hermanos del emir Al- Mumenin, Ibrahim, que intentó recuperar la plaza, fue totalmente exterminado en La Batalla de Cutanda ( 1120 ). A consecuencia de esta victoria, el rey con un simple paseo militar se apoderó de las riquísimas riberas del Ebro, del Jalón y del Jiloca : Alagón, Mallén, Magallón, Borja y Tarazona ( 1120 ), Epila, Ricla y Calatayud, Buberca, Alhama, Ariza, Daroca, Montreal ( 1121).

Aunque algunos investigadores insignes han aportado con casi su propia vida éstas dificílisimas investigaciones –a lápiz o pluma– desconocidas o poco afortunadas para la promocion de Las Cruzadas ( en vigor para el Derecho Canónico ) son claras muestras de la índole de los atributos de los españoles bien definidos por La Iglesia, extendiendo las indulgencias normativas y reconocimientos heróicos. Ya se atisba a Hispanie como brazo armado de Roma.

 

Bibliografía

Abadal, R. d´ : L´abat Oliba, bisbe de Vic, i la seva època, – Barcelona -, 1948.

Dozy, R. P. : Historia de los musulmanes de España, – Barcelona -, 1954, vol. II.

Gaya Nuño, J. A., y Gudiol, R. J. : Ars Hispanie, vol. V : Arquitectura y escultura románicas, – Madrid -, 1948.

Gudiol, R. J., y Spencer Cook, W. W. : Ars Hispanie, vol. VI : Pintura e imaginería románicas, – Madrid -, 1948.

Huici Miranda, A. : Historia de los almorávides y almohades, – Madrid -, 1957.

Las grandes batallas de la reconquista durante las invasiones africanas ( almorávides, almohades y benimerines ), – Madrid -, 1956.

Lacarra, J. M. : Semblanza de Alfonso el Batallador, – Zaragoza -, 1950.

Menéndez Pidal, R. : El Cid Campeador, – Madrid -, 1961.

El Imperio hispánico y los cinco reinos, – Madrid -, 1950.

La España del Cid, – Madrid -, 1947.

Ramos Loscertales, J. M. : El reino de Aragón bajo la dinastía pamplonesa, – Salamanca -, 1961.

La Reconquista : española y la repoblación del país, – Zaragoza -, 1951.

Sánchez Belda, I. : Introducción a la Chronica Adephonsi imperatoris, – Madrid -, 1950.

Sanchis Guarner, M. : Època musulmana, en Historia del país valencià, – Barcelona -, 1965.

Sobrequés, S. : Els grans comtes de Barcelona, – Barcelona -, 1961.

Soldevila, F. : Història de Catalunya, – Barcelona -, 1961.

Vázquez de Parga, L., Lacarra, J. M., y Uría, J. : Las peregrinaciones a Santiago de Compostela, – Madrid -, 1949, 3 vols.

Hussain Monés : De nuevo sobre las fuentes árabes de la historia del Cid, Revista del Instituto de Estudios Islámicos, – 1954 -, 2, 99- 129.

Lévi-Pronvençal, E. : La toma de Valencia por el Cid según las fuentes musulmanas y el original árabe de la ¨ Crónica General de España ¨, Al-Andalus, – 1948 -, 13, 97-156.

[ Exclusivamente para la breve visión bibliográfica del CID y, la Cruzada de Zaragoza ].

 

 

-El origen de la leyenda negra hacia los templarios-

 

Ya hemos apuntado algunos datos precisos para conocer otra óptica de supervisión de éstas figuras premedievales y medievales, principalmente, porque los cruzados como sujeto ordenado por Roma continuaron hasta tiempos recientes, acaso con La Guerra de Liberación en España ( 1936 – 1939 ). Pero en las entrañas de las épocas mejor definidas para su categoría histórica se debe de aportar algunos datos de investigadores con el estudio de la Historia.

La bula –Clericis laicos– de 1296, y habiendo una guerra por medio, desde 1294 originada por una querella entre pescadores bayonenses y normandos hizo enfrentar a Eduardo I, esta guerra dio origen a la crisis decisiva en Flandes, aunque fue más comercial y estratégica que bélica, prohibiendo a los eclesiásticos contribuir a gastos temporales, la bula referida se realizaba por motivos de logística ( contribuciones, donaciones ). Felipe IV creyó que se trataba de un ataque personal y desplegó contra el Papa los ataques de los universitarios de París, que negaban la legalidad de su elección viviendo aún Celestino V. La querella se elevó de tono cuando el rey, en una asamblea en París ( Estados Generales de 1302 ), presentó acusaciones terminantes contra Bonifacio. Éste replicó con la bula –Unam sanctam-, suspendiendo todos los privilegios de que gozaba el rey de Francia y conminándole a restaurar las libertades de la Iglesia. Entonces, Guillermo de Nogaret lanzó la idea de abrir proceso al Papa por herejía, ilegitimidad y quebranto del secreto de confesión, entre otras cosas. Pasando a Italia, con ayuda de los Colonna, se propuso reducir a Bonifacio a prisión. Aunque éste fue defendido por el pueblo ( atentado de Anagni, 1303 ) murió tan inmediatamente, que pareció que el rey de Francia había conseguido sus propósitos. Durante años, Felipe IV sostuvo la amenaza de abrir el proceso contra Bonifacio, obligando de este modo a sus sucesores a grandes concesiones.

Una de estas concesiones, apuntadas en el párrafo anterior, es el proceso de lostemplarios-, asunto que ha despertado la imaginación de los novelistas. Las riquezas acumuladas por la Orden del Temple, acreedora de varios reyes, entre los cuales estaba el de Francia, provocaban las apetencias de Felipe IV. La primera acusación de sacrilegio, sodomía e idolatría contra los caballeros fue presentada a Jaime II de Aragón ( el propio rey y reino de La Corona de Aragón estaba tutelado por las Órdenes del Temple ( designado así por Roma ), y la insignia del reino [ actual bandera de la Comunidad Autónoma de Aragón y, de otras zonas aragonesas como Cataluña ] era la bandera auxiliar del Papa ; con sus barras rojas y gualdas ), quien la transmitió al Papa. El 13 de oct. 1307 todos los templarios en Francia fueron detenidos, sometidos a tormento y obligados a declarar terribles crímenes. Muchos fueron ejecutados. El concilio de Vienne de 1311 decidió la disolución de la Orden, cuyos bienes pasaron, en Francia al rey, y en España, a otras Órdenes militares. Pero no podían desaparecer en España los caballeros templarios porque el propio Reino de Aragón había sido protegido por éstos caballeros signas, por lo que la Orden del Temple continuó de forma delegada con otros nombres ( en el propio Aragón y zona de Cataluña se crearon nuevas hermandades sucesoras de los templarios ) y Órdenes nuevas,  España fue el refugio de los signasupervestes, prueba de ello fue las campañas de la Orden de Jerusalén y del propio Temple en Sevilla y otras zonas de Castilla y León. ( Véase La Guerra de Sevilla, 1444 ). La Orden del Temple se manifestó en siglos anteriores a favor de Alfonso X el Sabio cuando apareció el breve espacio de tiempo de rivalidad para el sillón del monarca castellano, y los templarios eran bienvenidos en el Reino de Sevilla, no así otras órdenes que se mantuvieron en ese período neutrales y otras contarias a Alfonso X de Castilla y León. Más evidencia la tenemos con una localidad limítrofe a la ciudadela de Sevilla, en concreto San Juan de Aznalfarache, que, fue creada y administrada por La Orden del Temple y del Hospital desde los inicios de la repoblación de Sevilla. Órdenes como la de San Juan de Acre, Calatrava y otras más participaron activamente en las guerras de Sevilla y zonas de la actual Andalucía hasta el s. XV.

Asusta ver todavía, algunas referencias en el mundo de La Enciclopedia* donde numerosos autores del s. XIX, y del XX dejan caer la tinta por su afinidad religiosa o simplemente por sus ímpetus deseosos, acaso con decir que en la repoblación de Sevilla se rellenó de judíos, y se ha constatado que éstos fueron desterrados a Granada, tuvieron que pasar varias décadas posteriormente para conceder en el s. XIII el retorno de pequeña presencia de judíos a las afuera amuralladas de la ciudad de Sevilla ( de ahí lo que se conoce como las Juderías de Sevilla, que pronto fueron extinguidas, de hecho el Reino de Sevilla se convirtió en la región con menos presencia musulmana y judia de toda la península ibérica, por no decir desaparecer completamente la presencia reminiscencia judaica, hasta nta. Era ). Estos datos son necesarios esclarecerlos porque ha sido objeto de manipulación de la Historia para supuestas supremacías geográficas de ¨ Pujoles ¨ y ¨ Aranas ¨ de forma sobreaumentada con el acento y su pronunciación lingüística, que aparece en personas incluso doctas que no dominan otros campos de la vida y desean acapararlo ( término de ignorancia y perfiles de personas negligentes ). Y gracias a las acciones emprendidas por Roma y, sus cruzadas todo el S. de Europa escribe de izquierda a derecha, y la cultura occidental se extendió por todo el mundo como sinónimo de garantía para la Humanidad. El patrón genético de los andaluces confirma todavía más las investigaciones de la historiografía, al referir una similitud con los centroeuropeos occidentales en su halogrupos, aunque la región de Granada y, sus zonas inmediatamente aledañas, posee más afinidad con la región de Asturias como es sabido por los historiadores, que con ninguna otra de España. La cruzada de Granada, ya con los Mundi Imperators confirma el lema guerrero de Santiago : ¨ Santiago Y cierra España ¨, anadiéndo una simbólica granada al estandarte del Imperio Español y sus emblema Real ( Castilla y Aragón ). ( Véase el apartado correspondiente a la temática de estudio de Los Reyes Católicos en éste espacio interactivo ). Hay que estar muy vigilantes con algunas aportaciones en medios de difusión donde de forma apresurada se llega a decir que los musulmanes, en España, fueron expulsados en 1492 sin ser acertada la referencia histórica, propiamente dicho, consúltese si fuere requerido su análisis científico.

 

Otros documentos con información desconocida, de consulta libre y gratuita, sobre la región más europeizada de España :

La región más europeizada de España

 

Anuncios