IRLANDA

HISTORIA

-La nación gaélica hasta 1166-

Según antiguas tradiciones, en Irlanda existían cinco reinos, sobre los cuales impusieron su supremacía la dinastía Conn, de Connacht, y la de los O´Neill. Procedente de la vecina provincia romana de Britania, el cristianismo penetró en el país. Fue el bretón San Patricio quien emprendió la conversión de Irlanda ( 432 ). Poco después, la naciente Iglesia Irlandesa emprendía, por medio de San Columba ( 521 – 597 ), la evangelización de la Inglaterra anglosajona, enviaba misioneros a la Europa continental y más tarde proporcionaba, en la persona de Juan Escoto Erígena, el pensador más original del s. IX.
En el s. X esta sociedad culta y avanzada sufrió los violentos ataques de los piratas escandinavos, que desafiaron la autoridad de los reyes locales. Al igual que Inglaterra, Irlanda, con su extensa línea costera y sus penetrables ríos, resultaba muy atractiva para el invasor. Durante unos ochenta años los reyes de Conn no pudieron agrupar al pueblo irlandés para la resistencia, y cuando, finalmente, Malachy y Brian Boru derrotaron a los hombres del Norte ( los vikingos ) en el año 1014, el país estaba desunido, y su reconstrucción era difícil.
A principios del s. XI se inició una lucha entre las dinastías locales por la supremacía. Sus rivalidades hicieron posible la intromisión de los normandos, que durante los s. XI y XII consolidaron su dominio sobre Inglaterra y el País de Gales.

 

-Irlanda en la última parte de la Edad Media-

En 1166 el destronado rey de Leinster, Dermot Mac Murrough, pidió ayuda al conde Ricardo de Pembroke, prometiéndole a cambio la mano de su hija, Eva.
Irlanda, pobremente armada, no ofreció gran resistencia a los normandos. Ricardo casó con Eva en 1171 y heredó Leinster ; los normandos quedaron así definitivamente instalados en la isla. Estos hechos no podían pasar por inadvertidos para Enrique II de Inglaterra, que provisto de un donación papal, de autenticidad muy discutida, reclamó ( Sínodo de Cashel, 1172 ) la totalidad de Irlanda para la corona inglesa. Aunque sólo permaneció medio año en el país, la sumisión de los dirigentes laicos y eclesiásticos irlandeses ( Tratado de Windsor, 1175 ) fue suficiente para establecer las bases de la soberanía inglesa. En gran parte de la Irlanda del E. las dinastías locales desaparecieron o fueron reducidas a la insignificancia, mientras la aristocracia extranjera reducía a los campesinos irlandeses a la…

¡ servidumbre !.

Desde sus posiciones del E. los normandos intentaron derribar a los restantes reinos irlandeses, pero fracasaron en su intento. Luchando unas veces con sus propios medios y otras aliados a enemigos de Inglaterra, tales como Noruega o Escocia, los irlandeses del N. y del O. resistieron las ofensivas normandas. ( De ahí, posiblemente la herencia celta del cabello negro, al igual que los españoles, debido a ello, se inventó la leyenda de los irlandeses ¨ negros ¨ ; por el cabello oscuro en algunas personas irlandesas ó de EIRE ).
[ Es decir que los irlandeses rechazaron los continuos ataques de los ingleses, además de los normandos, todos derrotados por los irlandeses del Norte, en concreto de las zonas del Oeste y Central, algunas veces con ayuda de otros pueblos nórdicos, otras exclusivamente luchando solos. ]

En 1317 varios jefes irlandeses, capitaneados por los O´Neill, se quejaron al Papa de la opresión a que les sometían los ingleses ; quizás por ello los Estatutos de Kilkenny ( 1366 ) reconocieron que las leyes reales solamente tenían vigor en..

ATENCIÓN…

¡¡¡ una tercera parte del país !!!

[ es decir, que las leyes reales de Inglaterra sólo eran reconocidas en 1/3 de Irlanda, Hibernia ].

Durante el siglo siguiente los reyes ingleses, envueltos en la Guerra de los Cien Años, apenas se preocuparon de mantener su autoridad en Irlanda ( la abandonaron a su suerte ), que gozó de relativa libertad.
En las regiones fronterizas del centro de Irlanda, aristócratas de la clase gobernante, de habla inglesa o francesa, casaron con miembros de familias nobles del país y adoptaron las costumbres, nombres, formas de vestir, e incluso el idioma de la isla. Es así como, al cabo de pocas generaciones, los vínculos que los unían al país de sus antepasados se debilitaron.

 

Las autoridades inglesas incluso se vieron forzadas a mantener el ejército conforme al tradicional método irlandés de alojamiento.
Los grandes condes de Ormond, Desmond y Kildare durante varias generaciones no se casaron con mujeres irlandesas, pero las ramas jóvenes de sus familias fueron libremente autorizadas para hacerlo. Estos miembros de la aristocracia a menudo se mostraron dispuestos a aliarse con los gobernantes de origen irlandés contra un enemigo cuya intervención era temida por todos : el rey de Inglaterra.
Poco se sabe sobre el desarrollo económico de Irlanda durante la Edad Media, pero se pueden hacer algunas conclusiones generales. La pobreza de la gente, que tanto impresionó a los visitantes del s. XVI, fue más resultado de factores históricos que geográficos. Aunque el país era más pantanoso que hoy día, y sus bosques más espesos, sus ricos pastos, entonces como ahora, podían asegurar a los campesinos un modo de vida conveniente. Sin embargo, los constantes períodos de inquietud y devastación no alentaron esta posibilidad de desarrollo agrícola. Los granjeros prefirieron adoptar la cría de ganado, que requería menos cuidados y podía ser rápidamente escondido en vez de cultivar la tierra para obtener unos frutos que cualquier merodeador podía destrozar con facilidad. La gente del campo tampoco se avenía a vivir en la ciudad, aunque una extensa línea costera ofrecía puertos espaciosos y estuarios donde resguardar las naves.
Fueron los escandinavos y normandos, que habilitaron puertos y fortalezas, quienes iniciaron la vida urbana en Irlanda. Fuera del área de influencia inglesa, los irlandeses vivían conforme a prácticas consuetudinarias ( Brehon Laws ), en comunidades familiares bajo la autoridad de un jefe local, que obedecía al rey de la comarca. En ésta época el sentimiento de unidad irlandesa, basado en un respeto común por la lengua, y las tradiciones culturales del país, todavía no había conducido a la idea de que con el tiempo se pudiera llegar a formar un estado irlandés independiente y políticamente unido.

 

 

-La Irlanda de los Tudor y los Estuardo-

La isla constituyó refugio propicio para los rebeldes contra el gobierno de Enrique VII. Para evitar que la aristocracia del país intentara declararse independiente de la corona, el rey envió a sir Edward Poynings con un fuerte ejército, pero su victoria fue efímera ; el conde de Kildare ganó de nuevo el favor real y se le autorizó a gobernar Irlanda. Sin embargo, en el Parlamento de Dubín de 1494-95, Poynings consiguió que se aceptase una ley por la cual, a partir de entonces, el Parlamento irlandés no se podría reunir sin previa autorización del rey de Inglaterra ; por tanto, la independencia del Parlamento irlandés quedaba seriamente restringida. Bajo fuerte presión de la corona, los irlandeses aceptaron una legislación similar a la ya instaurada en Inglaterra por el Parlamento de la Reforma, a pesar de lo cual los jesuitas llegaron a la isla en 1541 y el partido católico se dispuso a resistir.
Para evitar una posible invasión católica de Inglaterra desde Irlanda ( 1541 ), Enrique VIII se hizo confirmar por el Parlamento irlandés su título de rey de Irlanda, y confiscó los bienes de los rebeldes. Se otorgaron 210.000 acres de Munster a nuevos colonos ingleses en 1586, tras el fracaso de la rebelión de los Desmond y la matanza de las fuerzas españolas e italianas que la sostenían ( unos ochocientos soldados del Imperio Español que auxiliaban a los católicos y sacerdotes de las iglesias de varias comarcas irlandesas ). Es ésta época donde una delegación de irlandeses ( sacerdotes católicos ) acudieron solicitando auxilio al rey de España, que enviaría varios barcos a Irlanda, algunos naufragaron, pero otros llegaron a puerto, de éstos destacamentos españoles la mayoría fueron apresados por las tropas inglesas que llegaron de puntos cercanos, y avisados, pero otros españoles pudieron escapar y obtener información de la situación de Irlanda, que pronto llegaría a oídos de España, y al Papa.

 

Hay aquí un pequeño paréntesis, poco conocido para los actores de éste período, porque se llegó a acordar por los jefes de los clanes de Irlanda, que la ayuda ofrecida a Irlanda por parte de España, con víveres, armas y soldados del Imperio suponía ( acuerdo formal de los principales clanes irlandeses y luego con dudas posteriormente en otros para la ayuda mutua con los españoles en Irlanda ) por de pronto, que los irlandeses reconocían al Rey de España como su legítimo señor y guía, así consta en un Tratado firmado en España, que duró legalmente unos años, pero que nunca caducó, porque fue secreto ). Este acuerdo fue respetado aun siendo la misión o misiones con un resultado fallido o poco beneficioso para los irlandeses rebeldes, y de ahí que muchos sacerdotes irlandeses ( muchos de ellos, emigrados en diferentes momentos o períodos a España ) mantuvieran, de forma oficiosa, la idea de que su verdadero rey era el de España hasta siglos después de forma algo romántica o anhelada. ( Véase otras secciones de éste espacio web para la Historia de España con Felipe II, y Felipe III, y períodos anteriores ). Estas misiones nunca llegaron a buen puerto porque los irlandeses apesar de su histórica fama de unión, no estaban unidos de verdad, ( discrepancias de clanes y familias por las promesas y métodos empleados para la ayuda ) y algunos clanes no prestaron el auxilio a España, cuando éstos llegaron, ni siquiera se presentaron los lugareños irlandeses en la lucha contra los británicos, cuando llegaron los españoles a Irlanda, excepto algunos valientes y atrevidos jóvenes que apenas contaban con armas o recursos, era más el ímpetu que los bastimentos de los locales, no conformaban ni una centena de soldados. Y, los españoles esperaban ejércitos de miles de irlandeses, y feroces guerreros subyugados ardientes de venganza o justicia contra la mano británica. Algunas expediciones de españoles fueron escoltadas de nuevo a embarcar destino a España, pero los españoles volvieron a Irlanda en sucesivas empresas, donde los ingleses, apesar de sus espías, no llegaron a conocer. De hecho llegaron barcos cargados de abituayas en esas épocas, gracias a las peticiones de los clérigos católicos irlandeses ya algunos como asesores del rey de España ; que desconocía lo que ocurría en esas islas ( Irlanda ). Al igual que ocurría en el resto de Europa, la presencia de un español suscitaba asombro y admiración, su fama le precedía en el combate y la caballerosidad ; porque el perdón y las buenas maneras del caballero español eran referencia para todo el mundo. Los españoles se encontraron con unas gentes excesivamente humildes, era como volver en el tiempo varios siglos, aunque se podía entender que su aislamiento suponía su supervivencia contra toda clase de enemigos. La posición de los clérigos que acordaron pactos con los representantes del Rey de España, sufrieron una aparente falta de credibilidad con sus gestiones, pero pronto entendieron los españoles a qué motivo se debía, las políticas rígidas hacia dicho pueblo guerrero limitado en recursos no disponía de ejército propio, aunque contara con una población importante, pues el ser rebelde o crear guerra de guerrillas estaba casi prohibido por los propios irlandeses so pena de castigos de sus vecinos ingleses. En esas expediciones incluso los propios españoles tuvieron que ceder sus propias alforjas de comida a las lugareños, que casi rozaban la hambruna. Estas noticias llegaron al Rey de España. Los barcos cargados de provisiones desde España algunas veces fueron capturados, pero la mayoría de las veces llegaban a buen puerto, fue una manera de subsistir temporalmente a las rígidas políticas impuestas a los irlandeses en su propia tierra, estas pequeñas empresas, simbólicas eran esperadas con ansiedad por muchos irlandeses en dicho período breve, algunas se desplazaban por toda la costa en busca de los barcos españoles, misiones que podía permitirse el monarca español con las grandes cargas de oro y plata procedente de América, como también es conocido burlaban a los corsarios ingleses.
En 1603 los jefes del N. se vieron obligados a rendirse, y el Ulster, la gran provincia de Irlanda jamás conquistada, quedó a merced de la influencia inglesa. Empleando métodos severos y a menudo crueles, y con la ayuda de un ejército disciplinado, los Tudor vencieron la resistencia de los jefes irlandeses, impusieron el sistema inglés de ¨ terratenientes ¨ ( los denominados Landlords ) a los campesinos e introdujeron finalmente el — shire — ( división del país en condados ) y el sistema inglés de administración local. Todo ello fue causa de que a lo largo del s. XVII hubiera una corriente ininterrumpida de irlandeses que emigraban a países católicos de Europa.
La marcha de los condes del N. en 1607 proporcionó al Gobierno inglés la oportunidad de implantar colonos en el Ulster ; se ofrecieron 500.000 acres a ingleses y escoceses, y a la ciudad de Londres se le concedió la parte N. del condado de Derry, donde se deberían construir nuevas ciudades. Estas concesiones no tuvieron un éxito inmediato, pero la afluencia de los católicos irlandeses disminuyó considerablemente, hasta el punto que a partir de 1690 quedaban en el país pocos propietarios nativos. A la colonización inglesa se debe una mejor explotación de los bosques y de la pesca y la creación de industrias textiles de lino y otros tejidos. La firme autoridad de lord diputado Wentworth, conde de Strafford, en Irlanda ( 1632 – 39 ), continuó permitiendo la implantación de colonos ingleses, pero también desarrolló la industria y el comercio, y contribuyó a la prosperidad del país. A este intervalo de paz siguió otro desgraciado período en la historia de Irlanda. En el marco de la revolución inglesa estalló una rebelión contra los protestantes del Ulster y contra el dominio inglés, que se definió como un movimiento monárquico y católico con el lema… :

¨ Pro Deo, pro rege, pro patria Hibernia ¨.

La derrota del rey puso a Irlanda a merced de Oliver Cronwell, que, como despiadada venganza, ordenó las matanzas de…

 

¡ Drogheda !

y

¡ Wexford !

( 1649 )

[ donde hay textos recogidos aludiendo a quemas de iglesias católicas, y asesinatos múltiples, entre otros ajusticiamientos públicos ], que acabaron de forma cruel, pero eficaz, con la resistencia del país.
La emigración y el traslado forzoso durante estos años redujeron ( otra vez más ) todavía más la población de Irlanda, y grandes extensiones de tierra quedaron libres para su repoblación. Más de la mitad de las tierras del país fueron adjudicadas a colonos ingleses durante el mandato de Cronwell.
La caída del Protectorado evitó que estas concesiones se realizaran en su totalidad, pero una nueva clase de colonos ingleses, de un protestantismo todavía más acerbo que el de los anteriores, se había instalado definitivamente en Irlanda. En 1672 se calculó que, de los ;
12.000.000 de acres de tierra ¨ aprovechable ¨que existían en Irlanda :

– los colonos de la época de Cronwell poseían 4,5 millones,
– los católicos 3,5 millones,
y
– los antiguos protestantes el resto.

 

Los católicos en estas fechas eran :

– 800.000,

y

– los protestantes no llegaban a 300.000, pero la mayoría de estos últimos estaban afincados en el Ulster.

Las prolongadas guerras habían destruido muchas de las nuevas instalaciones industriales y comerciales ; además, las Actas de Navegación del reinado de Carlos II discriminaban desventajosamente a Irlanda y entorpecían el desarrollo de su comercio e industria. En el s. XVIII, a primeros de éste siglo, las famosas ¨ Compañías ¨ ( comerciales y de aventureros ) disponían del 100 % del negocio de esclavos en aquellas zonas del N. de Europa, sus comerciantes se denominaron como ¨ tratantes ¨ -de ahí el término de ¨ trata de blancas¨-, que se extendió hasta la propia Irlanda, se innovó con perdonar la vida a súbditos irlandeses si aceptaban ser esclavos ; otras veces por la fuerza, con destino a América, principalmente. Actividad comercial que ya aparecía con muchas voces de críticas, donde los piratas ingleses intercanbiaban presos por esclavos para sus bases logísticas desde el s. XVI. La mayoría de los magnates y responsables de éstos negocios curiosamente no eran occidentales, eran de origen judío, aunque ya con nombres adoptados al anglo, como tradición allí dónde iban. Es por ello, precisar que ese negocio de la esclavitud de irlandeses no lo provocaba, ni creaba, las gentes occidentales y, mucho menos los ingleses, sino La Masonería ( secta anti-occidental, coincidiendo con la época de declaración de guerra abierta y documentada contra el Cristianismo s. XVIII, los irlandeses eran su presa favorita como católicos fervientes que eran y son ).

 

Etnol.

Los irlandeses no solo son blancos, sino que eran y son un pueblo que no ha sufrido invasiones constantes como fueron los vecinos del sur de las islas ( los ingleses ), y ya por no contar, por supuesto, otros vecinos de Europa que lucharían durante siglos contra otras amenazas anti-occidentales. Los irlandeses deberían de poseer ( aspecto técnico de presunta encuesta científica ) los genes intactos de aquellas poblaciones primitivas, ya que apenas fueron romanizados, es decir que al igual que los escoceses, los irlandeses son originalmente celtas ( y pre-celtas, emigrantes del N. y SO. de España y Francia, respectivamente, hace miles de años ).

No hay influido demasiado la asistencia británica, porque como es sabido los británicos también son celtas, pero con más influencia sajona ( escandinavos o rama de los germanos ), pero no influye en su origen porque los celtas eran ya preexistentes con pueblos germanos o de la cultura De La Têne, por otras invasiones posteriores que sufrió Irlanda hasta la expulsión de los vikingos  ( los irlandeses expulsaron a los vikingos cuando aparecían pretensiones de conquista o expansionismo en sus tierras cedidas para base comercial en las costas, véase la sección y artículo de : -los vikingos-, en éste lugar interactivo ) entre el s. X y el XI aproximádamente.

El sentimiento de hermandad de los pueblos británicos siempre existió, desde que invadieron las islas, desde el continente europeo, sobretodo norteños de la península ibérica y la zona de las Galias ( Francia ). De ahí, también las antiguas leyendas que han perdurado en el tiempo, de familia en familia, en muchos irlandeses con eso de decir que los padres y madres de los irlandeses proceden de los vascos, los vascones ( éstos llegaban más allá de la región de Las Landas, País Vasco Francés ) en siglos al menos, de fecha no tan tardía alrededor del – 10000 al – 15000, parece ser. Si tenemos en cuenta que Gales, la región fue invadida en el – 10000, o alrededor de éste período nada hace suponer lo contrario para otras zonas cercanas.

Se podría decir, que los irlandeses provienen, sus ancestros de los naturales vascos, pero no sabemos a ciencia cierta si ocurre lo mismo con otros pobladores de las islas, ya que no hay mucha documentación histórica certera de aproximación concreta para éstos aspectos relacionados entresí. Tenemos ya las bases científicas para poder esgrimir que efectivamente hay probabilidades de que ésto sea cierto.

Básicamente, se intuye que la raza celta* ( de ahí que aparezca con un apóstrofe dicha palabra en la investigación de numerosos trabajos de autores ) no era tal, sino que comprendía una serie de pueblos más avanzados y agrupados como una categoría consanguínea, es decir, clanes y familias organizadas con herencias. Y, los vecinos del N, y centro de Europa eran considerados pueblos menos avanzados para aquellas épocas antiguas, tildados de bárbaros, que perduraría hasta nuestros días, hasta su adopción cultural y religiosa de costumbres occidentales avanzadas, el Cristianismo, aunque los vecinos del N. más al Este, le costaría algo más tiempo, en concreto entre cinco y siete siglos. Los irlandeses al igual que los británicos están emparentados con los españoles y franceses, principalmente, que son de origen pre-celtas. Los irlandeses, al igual que sus homólogos europeos sufren las políticas de La Masonería con la inmigración masiva y descontrolada desde hace décadas, que lleva a un aumento del desempleo y la falta de un comercio distribuido en sus zonas y regiones adyacentes, en el s. XX.

[ O. I. P. ].

Ling.
( En la Biblioteca del Trinity College, Dublin, hasta 1965 se conservaba la inicial miniada del Libro de Kells, s. VIII )

San_Patricio_

El santo de La Iglesia Cristiana, San Patrick ( San Patricio ), imagen artística en un templo cristiano, patrono de Irlanda. En su nombre se conmemora días festivos, que llegan a EUA ( Estados Unidos de América ). Algunos historiadores, refieren alternativamente, a los irlandeses como ¨ los hijos de Erin ¨ ó ¨ los hijos del trébol ¨ ( trébol para decir : suerte, ya que fue un milagro que pudieran existir con su propia identidad histórica, la de los irlandeses ).

 

Bibliografía

Dunlop, R. : Daniel O´Connelll, – New York, – 1906.

O´Brien, G. : Economic History of Ireland in the Seventeenth Century, – Dublin, – 1919.

Philips, W. A. : The Revolution in Ireland 1906 – 1923, – London, 1923.

Edwards, R. D. : Church and State in Tudor Ireland, – Dublin, – 1935.

Curtis, E. : History of Medieval Ireland, – London, – 1938.

Hammond, J. L. : Gladstone and the Irish Nation, – London, – 1938.

O´Faolain, S. : De Valera, – London, – 1939.

Curtis, E. : History of Ireland, – London, – 1951.

Chauviré, R. : Short History of Ireland, – New York, – 1956.

Bromage, M. C. : De Valera and the March of a Nation, – New York, – 1957.

( Entre otros auxiliares* más relacionados con la temática de la Historia de España, Irlanda e Inglaterra en diversos períodos en otras secciones de éste lugar. )

Freemasonry famine to EIRE :

Info web ( hide factors ) :
http://www.irishholocaust.org

 

 

Anuncios