JUANA DE ARCO, Santa ;  Saint/e Jeanne d’Arc. ( Domrémy, 1412-Ruán, 1431 ), llamada –La Doncella de Orleans-. Heroína francesa, hija de labradores. Durante la guerra de los Cien Años los ejércitos de Enrique VI de Inglaterra , con el apoyo de los borgoñones, se habían apoderado de casi todo el N. del país, amenazando el trono del delfín, el futuro Carlos VII, quien tuvo que abandonar París. Ante esta situación, Juana, según propias declaraciones, se sintió llamada por Dios para luchar contra los ingleses y, entronizar al delfín. Éste ( por el delfín, rey llamado denominado así ) la recibió en el castillo de Chinort ( 1429 ) y, asesorado por un grupo de teólogos, decidió que fuese armada caballero en Poitiers y aprovechar sus servicios. 

Al frente de un ejército liberó Orleans ( mayo 1429 ) y tras una serie de campañas victoriosas en la cuenca del Loira derrotó a los ingleses en la Batalla de Patay ( junio 1429 ). En Tours disuadió al delfín y, a sus consejeros de emprender la conquista de Normandía, señalándoles como objetivo la conquista de Reims, para proceder a la coronación del monarca. Como miembro de su séquito contribuyó eficazmente a levantar la moral ( el patriotismo ) de los soldados y a la rendición de las plazas de :

-Tournai,

-Auxerre,

-Châlons-sur-Marne,

-Troyes,

y

Reims,

donde Carlos VII fue solemnemente coronado ( 17 julio 1429 ). Juana  intervino en una serie de campañas secundarias, que culminaron en el sitio de París ( septiembre 1429 ), donde fue derrotada. Cuando se disponía a defender Compiègne, amenazada por el duque de Borgoña, cayó prisionera ( mayo 1430 ) y fue entregada a los ingleses. [ Aunque en realidad fue una traición, al parecer fue secuestrada, y aprovechando la confianza de algunos caballeros la atacaron por la espalda y en retaguardia. ]

En Inglaterra, lugar a dónde fue trasladada, los ingleses le abrieron un proceso inquisitorial, presidido por Cauchon, obispo de Beauvais, y Jean Lemaitre, quienes después de acusarla de herejía la condenaron a la hoguera ( 1431 ) en la plaza de Ruán. Años más tarde ( 1450 ) Carlos VII abrió una revisión del proceso para rehabilitar su memoria, y el papa Calixto III anuló la sentencia dictada por el obispo Cauchon ( 1456 ), siendo posteriormente beatificada ( 1909 ) y canonizada ( 1920 ).

 

-Los antecedentes para la aparición de figuras como Juana d´Arc.-

( Borgoñones y armagnacs )

En todas partes, la guerra había dado ocasión para que se constituyeran nuevos linajes nobiliarios, con bases económicas fuertes. AL mismo tiempo, los reyes se habían acostumbrado a la energía que el gobierno adquiere en épocas de excepción. En 1388 Carlos VI de Francia, ayudado por su hermano el duque de Orleáns, anunció que gobernaría por sí mismo -es el gesto que imita Ricardo II-, llamado a formar parte del Consejo a nobles de segundo grado y universitarios ; sus enemigos les calificaron de muñecos ( marmousets ). Tras la muerte del duque de Anjou y el alejamiento del de Berry, el de Borgoña, Felipe, apareció como cabeza de un partido nobiliario. La locura de Carlos VI ( agosto de 1392 ) le permitió imponer sus puntos de vista acerca de la paz con Inglaterra, que abría estos mercados a las comunicaciones con Flandes. La revolución lancasteriana apenas modificó la situación.

En 1404 murió Felipe el Atrevido, y el duque de Orleáns recobró su poder, aunque por muy poco tiempo, pues fue asesinado el 23 nov. 1407; se dijo que el nuevo duque de Borgoña, Juan sin Miedo, había sido su instigador. Con el apoyo de la Universidad y de los gremios parisinos, los borgoñeses se apoderaron de la capital e impusieron a la regencia de Carlos VI sus condiciones. El bando de Orleans, por ser demasiado joven el heredero, fue dirigido por el suegro de éste, Bernardo de Armagnac. Con gran energía combatió a Juan sin Miedo hasta obligarle a retirarse a sus dominios y a concertar una paz humillante en Arras, en 1415.

En la guerra de Enrique V ( 1415 – 53 ), los borgoñeses firmaron una alianza con Inglaterra, cuyo rey se preparaba a reanudar las hostilidades. Los armagnacs se enfrentaron solos con Enrique V, que les derrotó en Azincourt ( 25 oct. 1415 ). El partido se derrumbó : la reina Isabel se refugió en Troyes junto al duque de Borgoña, que, en 1418, se hizo nuevamente dueño de París.

La única esperanza de salvación era un acuerdo entre ambos partidos ; pero en la entrevista concertada sobre el puente de Montereau, algunos servidores del duque de Orleáns asesinaron a Juan sin Miedo ( 1419 ), y el heredero de éste, Felipe el Bueno, brindó a Enrique V un tratado que suponía la capitulación de ¡ Francia !. El moncarca británico, casado con Catalina, hija de Carlos VI, se convertiría en sucesor de éste. Enrique y Carlos murieron el mismo año, 1422, y fue Enrique VI, un niño de pocos meses, quien recogió la herencia de ambas coronas. El delfín Carlos, refugiado en Bourges, también se tituló rey, pero contaba con muy escasos partidarios. La actitud de su madre, Isabel, que militaba en el bando enemigo, hacía dudar hasta de la legitimidad de su nacimiento.

Los armagnacs estaban sostenidos por un vago sentimiento nacional, que consideraba a Enrique VI como un monarca extranjero. Opusieron gran resistencia, pero retrocedieron. Los ingleses sitiaban Orleáns ( 1428 ), la cabeza del señorío del joven duque, prisionero en estos momentos, cuando sucedió algo inesperado.

Una joven, llamada Juana d´Arc, se presentó al capitán de Vaucouleurs para explicarles que voces sobrenaturales le empujaba a liberar a Orleáns, poniéndose al frente de los soldados. Presentada a Carlos VII en Chinon ( 1429 ), logró inspirar tal confianza, que éste le entregó el mando de las fuerzas de socorro ( fuerzas de auxilio, o complementarias ). En dos semanas, Juana liberó Orleáns obligando a los ingleses a retirarse; luego condujo a Carlos VII a Reims y le hizo coronar solemnemente ( 17 jul. 1429 ) ; cuando trataba de liberar París fue hecha prisionera y entregada a los ingleses. Éstos montaron un proceso destinado a desprestigiarla, y la quemaron como hechicera relapsa en Rouen ( 1431 ). Carlos VII no hizo nada por salvarla.

De todas formas, el efecto de la misión de Juana de Arco fue contundente ; los ingleses retrocedieron, y el duque de Borgoña entró en negociaciones de paz, sometiéndose de nuevo a vasallaje, aunque con grandes ganancias territoriales ( Arras, 21 sept. 1435 ). Unos meses más tarde, las tropas francesas tomaban París. En 1444 los ingleses aceptaron una tregua que les permitía conservar Calais, Normandía y Guyena ; en 1449 estalló en Normandía la revuelta que permitió a Carlos VII su ocupación. Desde 1451 los franceses invadieron Guyena con potente artillería, vencieron a los ingleses en Castillon ( 17 jul. 1453 ) y recobraron este territorio, que desde hacía más de 300 años pertenecía a los soberanos ingleses. De todos los dominios que un día reuniría Eduardo III sólo se conservaba Calais.

Posiblemente el propio rey de Francia, Carlos VII temiera de la fama de Juana de Arco, y se dejó llevar por los asesores del rey, ya viendo la gravedad de los hechos no podía destapar los motivos de rescatar a Juana de Arco, por lo que traicionó a quien le había entronado como rey de Francia. Posteriormente Juana de Arco fue declarada mártir de La Iglesia Católica.

 

 

En construcción…

Anuncios